Una exposición sobre Ana Frank durante la Conferencia General de la UNESCO

25 octubre 2017

La exposición itinerante "Déjenme ser yo misma – la vida de Ana Frank", organizada por la Casa de Ana Frank, se presentará en la Sede de la UNESCO del 31 de octubre al 4 de noviembre de 2017, durante la 39ª reunión de la Conferencia General. La exposición pone de relieve la vida de Ana Frank vinculada con historias contemporáneas relativas a la exclusión y la discriminación, tal como lo cuentan los jóvenes de diferentes orígenes e identidades. La exposición forma parte de un evento paralelo consagrado a la prevención del extremismo violento.

Desde su nacimiento en 1929, los años de su infancia entre Alemania y los Países Bajos, y el tiempo que vivió escondida en Amsterdam durante la Segunda Guerra Mundial, la exposición muestra la trayectoria de Ana hasta su muerte en el campo de concentración de Bergen-Belsen, en 1945. La muestra rinde especial homenaje al legado que representa su Diario y a los esfuerzos de su padre por preservar su historia y, con ésta, la de millones de judíos que perecieron durante el Holocausto.

Más allá de la historia de Ana, la exposición ofrece también una visión más amplia del contexto histórico de su vida y la de quienes la rodeaban, mediante explicaciones detalladas sobre el ascenso de los Nazis al poder, la Segunda Guerra Mundial y la persecución de los judíos.

La exposición da también la palabra a los jóvenes de hoy, y vincula la historia de Ana Frank con experiencias contemporáneas relativas a la exclusión y la discriminación, así como con los peligros de la propaganda y la incitación al odio. En 1970, Otto Frank afirmó: "No podemos cambiar lo sucedido. Lo único que podemos hacer es aprender del pasado [...]. Cada persona tiene la obligación de luchar contra los prejuicios". La exposición incita a los visitantes a reflexionar acerca de sus percepciones personales sobre las demás personas y sobre sí mismos, y en qué medida las sociedades modernas pueden fortalecer la resiliencia de los jóvenes contra las ideologías que incitan al odio y a la violencia.

La exposición es la primera colaboración conjunta entre la Casa de Ana Frank y la UNESCO, y cuenta con el apoyo de la Delegación Permanente de los Países Bajos ante la UNESCO.