Las comunidades rurales pobres aprenden a sacar provecho del viento para un futuro sostenible

31 mayo 2018

La idea de llevar la electricidad y el conocimiento a las comunidades rurales mediante la instalación de pequeñas turbinas eólicas está haciendo que se alumbren las escuelas y los pueblos a lo largo de todo el mundo.

 

La asociación WindEmpowerment, con sede en el Reino Unido, fundada en 2011 durante el Foro Social Mundial en Dakar, Senegal, es una red de intercambio de conocimientos cuyo objetivo es desarrollar y promover en el plano local la utilización de pequeñas turbinas eólicas  y poner en contacto a sus diferentes grupos de asociados de todo el mundo.

 

Todo comenzó con un simple manual por pasos, "Manual para la construcción de turbinas eólicas", escrito por Hugh Piggott, experto de este ámbito, que brinda información sobre las herramientas, las técnicas y los materiales básicos necesarios para construir una turbina.

 

"Cada vez más personas alrededor del mundo comenzaron a utilizar el manual, lo que permitió que cualquiera podía fabricar y dar uso a una turbina eólica", afirmó la Sra. Jessica Rivas, coordinadora del consejo ejecutivo. "Hubo tantas preguntas que requerían de una respuesta que la idea de crear una plataforma para unir a las personas e intercambiar los conocimientos se convirtió en el siguiente paso natural".

Hasta la fecha, el proyecto ha dado energía eléctrica mediante pequeñas turbinas eólicas a más de 100 escuelas rurales y comunidades de más de 20 países de América Latina, África, Medio Oriente, Europa y América del Norte. Asimismo, ha beneficiado directamente a más de 6,300 estudiantes de escuelas rurales y asentamientos rurales de zonas desfavorecidas; formado a más de 3,800 educandos, desde escuelas urbanas hasta universitarios, en materia de construcción y mantenimiento de pequeñas turbinas eólicas; y enseñado a 280 técnicos locales cómo dar mantenimiento a las turbinas.

 

Al mismo tiempo, se han editado publicaciones libres de consulta, un manual de mantenimiento, así como la transmisión en vivo y difusión en todo el mundo mediante conferencias internacionales.

 

"Hemos creado seis grupos de trabajo (de evaluación del mercado, de modelos de entrega, de educación, tecnología, mediciones, mantenimiento) dentro de la asociación, en los que nuestros miembros participan y colaboran mediante diversos proyectos no sólo para mejorar los sistemas, sino también el desarrollo y la puesta en marcha de los proyectos", afirmó Jessica.

 

El proyecto cubre cinco aspectos: la formación, la tecnología adecuada, la participación a nivel local, la sostenibilidad y la reproducción. El último elemento es la esencia misma del proyecto, pues tiene como objetivo transferir la tecnología mediante la formación de técnicos locales.

 

"Ante todo, hacemos una evaluación del país basándonos en sus recursos eólicos. No mentimos cuando consideramos que no hay suficiente viento para que la turbina funcione en determinada región", dijo Jessica. "Si el viento es suficiente, entonces decidimos qué tipo de tecnología resulta mejor para la comunidad. Lo más importante es educar a la comunidad, empoderarla y darle seguimiento. No queremos ser una organización benéfica que aporta bienes y luego se marcha".

 

Jessica tiene una experiencia directa en la manera en que una comunidad puede hacer frente a los obstáculos, cambiar y crecer mediante la simple incorporación de la energía eólica, no sólo mediante la organización con la que trabaja en Perú, sino también gracias a la asociación.

 

"Después de celebrarse la conferencia internacional ‘‘WePatagonia2016’’, la ONG argentina 500RPM, llevó a cabo un taller a nivel local en Chile y dos de las organizaciones miembros fueron invitadas a unirse con el objetivo de enseñar cómo construir una turbina eólica a esta nueva comunidad", afirmó Jessica.

 

Gracias a la colaboración entre los asociados, se instaló una turbina de 350 vatios en una granja rural que se benefició de este modo de la energía eléctrica. El aprendizaje de las mejores prácticas que los diferentes miembros utilizan a lo largo del mundo resultó ser el mejor intercambio entre los implicados.

 

El proyecto contribuye al desarrollo sostenible al sustituir o reducir el empleo de generadores diesel y ahorrar miles de litros de combustible cada año. Los chilenos han seguido construyendo turbinas eólicas, algo que demuestra la capacidad de reproducción del proyecto.
 

El núcleo del proyecto es la Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS), que resulta realmente transformadora. Asimismo, promueve espacios de aprendizaje no formal mediante talleres de teoría y práctica que proporcionan detalles de cómo construir las turbinas. La pedagogía innovadora permite que los participantes se dividan en grupos de trabajo para construir las turbinas, rotando por las diferentes actividades hasta que cada uno se sienta cómodo con el proceso en su totalidad. Los estudiantes no sólo desarrollan capacidades para llevar la energía renovable a sus familias y comunidades, sino que el mantenimiento de las turbinas proporciona otra fuente de empleo local.

 

Jessica dijo que el camino a seguir consistía en difundir aún más esta idea mediante una nueva conferencia planificada prevista en la India, en noviembre de 2018.

 

"Esperamos poder efectuar giras mundiales con miras a difundir más ampliamente nuestro trabajo e inspirar a la próxima generación de líderes de Wind Empowerment. Continuaremos creando alianzas, con el objetivo de alcanzar la meta de 8 a 10 nuevos países a lo largo del mundo centrándonos en la creación de proyectos de colaboración conjunta en Asia y América del Sur", afirmó Jessica.

 

Actualmente se están desarrollando nuevos proyectos en Argentina, Nepal e India y han surgido otros a partir del evento de Patagonia.

"El punto de interés clave de la conferencia de este año será dar seguimiento a las ideas y colaboraciones que se iniciaron en la conferencia de 2016 en la Patagonia sobre cuestiones relativas al bombeo del agua, el uso más productivo y el incremento de la tecnología", añadió.

 

Más información sobre Educación para el desarrollo sostenible