El Índice de Inclusión LGBTQI: una nueva herramienta de medición para saber si los entornos de aprendizaje son seguros, no violentos e inclusivos para los estudiantes lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales de Europa

13 marzo 2018

Ningún país podrá lograr una educación inclusiva y equitativa de calidad si sus educandos se ven confrontados a la violencia en el contexto escolar. Los hechos demuestran que la violencia en el contexto escolar afecta particularmente a los y las estudiantes lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI). Para medir el nivel de inclusión de estos estudiantes en la educación la IGLYO (Organización Internacional de Jóvenes y Estudiantes Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Queer e Intersexuales) ha elaborado un Índice sobre la educación inclusiva en lo tocante a las personas LGBTQI. Este índice fue presentado en enero de 2018 con motivo de una reunión organizada por la UNESCO en el Parlamento Europeo. La IGLYO también presentó un informe (véase el resumen) que proporciona los datos cualitativos recopilados gracias al índice en 43 países europeos. Este informe pone de relieve tanto las prácticas idóneas como los ámbitos que deben desarrollarse en cada país para lograr que los estudiantes LGBTI se sientan seguros, apoyados e integrados a los establecimientos escolares públicos.

Las conclusiones revelaron que 31 Estados Miembros del Consejo de Europa ya han aprobado leyes para combatir la discriminación en la educación, indicando explícitamente la protección de criterios como la orientación sexual, la identidad/expresión de género, o las variantes de género. Se observa que en 23 países existen asociaciones sólidas entre el sector educativo, las organizaciones de la sociedad civil y otros prestatarios y organizaciones de servicios pertinentes con el objetivo de facilitar que las escuelas tengan acceso a las informaciones y orientaciones más actualizadas en materia de inclusión LGBTI.

No obstante, en el seno de los Estados Miembros del Consejo de Europa, menos de la mitad de sus miembros (21 países) han creado planes de acción con la voluntad explícita de prevenir y abordar el acoso por motivo de orientación sexual o identidad de género. Sólo cuatro países han creado programas obligatorios de formación de docentes sobre sensibilización en lo relativo a las personas LGBQI. Menos de la mitad (21) de los países proporcionó informaciones y orientaciones financiadas por fondos públicos dirigidas a los y las estudiantes LGBTI y sus familias, sobre cuestiones relativas a la identidad sexual, la identidad/expresión de género o las variantes de género. Menos países aún (18) poseen sistemas de apoyo que se refieren específicamente a las informaciones sobre las necesidades de los y las estudiantes LGBTI, o proponen informaciones sobre estas necesidades. En sólo seis países se recopilaron datos a nivel nacional sobre el acoso a la luz de las cuestiones sobre orientación sexual o expresión de género o variantes sexuales.

Imagen: Resumen las puntuaciones totales de 10 indicadores del Índice de educación inclusiva de las personas LGBTQI para evaluar las repuestas de los gobiernos para hacer frente a la discriminación y a la violencia escolar por motivo de orientación sexual o expresión de género, oscilando de 0 (ninguna respuesta) a 100 (respuesta completa).

  • Descargar el Índice de inclusión LGBTQI (resumen).
  • Descargar el Informe sobre educación inclusiva en lo tocante a personas LGBTQI (resumen) para una descripción del índice de educación inclusiva de las personas LGBTQI y una recopilación de informes por países.