Los Estados Miembros de la UNESCO reafirman su compromiso con la UNESCO durante el cierre de la Conferencia General

gencof_unesco.png

© UNESCO/C.Alix
14 noviembre 2017

Los Estados Miembros de la UNESCO clausuraron hoy la 39ª sesión de la Conferencia General de la Organización con la adopción de una serie de decisiones sobre los programas y el presupuesto de la UNESCO que reafirman la pertinencia de la Organización frente a los desafíos actuales del mundo.

Durante la Conferencia, los Estados Miembros de la Organización también confirmaron el nombramiento de Audrey Azoulay como la undécima Directora General de la UNESCO.

Sobre la pertinencia del mandato de la UNESCO de fomentar la solidaridad y la cooperación en educación, ciencias, cultura y comunicación durante su investidura como Directora General, Azoulay declaró que "frente a los desafíos mundiales de hoy, contra el oscurantismo y la excesiva simplificación, nosotros [UNESCO] disponemos de la única respuesta creíble y sostenible”.

El cambio climático y los esfuerzos por contenerlo ocuparon un lugar destacado en el orden del día de la Conferencia General. Los Estados Miembros subrayaron la necesidad de que el sector de Ciencias Sociales de la UNESCO trabaje en los aspectos éticos y sociales de esta cuestión crucial.

Esta preocupación llevó a los Estados Miembros a adoptar una Declaración de Principios en relación con el Cambio Climático, que subraya la necesidad de respetar los principios éticos para evitar daños irreparables e injusticias. La Declaración también reafirma la importancia de abordar el cambio climático desde un punto de vista científico, y afirma que "las decisiones deberían basarse en los mejores conocimientos disponibles de las ciencias naturales y sociales”.

También en el contexto del trabajo relacionado con el Sector de Ciencias Sociales de la UNESCO, la Conferencia General actualizó la Recomendación relativa a la Situación de los Investigadores Científicos, adoptada por los Estados Miembros de la UNESCO en 1974. Los aspectos clave de la recomendación actualizada ponen de relieve la responsabilidad de la ciencia en los ideales de la dignidad humana, el progreso, la justicia, la paz, el bienestar de la humanidad y el respeto por el medio ambiente. Hace un llamamiento a los Estados para que promuevan la ciencia como un bien común y exige condiciones de trabajo inclusivas y no discriminatorias y el acceso a la educación y el empleo en la ciencia.

Respecto al Sector de Ciencias Naturales, la Conferencia General adoptó una estrategia actualizada para la acción sobre el cambio climático. Invita a que la UNESCO apoye a los Estados Miembros en el desarrollo y la implementación de programas y políticas de educación y conciencia pública sobre el cambio climático. También se solicita a la UNESCO que promueva el conocimiento interdisciplinario sobre el clima y la cooperación científica para la mitigación y adaptación al cambio climático. La estrategia defiende los principios de respeto de la diversidad cultural y la preservación del patrimonio cultural y es toma en cuenta la necesidad de un desarrollo social inclusivo, de un diálogo intercultural y de unos principios de igualdad de género en relación con la mitigación y la adaptación al cambio climático.

Respecto a las ciencias naturales, los Estados miembros designaron el 16 de mayo como Día Internacional de la Luz y pidieron a la Directora General de la UNESCO que apoye los esfuerzos para que las Naciones Unidas proclamen el año 2019 como el Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos.

Para el Sector de Comunicación e Información, los Estados Miembros reafirmaron el mandato de la UNESCO de defender la libertad de expresión y el acceso a la información, también en Internet, así como los derechos humanos inalienables. También reafirmaron la importancia de seguir trabajando para proteger la seguridad de los periodistas con los Estados Miembros y a través del sistema de las Naciones Unidas, especialmente gracias al papel de líder de la UNESCO en el Plan de Acción de la ONU sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad.

La Conferencia General también respaldó la Convocatoria de Acción adoptada al final de la Conferencia de la UNESCO en Quebec ‘Internet y la radicalización de la juventud: prevenir, actuar y convivir’, coorganizada conjuntamente por el Sector de Comunicación e Información de la UNESCO. Además, la Conferencia General alentó al departamento a seguir trabajando en una posible recomendación sobre los Recursos de Educativos Abiertos para reforzar la colaboración internacional en esta área.

En lo que respecta a la educación, la Conferencia General reafirmó el papel de la Organización en la coordinación y seguimiento del progreso para alcanzar el Objetivo de número cuatro (ODS 4) de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. También pidió a la UNESCO seguir trabajando para desarrollar un Convenio Mundial sobre Reconocimiento de Calificaciones de Educación Superior, para mejorar la movilidad académica y la cooperación internacional y reforzar la confianza en los sistemas de educación superior.

Finalmente, sobre el sector de la cultura, la Conferencia General revisó la estrategia que adoptó hace dos años para la labor de la UNESCO en la protección de la cultura y el pluralismo cultural en caso de conflicto armado. La estrategia revisada ahora abarca los desastres naturales así como también los conflictos armados.

Los Estados Miembros también hicieron un llamamiento para proteger la cultura y promover el pluralismo cultural como elementos clave para la paz duradera. El llamamiento pide que la cultura, el patrimonio cultural y la diversidad se tengan en cuenta en las operaciones y políticas internacionales humanitarias, de seguridad y de consolidación de la paz, basándose en la Resolución 2347 del Consejo de Seguridad de la ONU. La resolución, aprobada en marzo de este año, afirma que “dirigir ataques ilícitos contra lugares y edificios dedicados a la religión, la educación, las artes, las ciencias o fines benéficos, o contra monumentos históricos, puede constituir crimen de guerra, en determinadas circunstancias y con arreglo al derecho internacional, y que los autores de esos ataques deben comparecer ante la justicia”. 

La Conferencia General decidió asignar un presupuesto integrado de 1,2 mil millones de dólares a la UNESCO para 2018-1919. Este incluye el presupuesto del Programa Ordinario de 595,2 millones de dólares, así como contribuciones voluntarias para acciones específicas de orígen público o privado.

****

Contacto de prensa: Clare Sharkey c.sharkey@unesco.org +33(0)145680431