News

Las escuelas son más que una simple plataforma del saber – los aspectos principales del webinario realizado por la UNESCO

05/05/2020

En el momento en que más de 800.000 alumnos namibios vuelvan a las aulas después de un largo periodo de confinamiento debido al COVID-19, las escuelas habrán cambiado mucho. El gobierno prevé garantizar el acceso a fuentes de agua para que todos los alumnos puedan lavarse las manos, así como la limpieza y desinfección de los locales, y servicios sanitarios separados para las niñas y los niños.

No obstante, en base a las condiciones reales que prevalecen en las escuelas namibias y en otros centros educativos, realizar estos objetivos relacionados con la higiene podría dificultarse. A pesar de la poca cantidad de casos de COVID-19 señalados en Namibia, el hacinamiento escolar dificulta la aplicación de las medidas de distanciamiento social. Además, los docentes podrían tener dificultades para respetar y hacer que se respete sistemáticamente la regla de lavarse las manos. La disponibilidad y el rembolso de los recursos financieros necesarios pueden constituir un freno para la puesta en marcha de estas medidas.

La Sra. Sanet Steenkamp, directora general del Ministerio de Educación, Artes y Cultura namibio, informó acerca de estas dificultades durante un seminario en la Web organizado el 30 de abril en torno al tema “Preservar la salud y el bienestar de los jóvenes escolarizado(a)s durante el periodo de cierre de las escuelas y su reapertura”. Este webinario, el séptimo de un conjunto de reuniones organizadas por la UNESCO sobre la respuesta educativa de la Organización al COVID-19, examinó cómo los sectores educativos y sanitarios pueden aplicar estrategias basadas en datos fehacientes para promover y proteger la salud y el bienestar de los alumnos.

El webinario abordó múltiples problemas vinculados con la salud y el bienestar que se han presentado en todo el mundo. En efecto, a escala mundial, 365 millones de niños se han visto privados de acceso a los programas de alimentación escolar de los que dependían, otros han estado expuestos a violencias domésticas o han padecido sus efectos, y muchos han quedado expuestos al aumento de riesgos que conlleva, en cuestiones relativas a la salud sexual y reproductiva, el hecho de que las escuelas cierren más de algunas semanas. Los alumnos de ciertos grupos más vulnerables son los más afectados, en particular las niñas, ya que la pandemia del COVID-19 incrementa las desigualdades socioeconómicas cada vez mayores entre los alumnos.

Consecuencias de la pandemia de COVID-19 en la salud y el bienestar 

Tenemos más conciencia que nunca del vínculo que existe entre educación y salud, declaró la Sra. Vibeke Jensen, directora de la División de Educación para la Paz y el Desarrollo Sostenible de la UNESCO, en la apertura del seminario en la Web. “Esta pandemia sin precedentes tiene efectos devastadores para la salud. Tiene otras consecuencias menos visibles. Las medidas estrictas de confinamiento, el cierre de los centros educativos y puestos de trabajo, y la pérdida de ingresos que afecta a numerosas familias, tienen y seguirán teniendo efectos negativos para la educación, la salud mental y el bienestar”.

Una encuesta llevada a cabo entre 6.000 jóvenes de Tailandia reveló que más de 7 niños y de 10 jóvenes declararon que la pandemia tiene incidencia en la salud mental, pues provoca estrés, preocupación y ansiedad. La Sra. Suphaphit Chaiyadit, presidenta del Consejo Tailandés para la Infancia y la Juventud, indicó que esta encuesta, realizada en colaboración con las Naciones Unidas, había puesto al descubierto una vez más la necesidad de reforzar los cuidados vinculados con la salud mental de los alumnos. “Ayúdennos a conseguir una movilización en favor de los niños y los jóvenes. Los alumnos no son diferentes que los adultos que deben ir al trabajo a pesar de la pandemia”, declaró.

La Sra. Carmen Burbano de Lara, directora de la División de Alimentación Escolar del Programa Mundial de Alimentos, llamó la atención acerca de la gran cantidad de niños privados de comidas escolares esenciales. “En todo el mundo, 369 millones de niños han sido privados de sus comidas escolares, en casi todos los países afectados”, declaró. Mientras más tiempo los niños permanezcan fuera de la escuela, menos posibilidades habrá para que regresen a esta, en particular las niñas. Por esto es necesario tomar medidas que inciten a las familias a volver a enviar a sus hijos a las aulas en el momento en que las escuelas vuelvan a abrirse. Las comidas son uno de los principales factores para incitarlos. Si los gobiernos no hacen todo lo necesario para poner en marcha estas medidas, y si las instituciones no están listas para proporcionar ayuda, corremos el riesgo de tener a toda una generación de niños que no recibirá educación.”

Promover la salud y el bienestar durante el cierre de las escuelas y en el momento de la reapertura

Numerosos países adoptan prácticas innovadoras para preservar la salud y el bienestar durante la pandemia de COVID-19. En Escocia, el gobierno ha creado “centros” gestionados por voluntarios para proporcionar servicios a las familias, fundamentalmente a las personas que se desempeñan en trabajos esenciales, explicó la Sra. Suzanne Hargreaves, responsable principal de educación de Education Scotland. Estos servicios incluyen comidas escolares gratuitas, guarderías para niños y acceso a servicios por parte de trabajadores sociales.

En Jamaica el gobierno proporciona apoyo a los docentes para que puedan dar cursos de educación sanitaria a los alumnos de primaria y secundaria, especialmente diseñados para las plataformas de aprendizaje a distancia – en línea, mediante la televisión y la radio, explicó la Sra. Anna-Kay Magnis Watson, coordinadora nacional de educación sanitaria y para la vida familiar, el VIH y el sida ante el Ministerio de Educación jamaicano. Los temas abordados incluyen la alimentación adecuada, el ejercicio físico, el bienestar emocional y mental, y la salud sexual y reproductiva. 

En un momento en que las medidas de confinamiento se han ido suspendiendo progresivamente en diferentes países del mundo, y que los alumnos y docentes se preparan para retomar el camino de la escuela, los países deben estar listos no solo para continuar con los diferentes aprendizajes, sino para privilegiar la salud y el bienestar de la comunidad escolar.

La necesidad de conceder un lugar privilegiado a la higiene en las escuelas es mayor que nunca, declaró la Sra. Seung Lee, directora general de salud y nutrición escolar ante Save the Children. La Sra. Lee insistió en la necesidad urgente de agua limpia y de sistemas de saneamiento en las escuelas, fundamentalmente para garantizar el acceso al agua potable, a instalaciones sanitarias no mixtas en buen estado y al agua y el jabón para lavarse las manos. “Hoy más que nunca, es primordial compartir y reproducir las prácticas prometedoras para continuar los aprendizajes y promover la salud y el bienestar de los alumnos y de la comunidad escolar”, afirmó.