El depósito de un instrumento de adhesión de Japón acelera la entrada en vigor del Convenio de Tokio

japan_deposit_instrument-c-unesco.png

© UNESCO/Christelle Alix
14 diciembre 2017

El 6 de diciembre de 2017, S. E. el Sr. Takio Yamada, Embajador de Japón ante la UNESCO, depositó un instrumento de adhesión al Convenio de Tokio de 2011 ante la Directora General de la UNESCO, la Sra. Audrey Azoulay. La ceremonia del depósito selló oficialmente el consentimiento de Japón para quedar vinculado con el Convenio.

El Convenio de Tokio constituye un hito que refleja las nuevas tendencias en la convalidación de títulos de la Educación Superior en Asia y el Pacífico. El Convenio de Tokio, concebido en el marco de la modernización de los convenios regionales de la UNESCO sobre la convalidación de títulos relativos a la Educación Superior, forma parte de la "segunda generación de convenios regionales", junto con el Convenio de Lisboa y el Convenio de Addis Abeba.

El proceso de actualización del Convenio de Bangkok de 1983 comenzó en 2005 cuando los Estados Miembros de la región de Asia y el Pacífico reconocieron que la renovación del Convenio brindaría una oportunidad única para reflejar los cambios en sus sistemas de educación superior, establecer medidas concretas con miras a mejorar el suministro de información y garantizar la calidad de las instituciones de la educación superior. Al reconocer la necesidad de revisar el convenio, el Convenio de Tokio fue aprobado durante una Conferencia Internacional de Estados en Tokio, en Japón, en noviembre de 2011.

En calidad de país anfitrión de la aprobación del texto y de cuarto país en convertirse en Parte del Convenio, el depósito de un instrumento de adhesión por parte de Japón no es sólo muy simbólico, sino que significa también un gran paso hacia la entrada en vigor del Convenio, algo para lo que se requiere el depósito de instrumento de cinco países. Junto con Japón, Australia (2014), China (2014) y Nueva Zelanda (2017) ya forman parte del Convenio. Otros países han señalado que están en camino de ratificarlo a principios de 2018.