Construir los cimientos: Empoderar a las estudiantes de enseñanza superior en Zimbabwe

02 octubre 2017

Tanto en Zimbabwe como en otros lugares del mundo, a los hombres se les considera más fuertes que las mujeres, tanto en términos biológicos como sociales. Eso quiere decir que a menudo los hombres tienen más facilidad para acceder a posiciones y funciones de liderazgo que las mujeres, lo que abarca los cargos de conferenciantes y administradores universitarios.

Cuando hace muchos años yo era una joven dirigente universitaria, comprobé que había numerosos obstáculos para mi participación y la de mis compañeras en el proceso de toma de decisiones. La marginación de las alumnas en los puestos de dirección hacía que nuestras voces no fueran escuchadas, nuestras necesidades no fueran atendidas y nuestras aspiraciones carecieran de espacio para florecer. Muchas mujeres que sí participaban eran estigmatizadas y sometidas a diversas formas de abuso, incluso al acoso sexual.

En la Red Fiduciaria de Mujeres Estudiantes (FSNT, por sus siglas en inglés) luchamos para que esto cambie. Lo hacemos, en primer lugar, mediante la transformación individual, a través de la cual aumentamos la capacidad de las alumnas para comprender su propia fuerza y mejorar sus competencias en materia de liderazgo. También lo hacemos mediante la transformación estructural, a través de la cual esas mismas líderes femeninas desafían al patriarcado y las normas sociales nocivas, y transforman las instituciones del contexto.

Desde que recibimos el Premio UNESCO de Educación de las Niñas y las Mujeres, hemos ampliado nuestros esfuerzos a fin de sensibilizar acerca del acoso sexual en la educación superior, incluso durante la campaña denominada “16 días de activismo contra la violencia de género”, que llevamos a cabo en 2016. Mediante nuestra iniciativa, denominada #SmartGirls, fomentamos la concienciación entre los estudiantes de la Universidad de Enseñanza de las Ciencias de Bindura y la Universidad del Gran Zimbabwe sobre las diversas modalidades de acoso sexual y sobre dónde se puede denunciar incidentes de este tipo y recibir ayuda. Asimismo, estamos haciendo grandes progresos en la tarea de crear contextos de aprendizaje seguros en las 10 provincias de Zimbabwe, facilitando el acceso a los consejeros escolares y los vínculos con los servicios médicos de apoyo para alumnas afectadas por la violencia.

El premio otorgado por la UNESCO ha sido un cambio alentador para la comunidad estudiantil de Zimbabwe. El galardón está aumentando la capacidad de las estudiantes para comprender las cuestiones que afectan a su seguridad, para expresarse y crear contextos pedagógicos de apoyo en la educación superior. Estos cambios contribuyen a sentar las bases, los cimientos del éxito y las mujeres líderes están creando un ámbito de aprendizaje más adecuado para todos.

Si desea información adicional sobre la labor de la FSNT, pulse aquí.