News

Fichas pedagógicas de Oportunidades Curriculares para Educación Integral en Sexualidad

12/05/2021

El 4 de mayo se realizó el evento de presentación de las “Fichas pedagógicas de Oportunidades Curriculares para Educación Integral en Sexualidad”, como resultado del trabajo conjunto entre UNESCO, UNFPA y el Ministerio de Educación, cuyo propósito es la formación para docentes que les permitirá contar con información de calidad para que las y los estudiantes tengan posibilidad de aprender nuevas formas de relacionarse, que les permita prevenir y detectar situaciones de riesgo y violencia, particularmente la violencia basada en el género y la violencia sexual, así como la prevención de embarazos no intencionados, fortalecimiento de la autonomía, convivencia armónica y desarrollo del pensamiento crítico que les habilite para el ejercicio de sus derechos.

En su intervención, Youssef Filali-Meknassi, director de la UNESCO en Quito y Representación para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, manifestó que “trabajar en educación integral de la sexualidad es una necesidad urgente y la escuela es un lugar privilegiado para abordarlo. A lo largo de todo el proceso educativo, con las prácticas pedagógicas, el currículo, las evaluaciones y relaciones interpersonales se construyen sentidos sobre la sexualidad que pueden contribuir potencialmente al desarrollo integral del estudiantado, entregando información de calidad de forma progresiva, en función de la etapa del desarrollo y el contexto en el que cada estudiante se desenvuelve. Para ello, es indispensable que las y los docentes cuenten con herramientas que les permitan responder a las necesidades de las y los estudiantes a lo largo de su trayectoria educativa”.

Igualmente, destacó que las oportunidades curriculares para la educación integral de la sexualidad responden a la necesidad de las y los docentes de contar con información de calidad, acotada a su realidad, desarrollada en lenguaje pedagógico que les permita responder a las necesidades del estudiantado y desarrollar procesos de prevención de violencias, incentivar las relaciones armónicas basadas en el respeto y aportar de manera significativa al desarrollo de habilidades de aprendizaje socioemocional, brindando herramientas para que, a través del proceso educativo, las y los estudiantes desarrollen su autonomía y proyecto de vida.

Trabajar en educación integral de la sexualidad es una necesidad urgente y la escuela es un lugar privilegiado para lograrlo.
© UNESCO

 

El evento contó con la participación de la ministra de Educación, Monserrat Creamer, quien destacó que “ha sido un trabajo en conjunto para implementar herramientas que permitan prevenir la violencia sexual, de género y embarazo en edad temprana; se ha propuesto herramientas transversales en asignaturas para fortalecer la educación integral”.

Daniela Tapia, estudiante de la Unidad Educativa Tumbaco indicó: “los derechos sexuales son fundamentales en el desarrollo integral. Los docentes tendrán las herramientas necesarias para compartir los conocimientos con los alumnos según sus edades, promoviendo el respeto, igualdad y responsabilidad”.

El proceso de construcción del documento de oportunidades partió precisamente de un trabajo colaborativo con docentes de los subniveles de educación general básica elemental y media, para identificar las herramientas e instrumentos de planificación pedagógica, articulado con las orientaciones técnicas para educación en sexualidad publicadas por UNESCO en 2018 y constituye un referente fundamental para el ejercicio docente.

El currículo nacional vigente es rico en destrezas que pueden vincularse con procesos de educación integral en sexualidad, tanto desde la matemática, las ciencias naturales, la lengua y literatura como las ciencias sociales se encuentran objetivos de aprendizaje relacionados con sexualidad que permiten construir un proceso de enseñanza aprendizaje continuo, progresivo, articulado, que resalta los valores como la responsabilidad, el autocuidado, la convivencia armónica y el respeto.

La evidencia demuestra que el trabajo en sexualidad debe estar presente en todas las áreas del conocimiento y debe abordarse de manera integral y está alineado con el ejercicio del derecho a la educación, el derecho a la salud, así como los derechos sexuales y derechos reproductivos. Es un compromiso de Unesco colaborar con los Estados y brindar asistencia técnica para incorporar procesos de educación integral de la sexualidad en los sistemas educativos, con pertinencia, basados en la evidencia, con enfoque de derechos y perspectiva de género para promover el desarrollo integral del estudiantado.