Article

Empoderar a los adolescentes del África subsahariana durante la pandemia de COVID-19

17/06/2020

El cierre de las escuelas para detener la propagación de la pandemia de COVID-19 afectó a aproximadamente al 92% de la población escolar mundial. En África subsahariana en donde los jóvenes siguen estando afectados por las altas tasas de nuevas infecciones de VIH, los embarazos precoces y no deseados, la violencia vinculada a las cuestiones de género y los matrimonios infantiles, las consecuencias negativas del confinamiento en la salud y el bienestar se han intensificado.

En el marco de la labor de la UNESCO con miras a ayudar a los diferentes países a atenuar la repercusión del cierre de las escuelas, en particular en las comunidades más vulnerables, la Organización presta asistencia a 33 países de África subsahariana en el marco del programa “Nuestros derechos, nuestras vidas, nuestro futuro” (O3) para que los niños y los jóvenes comprendan las informaciones esenciales, adaptadas a sus edades, sobre la enfermedad del coronavirus (COVID-19), incluidos sus síntomas, complicaciones, modos de transmisión y prevención de su transmisión.

Se utilizarán canales digitales y emisiones de radio para comunicar a los jóvenes las informaciones sobre la salud sexual y reproductiva. Se ha desarrollado también un conjunto de vídeos y artículos cortos dirigidos a los jóvenes para ayudarlos a hacer frente al cierre de las escuelas vinculado al COVID-19.

Respaldado por los gobiernos de Suecia, Irlanda, Noruega y Francia, por la Fundación David y Lucile Packard, así como por los fondos recibidos por la UNESCO en calidad de miembro del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), O3 es el programa de educación integral en sexualidad más amplio del mundo. Y tiene como objetivo lograr que en África subsahariana los adolescentes y jóvenes sean saludables y resilientes y tengan la capacidad de desarrollar todas sus potencialidades, así como contribuir al desarrollo de su comunidad, sus países y sus regiones.

“El COVID-19 no solo ha interrumpido la prestación de la educación, sino que también ha afectado a la educación integral en sexualidad y a los servicios básicos propuestos por las escuelas, tales como la nutrición, los vínculos con la atención en materia de salud sexual y reproductiva y el apoyo para combatir y prevenir la violencia basada en el género”, declaró Stefania Giannini, Subdirectora General de la UNESCO.

“El programa O3 está en el lugar perfecto para responder a los desafíos que implica la pandemia de COVID-19, gracias a que hace hincapié en la educación sanitaria y a su experiencia con las epidemias recientes de cólera y de tifoidea en África subsahariana. Asimismo, refleja el reconocimiento por parte de la UNESCO de que la educación, la salud y la igualdad de género constituyen los tres pilares del sistema educativo, y solo entre 2018 y 2019 ha llegado a unos 15 millones de jóvenes, mediante una educación integral en sexualidad basada en las competencias útiles para la vida.”

La Sra. Anna Brandt, embajadora y representante permanente de Suecia ante la UNESCO, declaró: “Los embarazos precoces y no deseados, el VIH y otras infecciones sexualmente transmisibles, así como la violencia basada en las cuestiones de género no se han detenido durante el periodo de crisis o cierre de las escuelas. Nuestro apoyo tampoco. Gracias a la financiación de Suecia, la UNESCO podrá llegar a más de 30 millones de jóvenes en África, mediante una educación integral en sexualidad (EIS) de calidad de aquí a fines de 2022.

El programa O3 beneficia a 33 países de África subsahariana. Asimismo, hace hincapié en particular en 23 países escogidos y en países de programa acelerado que se benefician de una financiación específica y de apoyo intensivo.