Cuando las normas relativas al género conducen a la violencia escolar

16 mayo 2019

gender-norms-violence.jpg

© US Navy / Eli J. Medellin

Charity asiste todos los días a la escuela. A dos manzanas de su escuela se cruza a veces con un gran grupo de niños de más edad y en un grado superior al de ella. Los niños emiten chiflidos y le dicen lo bella que es. A veces, algunos de estos niños la siguen y la tocan, aunque ella no esté de acuerdo. A Charity esta situación le resulta incómoda y la molesta. A menudo prefiere quedarse en casa porque no desea que sigan acosándola.

Cada día, miles de alumnas como Charity son víctimas de violencia escolar por cuestiones de género (SRGBV, por sus siglas en inglés), que implica acciones o amenazas de maltrato sexual, físico o psicológico dentro o alrededor de las escuelas contra quienes no se ajustan a las normas y estereotipos de género, y que tienen su origen en la dinámica de relaciones desiguales de poder.

La Unión Europea, que trabaja desde hace mucho tiempo en favor de la igualdad de género, congregó a representantes de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales en una conferencia sobre la lucha contra la violencia escolar por razones de género. La conferencia, que tuvo lugar en Bruselas el 23 de abril de 2019, abordó las estrategias cuyo objetivo es erradicar este tipo de violencia y presentó casos de estudios en Camboya, Viet Nam y Surinam.

La UNESCO ha presentado las Orientaciones mundiales en materia de SRGBV, publicadas conjuntamente por la UNESCO y ONU-Mujeres, que proponen un enfoque holístico para combatir la violencia escolar por cuestiones de género. Otros participantes evocaron la manera en que utilizan las orientaciones para elaborar y poner en marcha programas de acción a escala nacional.

Durante la conferencia, Sally Beadle, especialista del programa de la UNESCO, afirmó que los esfuerzos llevados a cabo con miras a solucionar la violencia escolar eran, a menudo, “ciegos ante el género”, pero que debíamos tomar conciencia de la manera en que el género influye en las experiencias relativas a la violencia y en la vulnerabilidad a esta, con el objetivo de servir de orientación a las acciones que hacen frente a las causas subyacentes.

“Como establecimientos de formación que contribuyen a forjar los valores y las actitudes de las personas, las escuelas son lugares clave en los que podemos centrar nuestros esfuerzos para lograr cambios en las normas de género nefastas y promover el respeto y la igualdad. Las Orientaciones mundiales ayudan a identificar las medidas que han sido tomadas en numerosos países.”

Invertir en la prevención de la SRGBV no es solo lo mejor que podemos hacer, sino también lo más inteligente. Las tasas elevadas de violencia escolar tienen gran incidencia negativa en la salud, el bienestar y el rendimiento de los alumnos en el aprendizaje. Por otra parte, cuando los niños asisten a escuelas en las que no se acepta la violencia o en las que esta es menos frecuente, experimentan un sentimiento más fuerte de pertenencia a sus escuelas, algo que permite que obtengan mejores rendimientos en el proceso de aprendizaje.”

Ver el webcast

Más información sobre la labor de la UNESCO: