News

El futuro del agua es la seguridad hídrica

16/12/2020
Montevideo, Uruguay
06 - Clean Water and Sanitation

¿Qué supone la seguridad hídrica? ¿Cómo asegurar el acceso al agua para todos y todas? ¿De quién depende? ¿Qué riesgos existen? Expertos de la región abordaron estos temas durante el curso “La seguridad hídrica y los objetivos de desarrollo sostenible”, al que asistieron más de 3000 personas con incidencia en políticas públicas, y que generó un manual técnico para tomadores de decisión y público en general

La seguridad hídrica es cada vez más compleja y urgente debido al aumento poblacional en las últimas décadas, la concentración en ciudades, la degradación de la calidad del agua, los cambios del uso del suelo, y el creciente impacto de las inundaciones, sequías y otros efectos hidrológicos relacionados con el cambio climático. Situaciones que requieren identificar respuestas viables para encontrar soluciones sostenibles en el futuro.

Expertos de América Latina y el Caribe compartieron su visión sobre este asunto durante el curso en línea “Seguridad hídrica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, que se desarrolló hasta diciembre 2020, impulsado por el Programa Hidrológico Intergubernamental (PHI), que se encuentra en su Fase VIII “Seguridad hídrica: Respuesta a los desafíos locales, regionales y mundiales”. El pasado 15 de diciembre se realizó el lanzamiento de la publicación del manual que reúne el material académico utilizado en el curso.

El objetivo principal fue promover el desarrollo de capacidades con una visión integral, que contribuya a garantizar la seguridad hídrica como camino para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en Latinoamérica y el Caribe. Los participantes provinieron de casi todos los países de Latinoamérica y el Caribe, y de algunos países europeos y norteamericanos. Los asistentes se desempeñan en instituciones de gestión del agua y el ambiente a escala nacional, estadual y/o local, en consejos de cuencas, en universidades, empresas prestadoras del servicio de abastecimiento de agua, institutos de investigación, consultores independientes, cámaras legislativas, juzgados, ejército, armada, entre otros.

La actual edición corresponde a la tercera de esta capacitación, en un proceso iniciado en 2018, cada vez con mayor número de participantes.

El curso fue coordinado por el Programa Hidrológico Intergubernamental de la UNESCO en América Latina y el Caribe (PHI-LAC) a través de la Oficina UNESCO en Montevideo, el Grupo de trabajo del PHI-LAC sobre Educación y Cultura del Agua, y la Cátedra UNESCO Agua y Educación para el Desarrollo Sostenible (Universidad Nacional del Litoral). Contó con el apoyo de más de diez Centros y Cátedras UNESCO, y Grupos de Trabajo del PHI–LAC.

El profesor Erich Seydewitz, participante del curso, comentó:

“Este curso me inspiró para visualizar un proyecto que tengo en mente, y decidí hacerlo porque estoy convencido de que la seguridad hídrica y los ODS son fundamentales de comprender desde una mirada interdisciplinaria, para poder elegir y tomar mejores decisiones que nos lleven a un presente y a un futuro más sostenible”.

"La seguridad hídrica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible"

Esta publicación compila los recursos que se presentaron en el curso. Está dirigida a las personas que interactúan con los recursos hídricos, en particular aquellas que tienen impacto en las políticas públicas, los planes estratégicos y la gestión. Los contenidos están organizados en bloques temáticos, siguiendo las áreas focales abordadas en la Fase VIII del PHI-LAC. Cada uno de estos temas ha sido presentado de una manera accesible y sintética, rescatando los aspectos y conceptos fundamentales para resaltar la importancia de la seguridad hídrica a la hora de gestionar los recursos de agua.

Descargue el pdf

Algunos aportes realizados por expertos del curso:

Rafael Val, coordinador del Grupo de Trabajo del PHI-LAC sobre Educación y Culturas del Agua

Sabemos y difundimos que el agua existe en cantidades limitadas, pero a diferencia de la energía, por ejemplo, no tiene alternativas, por eso es importante asegurar la disponibilidad del recurso hídrico en el presente y futuro. De manera muy asertiva se comienza hablar en el Foro Económico Mundial en el 2009 sobre la Seguridad Hídrica, donde el agua fue descrita como: “El hilo conductor que une la red de desafíos en materia de alimentos, energía, clima, crecimiento económico y seguridad humana a los que se enfrentará la economía mundial en las próximas décadas”.

El trabajar sobre la Seguridad Hídrica permitirá llegar al objetivo donde se entienda ésta como la existencia de un nivel aceptable de agua que permita satisfacer la diversidad de usos, quedando claro que esto no solo significa tener suficiente agua, sino también implica garantizar la disponibilidad de recursos hídricos adecuados, confiables y de calidad aceptable para las poblaciones y desarrollo de las actividades sociales y económicas de manera sostenible desde el punto de vista medioambiental y sobre todo también mitigar los riesgos relacionados con el agua, tales como las inundaciones, las sequias y la contaminación y abordar los conflictos que puedan surgir sobre la territorialidad del agua.

El cambio climático representa un desafío desalentador para las poblaciones que ya están experimentando sus efectos, la inversión en agua, por lo tanto, se convierte en un factor unificador para fomentar ciudades más saludables y prósperas, ofreciendo a las poblaciones empobrecidas una real posibilidad de progreso. Además del financiamiento, para lograr la seguridad hídrica, dado que el agua se gestiona a nivel local, el papel de las autoridades locales es esencial.

El rol del ciudadano debe de ser participativo en el aseguramiento del ciclo urbano del agua, desde el abastecimiento, desalojo y tratamiento de las aguas, así como su uso eficiente y cuidado, en generación de una Cultura Hídrica o del Agua. Hay cierta confusión sobre algunos conceptos clave para entender el alcance y significación del ciclo urbano del agua, lo que dificulta notablemente el avance hacia su eficacia. Pero también debe de ser un trabajo conjunto de gobiernos, operadores y todas las instituciones involucradas que deben de hacer un esfuerzo para informar adecuadamente. Este es un reto de comunicación que tenemos que afrontar con urgencia. La participación de la ciudadanía asegurará no dejar nadie atrás. Siempre que se habla del Derecho Humano al Agua, también se tendrá que hablar de obligaciones del ciudadano.

Debemos recordar que el agua después de todo, es el hilo común que conecta a todos los ODS. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, sobre Agua Limpia y Saneamiento, tiene la finalidad de garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. Si bien muchos de los organismos operadores del agua han conseguido progresar de manera significativa el ampliar el acceso al agua potable y saneamiento, también existen miles de millones de personas en el planeta sobre todo en áreas rurales que aún pueden llegar a carecer de estos servicios básicos. Los datos que se manejan son: una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre, dos de cada cinco personas no disponen de una instalación básica destinada a lavarse las manos con agua y jabón, y más de 673 millones de personas aún defecan al aire libre. [1]

 

Marta Paris, Cátedra UNESCO “Agua y Educación para el Desarrollo Sostenible”, representante del Subgrupo de trabajo “Educación en agua para niveles superiores y de profesionalización”

El concepto de seguridad hídrica nos da la posibilidad de posicionar a los ODS en el contexto local e identificar aquellas metas que deberían lograrse a través de la gestión integrada de los recursos hídricos. En el curso se aportaron elementos, conceptos y herramientas para comprender este concepto en sus múltiples dimensiones: los desastres vinculados a los eventos extremos, la urbanización, la calidad del agua y su escasez, las aguas subterráneas en un mundo cambiante, el enfoque de la ecohidrología, la educación como clave. En cada comunidad uno o varios de estos ejes temáticos serán los condicionantes de la seguridad hídrica. Será en ellos que se deba trabajar para mejorar esta condición, y así estar mejor preparados, saber y poder enfrentar recurrentes o nuevas amenazas hidrológicas, y alcanzar los objetivos y metas de la Agenda 2030.

 

[1] https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/water-and-sanit...