Article

En época de COVID-19 el mundo consume Arte y Cultura

27/05/2020
09 - Industry Innovation and Infrastructure
11 - Sustainable Cities and Communities

La especialista del sector de Cultura de la Oficina de la UNESCO en Guatemala, María Fernanda Castellanos, nos comparte esta importante reflexión sobre arte y cultura.

 

La Pandemia del Coronavirus o COVID-19 ha obligado a muchos gobiernos a tomar medidas drásticas de aislamiento social (en realidad distanciamiento físico), e incluso muchas ciudades han optado por una cuarentena total a fin de mitigar el alarmante índice de contagio que está provocando el potente virus alrededor del mundo.

Esto ha provocado que muchas personas y familias estén mucho más tiempo en casa de lo que comúnmente solían estar, sin embargo, es durante esta época de confinamiento en donde el mundo se ha volcado hacia el arte y la cultura, en época de COVID-19 el mundo consume arte y cultura.
 
Y es hasta este preciso momento de distanciamiento físico en donde se hace realmente notorio el valor que representa la música, el arte, el cine, la literatura, el baile, en fin, todas las disciplinas de contenido cultural a las que la población alrededor del mundo recurre buscando calmar la ansiedad, liberar el estrés provocado por el confinamiento y buscando ese efecto calmante y de relajación que produce la cultura en los seres humanos.

El arte es de las actividades humanas más golpeadas por la pandemia.

La UNESCO define a la cultura como “el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.»
 
En este contexto actual de crisis, la UNESCO ha lanzado la campaña #ComparteCultura y #ComparteNuestroPatrimonio, la cual promueve el acceso de forma virtual a los sitios del Patrimonio Mundial e incluso a las prácticas vinculadas con los conocimientos y saberes del patrimonio cultural vivo o patrimonio inmaterial de las comunidades alrededor de estos sitios de Valor Universal Excepcional.
 
Por medio de una alianza con el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala, se promueven estas campañas, así como las diferentes actividades de expresión artística y cultural que se transmiten diariamente en línea, con el objetivo de apoyar a que más personas tengan conocimiento y acceso a estas importantes actividades culturales.

«La población está buscando apoyo recurriendo a la Cultura. Sin embargo, la Cultura también se ve afectada por la epidemia de Covid-19»

UNESCO

De igual manera se ha difundido la actividad artística que transmite diariamente la página ADN502, quienes transmiten una programación continua de presentaciones en vivo de artistas guatemaltecos.
 
A pesar de todos estos esfuerzos por difundir el arte y las expresiones artísticas, el sector de la cultura ha sido uno de los más golpeados en esta Pandemia, fueron los primeros en cerrar y cancelar conciertos, presentaciones teatrales, cines, parques, sitos arqueológicos, museos, y seguramente serán los últimos en abrir nuevamente sus puertas al público.
 
Cuando todo esto pase, serán muchos los aprendizajes que habrá dejado el Coronavirus en las sociedades, sin duda alguna, uno de ellos será el valor que representa el arte y la cultura en la sociedad, específicamente el aporte que brinda hacia la salud y el bienestar, aportes que muchas veces provienen de artistas con pocos ingresos y largas jornadas de trabajo, artesanos que tratan de plasmar en cuadros y/o artesanías el sentir de una cultura milenaria, así como emprendedores y creadores que están reinventándose a fin de subsistir durante esta crisis.

Es imprescindible que entre los planes de recuperación esté incluido el arte.

Recientemente, La Organización Mundial de la Salud –OMS-, ha realizado un estudio sobre los nexos entre el arte, la salud y el bienestar, la principal conclusión ha sido que tener una conexión directa con el arte y la cultura brinda un beneficio adicional de mejorar la salud física y mental.
 
Siendo esta la primera vez que la OMS hace una solicitud especial a los Gobiernos en explorar el arte como apoyo para la salud, a dar un impulso a estas prácticas y a considerar el desarrollo de estrategias y políticas a largo plazo que mejoren la colaboración entre el arte y el sector de la salud que «hagan realidad las posibilidades que ofrecen las artes para mejorar la salud en el mundo» lo cual sería un «beneficio mutuo de las artes y de la asistencia sanitaria y social a escala internacional».

Estudios

En definitiva, son múltiples los beneficios que el arte y la cultura brindan a la sociedad en general, sin dejar a un lado el beneficio económico que representa para la economía nacional, cuya fuente de ingreso proviene del turismo cultural y natural. Basta con recordar ciertos estudios realizados hace algunos años, pero que en definitiva ponen de manifiesto el valor económico que representa la cultura para Guatemala.
 
Uno de ellos es el estudio “Guatemala: Un Análisis de la Contribución de la Cultura”, realizado por Ernesto Piedras en el año 2007, el cual destacó que las industrias culturales contribuyen con el 7,26% del Producto Interno Bruto (PIB) en Guatemala, un aporte que sube al 9,02% si se le agrega la economía de sombra o informal. Este porcentaje supera el que se registra en otros países como Estados Unidos (3,30%), Gran Bretaña (5,80%), Francia (2,80%), Canadá (3,50%) y Australia (3,10%). *
 
El segundo estudio es el elaborado por el Grupo Satélite, denominado El Valor Económico de la Semana Santa en La Antigua Guatemala, realizado en el año 2011, el cual cuantificó que, la Semana Santa en La Antigua Guatemala, genera un total de Q672,7 millones al año (US$85 millones anuales).

Estas cifran nos muestran que, en un país inminentemente cultural, es imprescindible que en los planes de reactivación económica se tenga en cuenta a la cultura, al arte y al turismo cultural como una estrategia para la reactivación económica del país, teniendo en cuenta que, al finalizar esta etapa de confinamiento, el turismo nacional estará ávido del consumo nacional por encima del internacional. Este plan de reactivación económica debería de ir acompañado de una serie de políticas públicas que promuevan e impulsen las industrias culturales y creativas, que beneficien a los emprendedores, artesanos, creadores y todos los actores cuya base esencial de su iniciativa sea de contenido cultural.

 
*Fuente: estrategiaynegocios.net