Article

Los héroes del aprendizaje, la innovación y la financiación en el centro del Día Internacional de la Educación 2021

29/01/2021

“Debemos hacer de la educación una prioridad de los planes de recuperación”, afirmó Audrey Azouley, Directora General de la UNESCO, en el mensaje de vídeo que dio inicio y marcó la pauta de la conferencia virtual organizada el 25 de enero con motivo de la tercera edición del Día Internacional de la Educación, cuyo tema fue “Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19”. “Celebramos este Día Internacional en un contexto excepcional: el de las mayores afectaciones de la historia en la vida de los estudiantes, los docentes y toda la comunidad educativa”, declaró.

El evento internacional fue organizado conjuntamente con la Oficina de la UNESCO de Nueva York, la Sede de la Organización de las Naciones Unidas, la Alianza Mundial para la Educación (AME), el Centro de Estudios Interdisciplinarios y asociados de la Coalición Mundial para la Educación.

“Nos hemos reunido hoy para celebrar y alertar”, afirmó Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO. “La educación se ve amenazada. Dos terceras partes de la población mundial de educandos siguen afectadas por el cierre parcial o total de los centros educativos”.

Un año después del inicio de la pandemia de COVID-19, más de 800 millones de estudiantes, equivalente a más de la mitad de la población estudiantil del mundo, siguen enfrentándose a importantes interrupciones en su educación, desde el cierre total de las escuelas en 31 países hasta la reducción completa o a tiempo parcial de los horarios académicos en 48 países, según indican los nuevos datos publicados por la UNESCO.

El Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, también se refirió a la crisis del aprendizaje a través de un mensaje de vídeo para la conferencia. “Cuando se interrumpe la educación todo el mundo se ve afectado, en particular los alumnos, los docentes y las familias”, declaró. “[La pandemia] ha aniquilado las esperanzas en un futuro mejor para las poblaciones más vulnerables […] La educación es la base para ampliar las oportunidades, transformar las economías, luchar contra la intolerancia, proteger a nuestro planeta y alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible”.

Al destacar la necesidad urgente de combatir las desigualdades sociales y económicas, S. E. Volkan Bozkir, presidente del 75° periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, hizo hincapié en las prioridades para la recuperación en el ámbito de la educación. “Seamos claros: el ODS 4 no solo trata de la escuela sino de toda la sociedad”, afirmó. “La educación tiene el poder de romper el ciclo de la pobreza y los conflictos […] También permite controlar los medios de comunicación e información, y de este modo, formar mejor a los ciudadanos para que puedan examinar el mundo desde una perspectiva crítica”.  

S. E Odd-Inge Kvalheim, embajador y representante permanente adjunto de Noruega ante las Naciones Unidas y presidente del Grupo de Amigos de la Educación y el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida, honró el papel desempeñado por los docentes durante la crisis. “Rendimos homenaje a los esfuerzos infatigables desplegados por los docentes, directores de establecimientos, responsables gubernamentales y otras personas comprometidas que han permitido la continuidad del aprendizaje de niños y jóvenes a pesar de las grandes interrupciones de nuestros sistemas educativos, provocadas por la pandemia de COVID-19”. 

S. E. el Sr. embajador Tijjani Muhammad-Bande, representante permanente de Nigeria ante las Naciones Unidas, hizo un llamamiento a todas las partes interesadas del sector para colocar a la educación en el centro de sus acciones de respuesta a la crisis de la COVID-19 y la recuperación. “El principio de que nadie quede rezagado debe aplicarse ante todo al ámbito de la educación, que representa la mayor inversión de la sociedad y el factor de igualdad más eficaz”, declaró.

Retrato de los “héroes del aprendizaje”

Los “héroes del aprendizaje” de todo el mundo contaron cómo han logrado garantizar la continuidad pedagógica a pesar de las dificultades provocadas por el cierre de las escuelas debido a la COVID-19.

Christopher Oule, un militante de Burkina Faso con discapacidad visual, evocó los esfuerzos que realiza para facilitar el acceso a la educación de los estudiantes con discapacidades visuales reproduciendo manuales y poniéndolos a disposición de los alumnos de su país.

Marla Yolibet Vásquez, docente de Honduras, explicó que estaba decidida a garantizar que los niños reciban sus comidas adecuadamente en sus hogares durante el cierre de las escuelas, con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos y de los recursos pedagógicos. “Para algunos niños la única comida es la que les proporciona la escuela”, explicó.

Para Dhurata Myrtollari, docente albanesa que contribuyó a la difusión de cursos por la televisión nacional “los docentes deben estar formados y dotados de competencias digitales para responder adecuadamente a las necesidades de los alumnos, independientemente del lugar en que se encuentren”.

Jamie Frost, galardonado del premio “Héroes de la COVID-19” de la Fundación Varey y creador de una plataforma de aprendizaje de matemáticas, subrayó la importancia de la tecnología para la educación y la continuidad pedagógica. “La tecnología no puede remplazar a los docentes ni a la enseñanza en las aulas, pero puede ser una solución de reemplazo y propiciar el aprendizaje”.

Ece Akcay, del Ministerio de Educación Nacional de Turquía, país que acoge la mayor cantidad de refugiados del mundo, describió las medidas que se han tomado, con el apoyo del UNICEF, para prevenir la pérdida de aprendizaje, fundamentalmente la distribución de un “conjuntos de herramientas para el aprendizaje en casa”, libros de historia y productos higiénicos.

Allan Goodman, presidente del Instituto Internacional de Educación, hizo hincapié en las dificultades financieras a las que los estudiantes extranjeros del mundo entero deben hacer frente durante los periodos de confinamiento, así como sobre las lecciones extraídas para poder afrontar mejor las situaciones de emergencia como esta en el futuro. No obstante, sigue convencido de que “después de cada pandemia, la movilidad internacional de los estudiantes vuelve a aumentar rápidamente”.

La innovación es clave en la transformación de la educación

La pandemia ha exacerbado las desigualdades sociales, económicas y digitales. No obstante, se ha observado también que, en todas partes del mundo, numerosas iniciativas innovadoras a imitar han permitido que los estudaintes accedan a la educación en diferentes contextos.

Al subrayar el carácter prioritario que se concede a la equidad a escala nacional, S. E. la Sra. María Victoria Angulo González, ministra de Educación de Colombia, describió las diferentes plataformas utilizadas para garantizar la continuidad pedagógica, tanto en Internet como en los teléfonos móviles, así como los programas de alimentación a domicilio y el apoyo económico proporcionado a las familias. El reto consiste ahora en reactivar los sistemas educativos y en recuperar las deficiencias de aprendizaje, recurriendo a los dispositivos híbridos como solución temporal.

Oleg Figlin, vicepresidente de Blackboard para la región de Europa, Oriente Medio y África, en representación de los asociados del sector privado de la Coalición Mundial para la Educación, evocó la colaboración que se ha puesto en marcha para generalizar la formación digital de los docentes en el Caribe, prestando particular atención a la preparación de los formadores de formadores, a la elaboración de materiales pedagógicos y a las comunidades de práctica. “El aprendizaje mixto tiene un carácter obligatorio, no opcional”, afirmó.

Ranjitsinh Disale, galardonado del Global Teacher Prize, consideró que la adopción de la tecnología por parte de los docentes significa una evolución positiva. “Cuando se imparten clases en línea, no se puede aplicar el método de enseñanza clásico. Hay que implementar un aprendizaje esencialmente basado en los proyectos”, explicó, insistiendo en la necesidad de desarrollar la creatividad y el espíritu crítico y de “velar por que todos los alumnos puedan aprender”.

Otto Arindam, fundador de Slum2School en Nigeria, contó cómo se apoya en la conectividad para que los niños en situaciones de vulnerabilidad tengan acceso a la enseñanza. “Para nosotros era importante comprobar que los niños seguían aprendiendo. Logramos dar acceso a Internet a más de 1 000 alumnos en todo el continente. Deseamos ampliar nuestros programas de aprendizaje a distancia y aumentar la conectividad”.

Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de Telecomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, presentó “Giga”, una iniciativa conjunta de la UIT y el UNICEF que tiene como objetivo conectar a todas las escuelas a Internet. “Hemos mapeado más de 800 000 escuelas en el mundo”, comentó.

Las financiaciones suplementarias son más necesarias que nunca

En este segmento de la conferencia numerosos participantes pusieron de relieve la necesidad de financiar de manera adecuada los planes de recuperación de la educación. 

En un mensaje de vídeo, Jutta Urpilainen, comisaria europea para las asociaciones internacionales, afirmó: “La educación es el instrumento más poderoso para lograr una mejor reconstrucción. Es esencial para el futuro de todos los niños. Por eso he decidido aumentar el presupuesto de la educación del 7% al 10%”.

Nyaradzayi Gumbonzvanda, embajadora de Buena voluntad de la Unión Africana para la erradicación del matrimonio infantil y directora general del Rozaria Memorial Trust, consideró que los gobiernos de todo el mundo deberían tomar decisiones audaces para garantizar la continuidad pedagógica de los educandos. “Necesitamos con urgencia financiaciones osadas y valientes. Es crucial anular la deuda para que los países sigan destinando más recursos a la educación”.  

“Los gobiernos deben comprometerse a invertir de manera significativa en la educación”, declaró Alice Albright, presidenta de la Alianza Mundial para la Educación. La Alianza se ha dotado de los medios necesarios para ayudar a los países a afrontar lo que tal vez sea la peor crisis del sector educativo de la época moderna”.

Manos Antoninis, director del Informe de seguimiento de la educación en el mundo, resaltó las conclusiones del nuevo documento de orientación, que indican que incluso antes de la crisis de la COVID-19, solo uno de cada cinco países daba muestras de una férrea voluntad para garantizar la equidad en la educación mediante sus mecanismos de financiación. Fueron recopilados más de 80 perfiles que proporcionan detalles sobre las políticas y los programas nacionales de financiación con miras a respaldar un nuevo documento de orientación del Informe GEM.

Refaat Sabbah, presidente de la Campaña Mundial por la Educación, evocó el papel que pueden desempeñar las organizaciones y las personas para proteger el derecho a la educación. “No solo debemos impedir que la financiación de la educación retroceda, sino también reclamar un aumento de la cantidad y un mejoramiento de la calidad para dirigir el progreso hacia la consecución del ODS 4. La campaña “Mil Millones de Voces” da a todos la oportunidad de hacer frente común para reclamar medidas de urgencia en favor de la educación”.

Yasmine Sherif, directora de Education Cannot Wait, explicó que es necesario intervenir en la crisis de la educación y visitar a los países afectados para entender plenamente la situación en el terreno. También se refirió los beneficios acumulados por las grandes fortunas mundiales durante la pandemia, y afirmó que “hay que solicitar nuevos proveedores de fondos” y “lograr que los niños olvidados tengan acceso a una educación de calidad”.

Jaime Saavedra, director global de educación del Banco Mundial, declaró en un mensaje de vídeo que “debemos aprovechar la oportunidad que ofrece esta pandemia para reconstruir, pero también para construir sistemas educativos más eficaces, más equitativos y más resilientes”.