La inclusión en la educación: transformar los compromisos en acciones en favor de los niños con discapacidad

03/12/2020

“Conózcame por mis capacidades y no por mis discapacidades”, declaró Leopoldine Nakashole, del Ministerio de Educación de Namibia, durante un coloquio internacional de tres días de duración organizado por la UNESCO, Leonard Cheshire y el ministro de educación de Portugal.

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, las principales partes interesadas hicieron un llamamiento para acelerar los esfuerzos en favor de una educación inclusiva para todos los educandos.

“Como gobiernos, nuestro desafío no consiste solamente en reflexionar para que nadie quede rezagado, sino también en ver cómo lograr que los educandos no abandonen sus estudios, las escuelas y nos abandonen “a nosotros mismos”, declaró Tiago Brandão Rodrigues, ministro de educación de Portugal, recordando los desafíos que el mundo afronta para garantizar una educación de calidad para todos. 

El coloquio virtual congregó una amplia gama de participantes de todo el mundo en torno al objetivo común de pasar del compromiso a la acción y de transformar las estrategias en resultados tangibles para que la educación de los niños con discapacidad se haga realidad.

Hoy en día, los niños con discapacidad son 2,5 veces más propensos que sus compañeros a no escolarizarse nunca. “Cada educando cuenta por igual, es ese el sentido de la inclusión”, se hizo eco Stefania Giannini, Subdirectora General de la UNESCO. “La inclusión ya no es un llamamiento a un enfoque de talla única, sino a una transformación de la filosofía y de la práctica educativa”.

Definir la inclusión en la educación

Es necesario lograr una comprensión del sentido de la inclusión en la educación, en cada situación. Mientras que el 68% de los países tiene una definición de la educación inclusiva, solo el 57% llega a los diversos grupos marginados, según el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de 2020.

“Todos, sin excepción. La inclusión es un derecho humano y es la mejor manera de luchar contra las desigualdades”, declaró David Rodrigues, consejero nacional de educación y presidente de Pro-Inclusion (Portugal), al resumir uno de los mensajes principales del coloquio.

Catalizar los recursos a nivel local

“Es crucial implicar a los gobiernos locales y a las comunidades”, afirmó Tibebu Bogale Derseh, ministro de educación de Etiopía. El coloquio reconoció la necesidad de reforzar la acción a escala local.

También destacó el papel central desempeñado por los docentes en este proceso y en la promoción de la inclusión en las aulas. “Las soluciones y los medios para avanzar se sitúan en el contexto de cada país”, declaró Nidhi Singal, docente de Discapacidad y Educación Inclusiva, en la Universidad de Cambridge. En este sentido, es importante implicarse estrechamente con los docentes en sus propias comunidades.

Hacer un llamamiento a los jóvenes con discapacidad

“Estamos listos, dispuestos y somos capaces de aportar no solo a nuestras sociedades, sino también de inaugurar una nueva manera de pensar los valores humanos para la humanidad y lo que es posible hacer”, declaró Eddie Ndopu, abogado para los Objetivos de Desarrollo Sostenible ante el Secretario General de las Naciones Unidas. “No hay contradicción entre el hecho de vivir con una discapacidad y ser un ciudadano económicamente productivo de la sociedad”, destacó Eddie.

La sabiduría y las ideas ejemplares que compartieron los jóvenes durante el evento fueron los mejores ejemplos de la urgencia en llevar a cabo más acciones, mejores y más sólidas para que la inclusión avance en la agenda de educación y para proporcionar la educación que las personas con discapacidad necesitan y merecen.

Mpho Tjope, fundador de la campaña #ICanBe en favor de los educandos que vive con albinismo, explicó que “usted asiste a la escuela porque ve en esta su futuro. Si sus sueños se rompen en la escuela, esto va a afectar todo su avenir”.

Construir entornos de aprendizaje inclusivos

Promover entornos de aprendizaje seguros, exentos de violencia y de acoso, es un elemento crucial para garantizar una educación inclusiva a los niños con discapacidad. Las investigaciones llevadas a cabo por la UNESCO demuestran que estos educandos corren el riesgo de quedar desproporcionadamente expuestos a convertirse en víctimas de vejaciones por parte de los docentes y de acoso por parte de sus compañeros. Teniendo en cuenta la interseccionalidad entre sexo y discapacidad, las niñas son las que corren mayor riesgo de quedar expuestas a la violencia.

“Debemos hacer frente al miedo y al odio para poder unirnos. No habrá inclusión sin igualdad ni igualdad sin inclusión”, declaró António Nóvoa, embajador de Portugal ante la UNESCO.


© Julia Hayes

Actuar desde ahora

Se estima que el 40% de los países más pobres del mundo no han apoyado a los educandos que corren el riesgo de quedar expuestos a la exclusión durante la pandemia. Se espera que muchos niños con discapacidad no regresen a la escuela después de la COVID-19. Los desafíos que se manifestaron durante la pandemia en lo relativo a la educación de los educandos marginados constituyen un llamamiento a establecer un programa de transformación.

Ha llegado el momento de construir un mundo más inclusivo, accesible y sostenible para las personas en situación de discapacidad. Los participantes destacaron que los educandos con discapacidades deberían ocupar el centro de los planes de recuperación e intervención para estimular la resiliencia.

“Que usted sea un encargado de formular políticas, responsable político, profesional o asociado socialmente responsable, haga todo lo que esté en sus manos para que el derecho a la educación de los educandos se convierta en una realidad”, declaró Maki Hayashikawa, directora de la División Educación 2030 de la UNESCO.

Un informe resumido que documenta los principales logros y conclusiones del coloquio está en proceso de preparación.