Interview

Entrevista con Fethi Mansouri - ¿Adelantando un nuevo contrato social en la era post-Covid-19?

30/04/2020
03 - Good Health & Well Being
16 - Peace, Justice and Strong Institutions

El Profesor Fethi Mansouri, Doctor en Filosofía, titular de la Cátedra UNESCO de Diversidad Cultural y Justicia Social de la Universidad Deakin, Melbourne (Australia) y Coordinador de UNITWIN, Diálogo Interreligioso y Entendimiento Intercultural (IDIU) comparte sus opiniones sobre el impacto de la COVID-19 en el diálogo intercultural.

Están surgiendo nuevas formas de solidaridad y diálogo en un momento en que el distanciamiento social parece ser el único método eficaz de bloqueo de la pandemia. Al mismo tiempo, las enormes disparidades económicas y el acceso a la atención de salud se están llevando al límite, con consecuencias inevitables en el aumento del racismo y las discriminaciones... ¿Estamos listos para comprometernos en un nuevo contrato social en vista de la era post-COVID-19?

¿Cómo está impactando la pandemia de COVID-19 en el tejido social de las comunidades de todo el mundo?

COVID-19 ha sido un suceso muy importante a nivel mundial, de hecho, muchos argumentan que es el acontecimiento más significativo desde la Segunda Guerra Mundial. Es cierto que es principalmente un desafío para la salud, pero también ha sido un profundo desafío social. Ha tenido un impacto en las sociedades, los individuos y las comunidades de muchas maneras. Probablemente una de las medidas de contención más obvias y a la vez más desafiantes ha sido la forma de mantener la distancia social para minimizar los riesgos para la salud de la forma en que solíamos vivir nuestras vidas, y esto ha dependido anteriormente en gran medida del contacto interpersonal, la movilidad y los viajes. Pero debido a la COVID-19 nos encontramos de repente en una situación en la que todas esas prácticas tenían que ser reducidas, han sido eliminadas por completo. La gente tenía que evitar el contacto con otros, tenía que embarcarse en una práctica de distanciamiento social que es muy contraria a nuestra naturaleza humana y social. En un nivel más práctico, los individuos también tenían que asegurarse de que tenían todo lo necesario para sobrevivir y vivir lejos de sus lugares de trabajo, educación, culto, entretenimiento, deportes, etc.

El desafío ha sido multidimensional y ha significado que hemos tenido que repensar profundamente la forma en que operamos, como individuos, como grupos y como comunidades. Y cuanto más nos adentramos en la pandemia en términos de su propagación, más profundos son estos desafíos que también se vuelven absolutamente esenciales para gestionar la pandemia. La gente de todo el mundo está empezando a sentir la tensión de vivir y trabajar de maneras que no les permiten separar lo personal de lo profesional ni participar en la interacción interpersonal cotidiana. Y como sabemos, los seres humanos son principalmente seres sociales: necesitan el contacto, el intercambio y la interacción para poder sostener lo que hacen, pero también para su bienestar mental y de salud. Así que muchas de las características que dieron forma a nuestra vida moderna, incluso postmoderna, se han visto gravemente afectadas por la COVID-19.

Pero el impacto de COVID-19 no sólo ha afectado a los individuos y sus comunidades. Otro reto para la población juvenil mundial ha sido la transición hacia la educación a distancia. De hecho, más de 1.500 millones de niñas y niños de todo el mundo se han visto afectados por la COVID-19, ya que a no pueden asistir a las escuelas presencialmente y, por lo tanto, necesitan acudir a la educación a distancia. Ello plantea importantes problemas en cuanto a la forma de garantizar que esos jóvenes sigan recibiendo su educación, ya que están surgiendo desigualdades digitales preocupantes entre los países del hemisferio sur en comparación con los situados en las sociedades occidentales más desarrolladas. 

También está el impacto en la economía mundial, que se calcula que será de cerca del 1% del PIB mundial en 2020, pero que podría ser mucho peor en 2021 y en años posteriores. Se trata de un golpe masivo a la economía mundial que impactará a las sociedades a mediano y largo plazo, con niveles crecientes de desempleo en muchos sectores vitales. Una vez más, este tipo de trastornos refuerza y pone de relieve hasta qué punto la iniciativa COVID-19 ha sido un desafío para la comunidad mundial muy diferente de cualquier otro desafío que hayamos visto, al menos desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Cómo afecta la falta de contacto e interacción social al programa más amplio del DIC*, que se basa en la conectividad, el contacto y el intercambio?

Aquí es quizás donde COVID-19 presenta un desafío directo para la agenda del DIC. El diálogo intercultural tiene como una de sus premisas fundamentales el contacto entre las personas como vía para la eliminación de los prejuicios y la desconfianza. El supuesto en que se basan el contacto y el diálogo intercultural es que cuando las personas interactúan y se conocen entre sí, lo más probable es que se reduzcan los prejuicios y, por lo tanto, que disminuyan gradualmente las diversas manifestaciones de discriminación.

Por lo tanto, la COVID-19 y su énfasis en el distanciamiento social significa que mucho de lo que nos gustaría lograr a través del diálogo intercultural, en particular en lo que respecta a unir a las personas, reunir a las diversas comunidades (y la diversidad significa aquí diversidad de orígenes étnicos, creencias religiosas, nacionalidades, etc.) - todo esto se ve ahora afectado por el distanciamiento social. Tanto si se produce a nivel local como transnacional, esto significa que tenemos que evitar y eliminar todas las formas de contacto entre individuos, entre comunidades y entre sociedades. Y a medida que se desarrolla la situación, nos damos cuenta ahora de que no sólo hay restricciones a la movilidad y a los viajes entre países, sino que hay restricciones incluso dentro de los países, entre ciudades y hay restricciones dentro de las ciudades entre barrios y entre comunidades. Esto limita la posibilidad de un compromiso directo y un diálogo entre diferentes individuos y grupos.

Otro desafío relacionado con el diálogo intercultural, es que es en sí mismo un instrumento esencial que necesitaremos en el contexto posterior a la COVID-19 y a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Tendremos que renegociar un nuevo pacto mundial, un nuevo contrato social, y creo que el diálogo tendrá que desempeñar un papel fundamental en ello. Por lo tanto, tal vez esté siendo comprometido en este momento en términos de interacción y movilidad restringidas, pero tiene un importante papel que desempeñar en el mundo post-COVID-19 que surgirá a medida que negociemos nuevos términos de nuestro orden social, económico, político y ambiental.

© Shutterstock.com/fizkes

¿Cómo están superando las comunidades las brechas de acceso y apoyo que se registran en todas las sociedades?

Es interesante que, por supuesto, las sociedades y comunidades hayan respondido de manera que reflejen la medida en que tienen ciertas características locales y culturales, tienen ciertas estructuras y tienen ciertos atributos y valores. Y han respondido de maneras que reflejan la medida en que están desarrolladas, menos desarrolladas o no desarrolladas.

Y en todas partes, todos esos tipos de sociedades y comunidades han participado de maneras muy creativas en la respuesta a la COVID-19. Ya sea respondiendo a la problemática cuestión del distanciamiento social, donde hemos visto mucha práctica en línea de cómo las comunidades se han adaptado a mantener el contacto con sus vecinos, con sus seres queridos, etc. Pero también hemos visto que muchas comunidades se han movilizado para recaudar fondos, reunir y distribuir bienes y recursos a los más necesitados.

Hemos visto muchas iniciativas en las que la gente ha actuado de manera que refleja una solidaridad local y trans-local más fuerte de lo que probablemente se creía posible. Seguimos viendo muchas iniciativas nuevas en comunidades en las que la gente no sólo está difundiendo el mensaje de la necesidad de mantener ciertas prácticas de higiene, sino también en lo que respecta a garantizar que, en particular, los más vulnerables de nuestras sociedades -los ancianos, los discapacitados, los que carecen de medios económicos- puedan acceder a lo que necesitan para poder sobrevivir en aislamiento. Se trata de una especie de nueva forma de solidaridad que está surgiendo en el contexto de la COVID-19.

Ahora el desafío es cómo vamos a mantener esa solidaridad reavivada y un nuevo tipo de ética mundial en un contexto posterior a la COVID-19.

¿Cuál es el papel de la investigación en humanidades y ciencias sociales en todo esto?

COVID-19 es principalmente un desafío de salud pública, todos lo sabemos y el principal desafío es cómo la comunidad mundial trabaja unida para detener la propagación de este virus, o para "aplanar la curva" como estamos diciendo ahora. También sabemos que la COVID-19 se ha presentado realmente como un desafío profundamente social. Lo que sabemos por experiencias anteriores con otras pandemias es que tenemos que involucrar realmente la investigación en ciencias sociales para entender cómo funciona la mensajería, para entender cómo funciona el comportamiento humano, para entender cómo ciertas estrategias pueden funcionar en determinadas condiciones, y otras estrategias no funcionan en esas mismas condiciones, y lo que necesitamos hacer para ajustar los escenarios de modo que ciertas políticas, ciertas estrategias, puedan tener un éxito óptimo.

En todo esto, por supuesto que las ciencias sociales tienen un papel crítico que desempeñar en la comprensión de la dinámica de ciertas sociedades y por qué se opta por ciertas acciones o iniciativas. Tenemos que ser capaces de expresar los mensajes de salud pública de manera que reflejen nuestra comprensión de las especificidades locales, incluso en términos de culturas, normas sociales, valores y comportamientos individuales.

No es de extrañar, por ejemplo, que ahora se reflexione y se discuta mucho sobre las razones por las que los países de Asia oriental han logrado controlar la propagación de la pandemia mucho más rápidamente que las sociedades occidentales. Hay muchos análisis sobre los valores culturales de esas sociedades de Asia oriental, en particular la primacía de lo colectivo, o el bien colectivo - sobre lo individual. En otras palabras, los individuos siempre tienen que poner a la comunidad por delante de sus propios intereses.

Por el contrario, vemos que en las sociedades occidentales seguimos estando muy apegados a la noción de los derechos individuales, a la noción de las libertades y de los derechos y a la noción de que "puedo hacer lo que quiero hacer", y por lo tanto es obviamente muy difícil sostener un mensaje que vaya en contra de este tipo de norma social. Y de nuevo aquí es donde la investigación en humanidades y ciencias sociales tiene un gran papel que desempeñar.

© Shutterstock.com/klublu

¿Cómo prevemos una comunidad mundial posterior a la COVID-19? ¿Qué desafíos nos esperan?

No hay duda de que el post-COVID-19 no será como siempre. Al menos esperamos que no sea lo mismo. ¿Por qué? Porque, en todo caso, la COVID-19 ha expuesto realmente muchas realidades (muchas negativas pero algunas positivas) del orden mundial global. Para empezar, la interconexión e interdependencia: si hay un problema en algún lugar del planeta Tierra, independientemente de dónde se encuentre geográficamente hablando, este desafío tendrá graves consecuencias para la comunidad mundial y, por lo tanto, lo mejor para la comunidad mundial es que trabajemos juntos para construir y ampliar la preparación de todas las sociedades ante los peligros de crisis y pandemias como la de la COVID-19.

Ahora nos damos cuenta de que la fuerza de la preparación sanitaria será tan buena como el sistema de salud pública menos fuerte del mundo. Es decir, si permitimos que una sociedad en particular no tenga los medios necesarios para combatir realmente la propagación de enfermedades como la COVID-19, por ejemplo, significa que el virus no será suprimido y que el virus volverá a surgir en algún momento y seguirá siendo un desafío para todos nosotros a nivel mundial.

La interconexión y la interdependencia son la clave. Necesitamos entender eso de muchas maneras. Por ejemplo, desarrollamos objetivos económicos de manera que trabajemos con las sociedades menos desarrolladas y subdesarrolladas, a fin de construir sus capacidades en todos los sectores, incluyendo la salud, la educación, la economía y el empleo.

Realmente necesitamos entender cómo podría ser un mundo post COVID-19 y cómo esta nueva configuración mundial impactará en cada uno de los individuos que viven en todo el mundo para que tengan una oportunidad igual de poder acceder a oportunidades similares y también puedan luchar contra la propagación de pandemias como la de COVID-19. Las desigualdades sociales, tal como se reflejan y amplifican en este desafío particular, es una dimensión muy importante que debemos considerar de manera diferente en un contexto posterior a COVID-19, porque si no lo hacemos, el riesgo colectivo y el precio asociado serán extremadamente altos para la comunidad mundial.

¿Cómo podemos contribuir todos a la construcción de una comunidad mundial más igualitaria después de la pandemia?

Cada individuo tiene un papel que desempeñar, independientemente de su ubicación y de su función. Tenemos que empezar por acordar un conjunto de nuevos valores y principios rectores que vayan desde el codiseño inclusivo de políticas locales, hasta no sólo aceptar sino también ser respetuosos de la diferencia, y de estar impulsados por un conjunto de valores básicos (por ejemplo, respeto, inclusión y equidad) que reflejen nuestro mundo supradiverso e hiperconectado.

Lamentablemente, algunos de los problemas que vimos inmediatamente después de la difusión de COVID-19, como el aumento del racismo contra determinadas comunidades, reflejan lo lejos que nos hemos alejado de estos valores básicos y principios rectores. Por lo tanto, creo que todos nosotros tenemos un papel que desempeñar para asegurar que no empecemos a luchar contra las crisis mundiales como comunidades divididas e individuos desconectados, sino que desarrollemos y alimentemos nuevas formas de solidaridad que se requieren para que podamos hacer frente a los desafíos, en particular a los grandes desafíos mundiales. Tanto si estos desafíos son actualmente la COVID-19 como si serán el cambio climático o las desigualdades económicas, todas estas y otras crisis similares (la creciente brecha digital, las crecientes disparidades digitales) requerirán que reconfiguremos las formas en que nos relacionamos unos con otros, la manera en que trabajamos juntos y la forma en que coordinamos nuestras respuestas a las nuevas prioridades en un mundo posterior a la COVID-19.

Y para que estos y otros desafíos se superen, tendremos que confiar en que cada individuo, cada ciudadano, en cada país, haga lo correcto, que es abrazar una ética de cuidado hacia todos los seres humanos sin importar su raza, religión, etnia, nacionalidad, en lugar de simplemente decir que sólo reservaremos nuestro auto para personas que se parecen a nosotros o personas que viven justo al lado de nosotros, o para personas que comparten nuestra visión del mundo.

Es necesario mantener la diversidad como una ventaja fundamental frente a los desafíos mundiales como la COVID-19, el cambio climático y el desarrollo económico sostenible. Lo que la COVID-19 muestra es que todos necesitamos repensar las formas en que operamos como individuos, como comunidades y como sociedad global.

***

El profesor Fethi Mansouri, es Director del Instituto Alfred Deakin para la Ciudadanía y la Globalización de la Universidad Deakin en Melbourne (Australia). Además, es titular de la Cátedra UNESCO para la Diversidad Cultural y la Justicia Social, y Coordinador UniTwin de la UNESCO para el Diálogo Intercultural.

Correo electrónico: fethi.mansouri@deakin.edu.au

Fethi Mansouri | Instituto Alfred Deakin | Cátedra UNESCO Diversidad Cultural y Justicia Social

Libros recientes:

(2019), ‘Contesting the Theological Foundations of Islamism and Violent Extremism’.

(2019, 2ª edición en francés): ‘L'interculturalisme à la croisée des chemins: perspectives comparatives sur les concepts, les politiques et les pratiques’. Ediciones UNESCO, París.

***

* DIC = Diálogo Intercultural

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la UNESCO. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la presentación de los datos que contiene no implican la expresión de ninguna opinión por parte de la UNESCO en relación con la condición jurídica de los países, territorios, ciudades o zonas o de sus autoridades, ni en relación con el trazado de sus fronteras o límites.