Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

La educación en la agenda de uno de los foros sobre la salud más importantes

12 noviembre 2019

Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación, sostuvo durante la Cumbre Mundial de la Salud que tuvo lugar este año en Berlín (Alemania) del 27 al 29 de octubre de 2019, que la educación era la fuerza motriz de la salud y el bienestar.

La Cumbre, que congregó a más de 2.500 investigadores, responsables gubernamentales y representantes del sector de la salud de 100 países, tiene como objetivo mejorar la salud a escala mundial, gracias a los avances en los ámbitos de la investigación, la educación, la atención sanitaria y los resultados de las políticas.

La Sra. Giannini intervino en el marco de un panel de debates en la sesión plenaria, en el que participaron también el Sr. Tedros Andhanom, Director General de la Organización Mundial de la Salud; el Sr. Jewel Howard-Taylor, Vicepresidente de Liberia; el Sr. Luiz Henrique, Ministro de la Salud de Brasil; el Sr. Keizo Takemi, embajador de buena voluntad de la OMS para la Cobertura Sanitaria Universal (CSU) y miembro de la Cámara de Consejeros de Japón y el Sr. Thomas Steffen, Ministro de la Salud de Alemania.  

“Mientras más elevado es el nivel de instrucción de una persona, mayor será su influencia y mejores serán también los resultados que podremos mostrar en materia de salud. Numerosos estudios han demostrado este vínculo esencial, en particular en lo relativo a las niñas y las mujeres jóvenes, fundamentalmente en cuanto a en qué medida los niveles de instrucción más elevados representan una reducción considerable de la vulnerabilidad frente al HIV y otras infecciones de transmisión sexual, los matrimonios precoces y los embarazos precoces y no planificados”, afirmó la Sra. Giannini.

“Las niñas jóvenes sin instrucción tienen tres veces más probabilidades de casarse a los 18 años que aquellas que han realizado estudios secundarios o superiores. Asimismo, sabemos que un año suplementario de educación secundaria reduce en un 12% el riesgo de infección por HIV entre las niñas”, añadió.

Ejemplos concretos

La Sra. Giannini citó como ejemplo concreto del vínculo existente entre la educación y la salud el programa de la UNESCO “Nuestros derechos, nuestras vidas, nuestro futuro (03)” que tiene como objetivo proporcionar a más de 20 millones de educandos de 32 países una educación integral sobre sexualidad de calidad en el marco de los esfuerzos que lleva a cabo el sector educativo para reducir los nuevos casos de infección de HIV, los embarazos precoces y no planificados, la violencia por razones de género y los matrimonios infantiles.

Asimismo, explicó que este programa recibió el apoyo de los ministros de educación y de salud que colaboran en favor del Compromiso de África oriental y meridional para dar respuesta a las necesidades de los jóvenes de la región en materia de salud y de educación sexual y reproductiva, gracias al esfuerzo multisectorial sostenido de las Naciones Unidas. El progama se apoya también en la Estrategia de la UNESCO sobre la educación para la salud y el bienestar que pone de manifiesto la aceptación cada vez más difundida en el plano internacional de la necesidad de un enfoque global de la salud escolar y de una acción conjunta entre los sectores.

En el panorama político mundial, la UNESCO se ha asociado a gobiernos y asociados para el desarrollo del G7 y del G20 para acelerar la acción en favor de la educación de las niñas y las mujeres, reconociendo los beneficios que el nivel de instrucción proporciona a otros resultados clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluida la salud.

La Cumbre Mundial de la Salud de este año abordó la influencia de los cambios climáticos en la salud, la mejora de los sistemas sanitarios en África y en el resto del mundo, la lucha contra la resistencia antimicrobiana, la salud digital y la puesta en marcha de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. La cumbre se desarrolló bajo el alto patrocinio de la Canciller alemana Angela Merkel, del Presidente francés Emmanuel Macron, del Presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker y del Director General de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus.