Article

COVID-19: Las poblaciones de lenguas minoritarias han quedado rezagadas en las intervenciones de emergencia

17/02/2021

© Mahidol PMT project - Thailand

En un mundo en que unos 773 millones de jóvenes y adultos carecen aún de las competencias básicas en lectoescritura (UIS), y en el que el 40% de la población mundial no tiene acceso a una educación en la lengua que hablan o comprenden, la pandemia de COVID-19 no ha hecho más que acrecentar los desafíos ya existentes en materia de alfabetización y aprendizaje

El 21 de febrero, el mundo celebrará el Día Internacional de la Lengua Materna, cuyo tema este año es “Fomentar el multilingüismo para la inclusión en la educación y la sociedad”. Esta celebración permitirá hacer un balance de las estrategias adoptadas por los galardonados de los Premios Internacionales de Alfabetización de la UNESCO para adaptar sus programas de alfabetización en lengua materna al contexto de la pandemia que ha provocado trastornos en el ámbito educativo en todo el mundo.

En Tailandia los niños que hablan una lengua minoritaria y sus padres corren el riesgo de quedar excluidos del aprendizaje y del acceso a informaciones esenciales difundidas durante la pandemia

Mientras el multilingüismo permite que la inclusión progrese y contribuye a la consecución del principio de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de que nadie quede rezagado, también puede convertirse en un combate mayor para los educandos y sus padres durante la pandemia. Los grupos minoritarios son particularmente vulnerables durante las situaciones de emergencia.

Las investigaciones a escala mundial demuestran que los niños que ya se encontraban en una situación desfavorable han sido los más afectados por el cierre de las escuelas debido a la COVID-19, y que la brecha en el ámbito de la educación entre pobres y pudientes ha aumentado todavía más.

“Los materiales educativos para situaciones de emergencia se distribuyen generalmente en las lenguas nacionales o internacionales principales. Esto constituye un problema en numerosos países”, declara la Dra. Suwilai Premsrirat, profesora emérita del Instituto de Investigación de Lenguas y Culturas de Asia de la Universidad Mahidol (Tailandia), responsable de la puesta en marcha del programa de educación multilingüe malayo patani-tailandés (PMT-MLE) que recibió el Premio de Alfabetización UNESCO-Rey Sejong en 2016.

En aquel momento, el Jurado de este premio quedó muy impresionado por el hecho de que el equipo había creado una ortografía a partir del tailandés para escribir el patani-malayo, una lengua que antes se hablaba solamente. El Premio de Alfabetización UNESCO-Rey Sejong ha contribuido a que se llevaran a cabo actividades de promoción que permitieron convencer al gobierno tailandés de cómo la educación multilingüe basada en la lengua materna podía ayudar al aprendizaje entre los niños de las minorías étnicas. Sin embargo, mantener este enfoque multilingüe en las situaciones de emergencia resulta difícil.


© Mahidol PMT project - Thailand

 

Durante la pandemia, el aprendizaje fue garantizado en parte por el Gobierno mediante cursos televisivos. No obstante, esto no resultó siempre de utilidad para los grupos étnicos minoritarios. “Para los niños que pertenecen a minorías éticas de Tailandia, los cursos a través de la televisión fueron una pérdida de tiempo, ya que entendían muy poco la lengua utilizada. Muchos padres que pertenecían a estas minorías se quejaron de no poder ayudar a sus hijos a seguir el aprendizaje a distancia porque les resultaba difícil comprender los materiales pedagógicos de emergencia en lengua tailandesa”, explica la Dra. Premsrirat, al destacar también la importancia de implicar a los padres en la continuidad y en velar por que sus hijos puedan comprender las informaciones que se transmiten.

En vez de aplicar una solución única para todos, la Sra. aconseja que se pongan en marcha programas de alfabetización en lengua materna en las comunidades locales con el apoyo de instrumentos pocos costosos como los libros electrónicos. Se trata de un soporte más barato y de elaboración más rápida con respecto a los libros impresos, ya que los materiales en lengua materna pueden redactarse y traducirse desde cualquier parte y ser enviados a los teléfonos móviles de los educandos.

En Argelia, mantener los enfoques multilingües en materia de alfabetización de adultos a distancia es esencial para difundir las informaciones

Otro ejemplo que ilustra muy bien la importancia de la educación y la alfabetización en la lengua materna, así como de la utilización de las tecnologías de la información en las situaciones de emergencia, es el de la Estrategia Nacional de Alfabetización Plurilingüe de la Oficina Nacional de Alfabetización y Educación de Adultos en Argelia, que resultó ganador del Premio de Alfabetización UNESCO-Rey Sejong 2019. Este programa imparte cursos de alfabetización a adultos en tamazight y árabe, las dos lenguas oficiales de Argelia, y resalta el papel primordial que desempeña la alfabetización en la lengua materna.

El Sr. Kamel Kherbouche, director de la Oficina Nacional de Alfabetización y Educación de Adultos (ONEA), hizo hincapié en la importancia del enfoque multilingüe del aprendizaje y, en particular, de la alfabetización:

“Desde nuestro punto de vista, es judicioso adoptar un enfoque bilingüe de alfabetización, para garantizar que el primer contacto con la escritura tenga lugar en la lengua materna, de modo que quede descartado cualquier temor al fracaso y poder aumentar así la tasa de participación. No obstante, también es importante aprender a escribir y leer en la(s) lengua(s) oficial(es) de trabajo y comunicación oficiales del país con miras a facilitar la inclusión y el acceso al mercado laboral y, por lo tanto, a la autonomía económica y social”.


© National Office of Literacy and Education for Adults - Algeria
 

Aunque el árabe y el tamazigh son las dos lenguas nacionales de Argelia, algunos ciudadanos solo saben leer y escribir en una de ellas. Un enfoque multilingüe de la comunicación y la información es entonces esencial para que todos los ciudadanos reciban los mensajes e informaciones esenciales, en particular durante el periodo de pandemia.

“En cuanto a la lucha contra la propagación de la COVID-19, la utilización de las diferentes lenguas nacionales oficiales del país permite que los mensajes difundidos sean recibidos y entendidos por todos. También hemos abordado el papel que desempeñan los jefes de familias para informarlos acerca de los comportamientos que deben adoptar ante la pandemia. Los utilizamos como medios de transmisión de informaciones a otros miembros de la familia, a sus vecinos y en el entorno inmediato”.

Desde que el programa recibió el reconocimiento internacional mediante el Premio de Alfabetización UNESCO-Rey Sejong 2019, la organización y las actividades que emprende ganaron en visibilidad y se beneficiaron con un nuevo respaldo por parte de las diferentes partes interesadas, entre las que figuran responsables, alfabetizadores y asociados. Para el Sr. Kherbouche, el premio ha infundido nueva vida al deseo de reforzar el programa y de iniciar nuevos proyectos, como en el ámbito de la educación para el desarrollo sostenible y de la preservación del patrimonio inmaterial del país gracias a los conocimientos de los educandos, la alfabetización familiar y la educación a la ciudadanía.

“Más allá de las prácticas innovadoras, de las que la difusión a gran escala contribuirá sin lugar a dudas a la promoción de la alfabetización, lo que nos parece realmente importante es propagar la idea de que la alfabetización no se limita a la enseñanza de la lectura, la escritura y el cálculo, sino que se trata de una inversión en el potencial humano con la garantía de que esto tendrá repercusión en el plano individual y colectivo”.


© National Office of Literacy and Education for Adults - Algeria
 

Para descubrir cómo otros programas de alfabetización que han resultado galardonados por la UNESCO han logrado a mantener la alfabetización durante la pandemia pulse aquí: Jordania y República Democrática del Congo y Colombia e Indonesia.

Los dos premios internacionales de alfabetización de la UNESCO son: el Premio de Alfabetización UNESCO-Rey Sejong, creado en 1989 gracias al apoyo del Gobierno de la República de Corea, que presta especial atención a la alfabetización en la lengua materna; y el Premio UNESCO-Confucio de Alfabetización, creado en 2005, gracias al apoyo del Gobierno de la República Popular China, centrado en la promoción de la alfabetización al servicio de los adultos y jóvenes no escolarizados, y en particular niñas y mujeres, que viven en zonas rurales.

Más información:

  •