Educar en situaciones de emergencia

11/10/2018

Millones de niños en el mundo entero ven, a menudo, su escolaridad interrumpida por un conflicto, una catástrofe natural o una crisis sanitaria. Un niño de cada seis en edad de ir a la escuela vive en un país víctima de un conflicto o en un prolongado estado de crisis, según la Alianza Mundial para la educación (2016). Para garantizar el derecho humano a la educación, protegido en tales situaciones, la Red internacional para la educación en situaciones de emergencia (INEE) se ha dado por misión favorecer el acceso a una educación de calidad, segura y relevante para los niños en tiempos de crisis.

La INEE es una red mundial compuesta por más de 14 000 miembros individuales y de 130 organizaciones asociadas repartidos en 190 países. Sus miembros trabajan para organizaciones nacionales e internacionales no gubernamentales y para organismos de las Naciones Unidas: funcionarios, donantes, estudiantes, profesores, investigadores, que se unen voluntariamente a los esfuerzos por la educación en situaciones de emergencia. La red aporta su apoyo de varias maneras: refuerzo a las comunidades, movilización, gestión de conocimientos, defensa del derecho a la educación y difusión del mensaje de sus miembros, así como la facilitación de las acciones colectivas en favor del aprendizaje.

El Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE), creado por la UNESCO en 1963, desempeñó un papel importante en el desarrollo de la INEE y de la puesta en marcha de las Normas mínimas de la INEE para la educación. Estas normas indican cómo coordinar intervenciones educativas de calidad antes, durante y después de situaciones de emergencia, así como durante las fases de reconstrucción.

El IIPE es un miembro fundador del Grupo de trabajo en educación y fragilidad (WGEF por sus siglas en inglés) de la INEE, así como un miembro del Grupo de Trabajo de la INEE sobre Abogacía (AWG por sus siglas en inglés) y su campaña "La educación no puede esperar".

Vuelva al artículo: En ayuda de los profesores de refugiados