Article

Incluir a los educandos con discapacidades en las respuestas educativas al COVID-19

04/06/2020

La UNESCO colabora con sus asociados del Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad (GLAD, por sus siglas en inglés) para sensibilizar acerca de la urgencia de aplicar estrategias y medidas para atenuar la repercusión del cierre de las escuelas en los educandos discapacitados.

La pandemia del COVID-19 ha tenido un efecto desproporcionado en los educandos discapacitados quienes ya se encontraban desfavorecidos desde el punto de vista social y educativo. Según el GLAD, cerca de la mitad de los casi 65 millones de niños discapacitados en edad de estar escolarizados en la primaria y en el primer ciclo de secundaria en los países en desarrollo no estaban escolarizados antes del COVID-19.

“Estos educandos deben hacer frente a la carencia de informaciones accesibles sobre la salud pública, a importantes obstáculos en la aplicación de las medidas sanitarias básicas y a la imposibilidad de acceder a los centros sanitarios”, declaró el Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas. Las niñas y las mujeres discapacitadas, en particular, deben hacer frente a las mayores situaciones de riesgo, tales como la violencia doméstica.

Los educandos discapacitados son también los que menos posibilidades tienen de beneficiarse con las soluciones de aprendizaje a distancia, según un documento de orientación reciente sobre “Las personas discapacitadas y el COVID-19”.

Tras el cierre de las escuelas debido al COVID, numerosos países recurrieron a la enseñanza en línea para garantizar la continuidad pedagógica, No obstante, el haber hecho hincapié en el aprendizaje en línea significa que muchos educandos discapacitados han quedado rezagados. Esto es una realidad para las niñas discapacitadas en particular, pues son las más marginadas debido a las normas sociales y de género, así como a los prejuicios sobre la discapacidad y el género a la vez.

Para que todos los educandos discapacitados sigan recibiendo una educación de calidad, hay que tomar medidas urgentes que tengan en cuenta sus necesidades específicas para establecer planes de aprendizaje accesibles, adaptados e individualizados. Los enfoques que combinan soluciones poco tecnológicas o en las que la tecnología está excluida, opciones de subtítulos y lenguaje de signos, incluidas la integración de cursos de recuperación, son tan buenos como el apoyo a los alumnos excluidos del aprendizaje en sus casas y velar porque se satisfagan sus necesidades sociales y emocionales.

La Declaración general de los miembros del GLAD, de los cuales la UNESCO es parte, recomienda cinco principios clave y hace un llamamiento a una mayor movilización para garantizar el derecho a la educación de los educandos discapacitados. Entre estos principios figuran consideraciones para incluir las necesidades de todos los educandos en las respuestas del COVID y en favor del reconocimiento de las desigualdades actuales en el acceso de las personas discapacitadas. Asimismo, hacen un llamamiento para aumentar el apoyo a las familias, los docentes y los creadores de planes de estudio.

En el momento de mayor auge, la pandemia de COVID-19 creó trastornos y en algunos lugares interrumpió la educación de 1.500 millones de educandos a través de todo el mundo. La UNESCO, mediante la Coalición Mundial para la Educación, hace un llamamiento a la comunidad internacional para garantizar la continuidad del aprendizaje, la inclusión y la equidad para todos los educandos.

Más información: