La educación en sexualidad: una cuestión de respeto e igualdad

10/03/2020

La educación integral en sexualidad (EIS) no se limita a informar sobre las cuestiones relativas a la reproducción, los riesgos y las enfermedades, sino que aborda también el amor y las relaciones basadas en el respeto mutuo y la igualdad. Es ese el mensaje que la familia Zentano de Santiago de Chile (Chile), transmitió a la UNESCO durante una entrevista sobre su experiencia en materia de educación en sexualidad realizada con motivo de la campaña “Educación integral en sexualidad: una base para la vida y el amor”. 

Para Sebastián Zentano, en una EIS responsable deben figurar mensajes sobre el respeto y la igualdad. María Valeska Gatica, su madre, dijo que se esforzó en inculcarle a sus hijos esos valores desde la más tierna edad.

“Creo que la educación integral en sexualidad es un aspecto crucial del desarrollo humano”, afirmó. “Ayuda a lograr un mundo más pacífico, feliz e integral, y favoriza la creación de una comunidad humana.”

The Foundation of Life and Love campaign highlights intergenerational stories from families across the world to show why it is so important for young people to learn about health, relationships, gender, sex and sexuality. It also includes interviews from Ghana, Thailand, China, and the UK.

La campaña “Educación integral en sexualidad: una base para la vida y el amor” pone de relieve relatos intergeneracionales de familias de todo el mundo con miras a demostrar por qué es esencial que los jóvenes reciban una educación en materia de salud, relaciones, género, sexo y sexualidad. Además, se realizaron entrevistas a familias provenientes de Ghana, Tailandia, China y el Reino Unido.  

La EIS se basa en los derechos universales de las personas, en particular en el derecho de cada cual, a la salud, la educación, la información, la igualdad y la no discriminación. Asimismo, permite que los jóvenes conozcan sus propios derechos, a respetar los derechos de los demás y a ayudar a los jóvenes cuyos derechos han sido violados. Garantiza el derecho de estos a beneficiarse de un alto nivel de salud, y sobre todo a que puedan llevar a cabo elecciones sexuales seguras, responsables y respetuosas en materia de su sexualidad.

Débora Solís Martínez, directora de la Asociación Chilena de Protección de la Familia, entrevistada también en el marco de la campaña “Una base para la vida y el amor” afirmó que todos los jóvenes deberían tener acceso a una EIS de calidad.

“No queremos que las jóvenes queden embarazadas ni afectadas por enfermedades de transmisión sexual o por el VIH, y para lograrlo todos los jóvenes deben obtener las informaciones necesarias para que puedan hacer la elección correcta”, declaró.

“Además, uno de los puntos más sólidos de la educación integral en sexualidad es que las niñas aprendan desde muy temprano que ser mujer no implica una relación de subordinación ante los hombres”.

Participar en el debate por conducto de  #CSEandMe.