Es hora ya de ratificar la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza

25/11/2020

La Convención de la UNESCO relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO en 1960, se encuentra a la vanguardia de los instrumentos normativos de la UNESCO en el ámbito de la educación. Esta Convención reafirma que la educación es un derecho fundamental y hace hincapié en la obligación de los Estados de garantizar una educación gratuita y obligatoria, y proscribe toda forma de discriminación, a la vez que promueve las oportunidades en materia de educación.

En un momento en que la Convención ya ha sido ratificada por 106 Estados Miembros, la UNESCO invita regularmente a los Estados a ratificar este instrumento clave que representa un pilar esencial de la Agenda de Educación 2030 y un instrumento potente para promover una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos.  

El año 2020 marca el sexagésimo aniversario de la aprobación por la Conferencia General de la UNESCO de la Convención de la UNESCO relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza. Hoy más que nunca, esta Convención se revela como particularmente pertinente para lograr superar los obstáculos que impiden la consecución plena del derecho a la educación. Este sexagésimo aniversario brinda la oportunidad de insistir en la importancia de la ratificación de la Convención relativa la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza. Los Estados Miembros que todavía no son Partes de la Convención pueden comenzar el proceso de ratificación para demostrar su adhesión y el respeto de sus países por los derechos enunciados por este instrumento normativo clave.

La Convención resulta más pertinente que nunca para hacer frente a los obstáculos en el camino hacia la consecución plena del derecho a la educación. En efecto, en un momento en que el mundo no se encuentra de por sí en la senda correcta para cumplir con los compromisos internacionales asumidos en el ámbito de la educación antes de la COVID-19, la pandemia ha exacerbado las desigualdades y la cantidad de alumnos vulnerables que, en general, corren mayor riesgo de convertirse en víctimas de la discriminación y de quedar rezagados. Es urgente y crucial reconstruir para mejor, velar por que los sistemas educativos se basen en los derechos, sean inclusivos, no discriminatorios y resilientes antes estos acontecimientos perturbadores.

60 años después de que fuera aprobada la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza, es hora de acabar de manera eficaz con todas las formas de discriminación y de garantizar la igualdad de género en la educación, de hecho y de derecho.