Article

Cómo los talleres científicos en línea llegan a las niñas y a su entorno en Perú durante la crisis de COVID-19

15/06/2020

Samantha, una niña de 9 años de edad, de Lima (Perú), fue seleccionada para participar en el programa científico de este año organizado por la Mini Academia de Ciencias y Tecnología o MaCTec, uno de los galardonados del Premio UNESCO para la Educación de las Niñas y las Mujeres.

Cuando Perú anunció el cierre de las escuelas para todo el año escolar 2020 debido a la gravedad de la pandemia de COVID-19 en la región, MaCTec debió revisar rápidamente las prestaciones de su programa científico extraescolar dirigido a las niñas entre 8 y 11 años de edad.

Estimular a las niñas en línea

Como presidenta de MaCTec, Johanna Johnson explica que durante el anuncio del confinamiento la preocupación fundamental era saber si las 40 niñas seleccionadas para participar en el programa de este año, que debía comenzar el próximo año, podían acceder a los talleres si estos se organizaban en línea.

“Solo el 6% de los hogares de las regiones aisladas del Perú disponen de una conexión a Internet con respecto al 40% en las zonas urbanas y al 60% en Lima”, afirmó Johanna, apoyándose en los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística e Informática. “Tenemos la suerte extraordinaria de que todas las niñas de este año lectivo hayan podido participar, aunque provengan de diferentes medios socioeconómicos.”

Mientras MaCTec adoptaba para la puesta en marcha de su programa la plataforma de reunión en línea Zoom, asociada de la Coalición Mundial para la Educación, se le dio prioridad a adaptar la pedagogía para que las niñas se implicaran y participaran en las experiencias y en los debates que llevan a cabo los educandos.

Los científicos que animan los talleres han creado actividades y experimentos a partir de materiales básicos fáciles de encontrar en las casas y han favorecido los debates de grupo durante las sesiones Zoom. Estos debates han exhortado a las niñas a que hagan preguntas sobre lo que han descubierto durante sus experiencias y a elaborar hipótesis para la próxima actividad, sacando provecho de lo que habían aprendido la semana anterior.

Extender el aprendizaje más allá de las niñas

El punto de partida ha sido ayudar a las niñas a entender la situación actual haciendo hincapié en la comprensión del COVID-19 y de los virus en general. Hasta ahora las actividades han sido varias, desde la construcción de microscopios en papel (gota de agua) hasta el análisis de los efectos del COVID-19 en nuestros sistemas respiratorios, mediante trabajos prácticos.

A Samantha le gusta aprender por conducto de Zoom y conectarse con otras niñas. “Me gusta realmente aprender más sobre el coronavirus”, declaró. “Mi madre me dice siempre que es importante no dar crédito a todo lo que oímos y preguntar siempre para descubrir la verdad.”

Para Johanna, un elemento clave del éxito del taller en línea tiene relación con el apoyo y la participación de las familias de las niñas. Se ha incitado a que los padres y los hermanos y las hermanas participen en las experiencias y en los cursos mediante Zoom, no solo para reforzar el aprendizaje, sino para que otras personas puedan beneficiarse más allá de las 40 niñas seleccionadas.

“Tradicionalmente la enseñanza científica es poca en Perú y estoy realmente impresionado de ver a los padres deseosos de aprender junto a sus hijas y hacer preguntas”, declaró. “Desde nuestro punto de vista, es un resultado positivo y ahora estamos estudiando la posibilidad de adaptar nuestros talleres para que no solo las niñas se beneficien de ellos, sino también sus familias.”

Sacar provecho de la oportunidad de ir más lejos

Aunque los talleres presenciales pretenden mantenerse como prioridad, MaCTec ve en la situación actual una ventana de oportunidad.

Apoyándose en el éxito inicial de los talleres en línea, MaCTec estudia la posibilidad de crear materiales de calidad que puedan ser accesibles en línea, pero también fuera de esta, con miras a ampliar su disponibilidad entre una gran cantidad de niñas en Perú.

“Al desarrollar actividades y recursos científicos que sean a la vez transformadores y accesibles para las niñas en todo momento, esperamos llegar a muchas más niñas y a sus familias, en particular fuera de Lima en donde hay menos posibilidades para que las niñas se impliquen en el ámbito de las ciencias”, declaró Johanna.

Y añadió: “Más que nunca, esta crisis ha reforzado nuestra determinación de compartir nuestro modelo educativo centrado en la investigación, para permitir que todas las niñas puedan reflexionar y aprender de manera crítica y tener confianza en sus capacidades”.

***

Al pico de la pandemia, más de 1.500 millones de educandos en el mundo se vieron afectados en su educación debido al cierre de las escuelas vinculado al COVID-19. En el marco de la Coalición Mundial para la Educación de la UNESCO, se creó un “programa emblemático en materia de género” para proteger los logros alcanzados en materia de igualdad de género y de educación, así como para promover el empoderamiento de las niñas y las mujeres en la educación y en favor de esta.

El Premio UNESCO para la Educación de las Niñas y las Mujeres se creó en 2015 gracias a la financiación del Gobierno de la República Popular China. Este premio recompensa las contribuciones destacadas e innovadoras que permiten realizar progresos en la educación de las niñas y las mujeres.

La Mini Academia de Ciencias y de Tecnologías (MaCTec) resultó la galardonada del Premio UNESCO para la Educación de las Niñas y las Mujeres, en su edición de 2017. MaCTec empodera a las niñas peruanas mediante talleres animados por científicos profesionales, que les permiten maravillarse, crear y experimentar, además de volver a sus hogares para compartir sus experiencias con sus compañeros y compañeras, así como con su comunidad y poder aplicar lo que han aprendido.