Desde Estonia al resto del mundo – un movimiento para limpiar el planeta recibe el Premio UNESCO-Japón

08 octubre 2018

La Fundación Let’s Do It de Estonia es uno de los tres galardonados de la edición 2018 del Premio UNESCO-Japón de Educación para el Desarrollo Sostenible, y ha sido recompensada por sus proyectos internacionales “World Cleanup Day” [Día Mundial de la Limpieza] y “Keep it Clean” [Mantenlo limpio]. Merili Vares, directora para las alianzas internacionales y la finanza, y Eva Truuverk, miembro del consejo de administración, evocaron con la UNESCO este reconocimiento.

La Fundación recibirá el Premio, que recompensa a tres galardonados con 50 000 dólares estadounidenses, durante una ceremonia organizada especialmente para ello, el 9 de octubre de 2018, en la Sede de la UNESCO, en París.

La Fundación Let’s Do It es un movimiento internacional que surgió a partir de una idea simple: estimular a los estonios a cambiar de actitud en cuanto a la recogida de desechos. En 2008, el 4 por ciento de la población recogió 10 000 toneladas de desechos en solo un día. Gracias a la creación de una red de equipos nacionales, rápidamente el movimiento adquirió importancia, alcanzando su punto culminante con el Día Mundial de la Limpieza (World Cleanup Day) que tiene lugar cada año. En total, si se toma en cuenta esta jornada mundial, la Fundación ha logrado movilizar a más de 35 millones de personas en 159 países.

Para erradicar “la invisibilidad de los desechos”, la Fundación se apoya en la tecnología, bajo la forma de una aplicación para teléfonos móviles llamada World Cleanup, que todo el mundo puede utilizar a fin de identificar, fotografiar, señalar y actuar cuando hay una gestión deficiente de los desechos en sus comunidades.

Este año, el Día Mundial de la Limpieza que tiene lugar el 15 de septiembre, generó una “ola verde” a nivel mundial que partió de Nueva Zelandia y se propagó a lo largo del planeta, gracias a la acción de los voluntarios en diferentes países, a medida de que la Tierra pasaba de un huso horario a otro, culminando en Hawaii.

“Mantenlo limpio” es un proyecto de seguimiento que reúne, a escala mundial, a diferentes organizaciones, expertos y visionarios para ayudar a las comunidades a elaborar planes de gestión de los desechos a largo plazo.

El éxito radica en la simplicidad

Merili Vares, directora para las alianzas internacionales y la finanza, declaró: “En su conjunto, el proyecto representa varios años de ardua labor por parte de nuestro equipo para convertir en realidad este sueño. Nos cuesta creer que hayamos realizado realmente lo que comenzamos y que hayamos sido recompensados con este premio. Siempre sostuvimos que es algo que usted hace por su propio interés. No puede esperar que sean los demás quienen cambien las cosas, es a usted a quien le corresponde actuar.”

Eva Truuverk, miembro del consejo de administración que trabaja en el proyecto desde su creación, añadió que la clave del éxito ha sido la positividad y la simplicidad de la idea original.

“Recoger los desechos a su alrededor es la manera más simple de demostrar que le preocupa el entorno en que vive”, afirmó. “Es un pequeño gesto que puede tener un impacto positivo enorme.”

Pero no solo la acción individual cuenta.

“De cierta manera, el Día Mundial de la Limpieza convierte durante un día a todo el planeta en un aula en la que millones de personas aprenden mediante la acción y perciben la relación que existe entre nuestros actos y el medio ambiente. Nuestra red opera en 159 países, y 80 países colaboran a nivel local, público y gubernamental. Es la clave de nuestro modelo. Para provocar un cambio necesitamos involucrar a todas las partes interesadas”, indicó Merili.

El impacto del movimiento es claro y está documentado. Un lugar limpio tiene ventajas significativas.

“Los estudios y proyectos llevados a cabo en los barrios marginales que han sido limpiados y son mantenidos por sus propios residentes muestran los efectos positivos sobre los delitos, la salud e incluso el cambio climático”, añadió Merili. “Además, los datos recopilados por la aplicación tienen un gran valor pedagógico y son muy útiles para ayudar a las administraciones locales a hallar soluciones a largo plazo.”

Ir aún más lejos

En Estonia, el proyecto se transformó, a partir de la simple limpieza de desechos, en otros proyectos para un cambio sostenible en las comunidades. Gracias a la nueva financiación proporcionada por el Premio, los planes para el futuro incluyen reproducir el movimiento mediante la elaboración de un documento titulado “Mantenlo limpio”, con informaciones sobre la manera de mantener la limpieza en todo lo que nos rodea, y que podrán utilizar por igual la industria y los gobiernos.

“También queremos desarrollar más proyectos y programas educativos para llegar más lejos con las comunidades en el cuidado de sus propios entornos”, indicó Merili.