Article

El compromiso de los jóvenes es esencial para contrarrestar el aumento del antisemitismo propiciado por el COVID-19

30/06/2020

Durante un webinario de la UNESCO se informó que los jóvenes son particularmente sensibles a los discursos de odio en línea, al antisemitismo y a otras formas de prejuicios durante la pandemia, pero también poseen la clave para crear un mundo mejor después del COVID.

Este webinario organizado conjuntamente por los sectores de Educación y de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO tuvo lugar el 23 de junio de 2020 y abordó el tema del antisemitismo que se ha acrecentado durante la pandemia de COVID-19. Se trata de la decimosegunda edición de un conjunto de webinarios internacionales, titulada “La inclusión en tiempos del COVID-19” y dedicada esta vez a la lucha contra el racismo y a la exclusión durante la pandemia.

Entre los participantes figuraron Ahmed Shaheed, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la libertad de religión o de creencias (Maldivas), Günther Jikeli, profesor de la Cátedra Erna B. Rosenfeld, del Instituto para el Estudio del Antisemitismo Contemporáneo, de la Universidad de Indiana, en Bloomington (Estados Unidos de América), Vanesa Hites, del cuerpo diplomático judío del Congreso Judío Mundial (Chile), y Pamela Malewicz, subsecretaria de derechos humanos y pluralismo cultural, Ciudad de Buenos Aires (Argentina).

La pandemia actual ha desencadenado una epidemia de discursos de odio y desinformación que se propagan a gran velocidad, fundamentalmente de teorías conspirativas claramente motivadas por el antisemitismo. Los datos del Congreso Judío Mundial demuestran que, en los primeros meses de la pandemia, se constató un aumento del 30% de los contenidos antisemitas en las redes sociales, una cifra que refleja una tendencia general de aumento del antisemitismo y de los delitos vinculados con el odio relacionados con estos en todo el mundo.

Günther Jikeli declaró que este aumento del antisemitismo no era una casualidad. “El antisemitismo es a menudo un sentimiento o una manera de pensar latente. Las situaciones de crisis y de incertidumbre, como la que conocemos actualmente, son particularmente propicias para que estalle el antisemitismo, y que se culpe a los judíos de lo que sucede”, afirmó.

Y añadió que los ataques extremistas violentos recientes en Toulouse, Pittsburgh y Halle, motivados por el antisemitismo revelaron el vínculo estrecho existente entre los discursos de odio en línea y la violencia fuera de esta. “Esto puede incluir elogios y reflexiones favorables en los medios extremistas, que pueden provocar ataques más violentos contra los judíos.”

Incremento de las teorías conspirativas

Ahmed Shaheed, quien publicó en 2019 el primer informe de las Naciones Unidas sobre el antisemitismo, titulado Eliminación de todas las formas de intolerancia religiosa, declaró que con el aumento del antisemitismo, la pandemia viene también acompañada de un reforzamiento de la búsqueda de chivos expiatorios y de la propagación de teorías conspirativas. Las desigualdades y las tasas de infección y de mortalidad se han agravado en varias comunidades minoritarias.

“Se han señalado numerosos signos de violencia y de discriminación (…) y otras formas de repercusiones dispares en las minorías, incluidas contra personas de origen asiático, refugiados, solicitantes de asilo, migrantes y minorías religiosas, así como contra otros grupos expuestos a la estigmatización y la discriminación, tales como las personas LGBTQ. Esto incluye el incremento de la proliferación de teorías conspirativas y la búsqueda de chivos expiatorios, que vinculan la pandemia de COVID-19 y el odio antisemita, antimusulmán, anticristiano, contra los romaníes, y así sucesivamente.”

Las teorías conspirativas se encuentran en el centro del antisemitismo definido según la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) como “cierta percepción de los judíos que puede expresarse como el odio a los judíos.” Las formas contemporáneas del antisemitismo, como el negacionismo y el revisionismo del Holocausto, y el antisemitismo relacionado con Israel cuando se utilizan las tensiones en el Medio Oriente como pretexto para atacar de manera colectiva a los judíos, sugieren erróneamente que los “judíos” tratan de obtener el poder, el control o un beneficio personal, mediante un supuesto complot secreto.

Vanessa Hites, abogada y militante de derechos humanos, subrayó la necesidad de proporcionar respuestas claras al antisemitismo y a otras formas de discursos de odio en línea y fuera de esta. “No creo que la pandemia sea una nueva forma de antisemitismo, pero esta ha reavivado más bien los prejuicios existentes y los antiguos estereotipos”, declaró.

Asimismo, considera que, debido a la pandemia, más personas han pasado más tiempo conectadas en línea y se vieron de este modo más expuestas a los discursos de odio. El anonimato propiciado por Internet envalentonó a algunos, mientras que la carencia de alfabetización en las cuestiones relativas a los medios de comunicación y a la información ha expuesto en particular a los jóvenes a la desinformación y a las teorías conspirativas.

“Es importante que los jóvenes conozcan sus derechos en línea y que aprendan a asumir la responsabilidad de su comportamiento en Internet y a las acciones resultantes de este”, afirmó.

Abordar las manifestaciones pasadas y presentes del antisemitismo

Pamela Malewicz declaró que Buenos Aires, su ciudad, adoptó un enfoque holístico, trabajando en colaboración con las instituciones culturales y los museos como el museo de la Casa de Anne Franck y del Holocausto en Buenos Aires, con la sociedad civil, las comunidades judías, así como con los grupos de jóvenes con miras a combatir las formas del antisemitismo en el pasado y en el presente.

Hizo hincapié en que la experiencia compartida de la pandemia significó una oportunidad para desarrollar la empatía y la comprensión más allá de los grupos sociales y entre las personas con convicciones e identidades diferentes.

Vanessa Hites también destacó las posibilidades de cambio: “Los jóvenes tienen una oportunidad real de transformar el mundo después del COVID. No adoptando comportamientos cobardes protegidos por las pantallas o escondiéndose en medio de la multitud, sino asumiendo un papel colectivo, expresándose y comprometiéndose en favor del diálogo con los responsables más experimentados. 

Durante el webinario, Ahmed Shaheed recordó que las recomendaciones del informe de 2019 incluyen el reforzamiento de la protección jurídica de las comunidades judías, la vigilancia estrecha de los discursos y delitos de odio, la asistencia a las víctimas, así como el reforzamiento de los esfuerzos encaminados a combatir el antisemitismo en la educación y mediante este.

La UNESCO promueve actividades cuyo objetivo es combatir y prevenir el antisemitismo contemporáneo en el marco de sus programas de prevención del extremismo violento y de educación a la ciudadanía mundial (ECM) para reforzar la resiliencia de los jóvenes ante las ideologías extremistas y los prejuicios. En este contexto, la UNESCO publicó en 2018, directrices para los responsables de la formulación de políticas sobre la prevención del antisemitismo mediante la educación, en colaboración con la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE (OIDDH), al formar a los responsables políticos de más de 60 países de todo el mundo.

Para obtener más información consulte la web de la UNESCO sobre el tema.