La Directora General de la UNESCO se une a los líderes mundiales en el llamamiento al compromiso político para lograr la igualdad de género

01/10/2020

La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, advirtió que queda mucho por hacer en favor de la igualdad de género mientras los líderes mundiales se reúnen en una reunión de alto nivel en la Asamblea General de las Naciones Unidas para celebrar el 25 aniversario de la visionaria Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (1995), que estableció un programa para el empoderamiento de las mujeres y las niñas y pidió el reconocimiento de los derechos de la mujer como derechos humanos.

 

Se han hecho muchos progresos desde la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995, pero la lucha por lograr la plena igualdad entre los géneros sigue siendo feroz en todas las sociedades [...] Hago un llamamiento a las mujeres de todo el mundo para que se inspiren en los extraordinarios logros de la Declaración de Beijing y para que asuman el control en todos los aspectos de la vida y en todos los ámbitos de la sociedad para construir un futuro mejor para todos.

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO

Las investigaciones han demostrado que las mujeres y las niñas son las más afectadas por la recesión económica, la violencia, los conflictos y el cambio climático, y la crisis de la COVID-19 no fue una excepción. La pandemia y los consiguientes cierres y confinamientos de escuelas han tenido un impacto desproporcionado en la vida y el bienestar de millones de mujeres, poniendo en peligro muchos de los objetivos de la Declaración de Beijing.

El aumento de la carga del trabajo de cuidado no remunerado ha limitado aún más el tiempo que las mujeres y las niñas han podido dedicar al aprendizaje; más de 767 millones de niñas no han podido asistir a la escuela debido al confinamiento por la pandemia de COVID-19, de las cuales es poco probable que 11 millones vuelvan a la escuela. Según ONU Mujeres, la pandemia llevará a otras 47 millones de mujeres y niñas por debajo del umbral de la pobreza.

La violencia de género ha aumentado drásticamente durante el confinamiento en todo el mundo. Las mujeres científicas, periodistas, artistas y creadoras se han enfrentado y siguen enfrentándose a un mayor riesgo de diversas formas de acoso, censura y abuso, tanto en línea como fuera de ella.

Asimismo, se ha medido la desigualdad real de género en el mundo digital, ya que solo el 54% de las mujeres están conectadas a Internet desde un dispositivo móvil. Esto limita el acceso de millones de mujeres a la información y a una diversidad de fuentes de información necesarias para escapar de la desinformación.

767 millones

las niñas privadas de escuela debido a los cierres por COVID-19

11 millones

de estas chicas puede que nunca vuelvan a la escuela

47 millones

más mujeres quedarán por debajo del umbral de la pobreza

Solo el 54%

de las mujeres están conectadas a internet móvil

Al reconocer la visión de las mujeres que hizo historia en Beijing en 1995, la Directora General de la UNESCO declaró que "La Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing es el ejemplo más poderoso de cómo la agenda internacional puede ser escrita por y para las mujeres. Veinticinco años después de su lanzamiento, seguimos debiendo mucho a estas mujeres líderes visionarias, y seguimos siendo responsables ante las generaciones futuras de garantizar que el sistema multilateral amplifique sus voces y se esfuerce por lograr la plena igualdad en todas las sociedades".

En un momento en que vemos signos de una inminente recesión que probablemente tenga consecuencias devastadoras para los más pobres, y en que es probable que se reduzca el gasto social, los responsables de la toma de decisiones a nivel mundial tienen la responsabilidad colectiva de hacer del trabajo sobre la igualdad de género una prioridad.

Se necesitan leyes, medidas y políticas ambiciosas para garantizar la igualdad entre los géneros a fin de evitar consecuencias económicas, sociales, culturales, políticas y ambientales adversas que pongan en peligro el éxito internacional del Programa de Desarrollo Sostenible hasta 2030.

La UNESCO se ha comprometido a trabajar con sus colaboradores para hacer de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas una fuerza motriz central para facilitar la reconstrucción después de las consecuencias socioeconómicas y culturales de la COVID-19.

Ha llegado el momento de defender y promover los derechos humanos de las mujeres y las niñas.

Es hora de que la Declaración de Beijing y su legado den todos sus frutos.

Es hora de trabajar hacia una nueva igualdad generacional.