Cómo puede la UNESCO mejorar su compromiso con la juventud: preguntemos a los jóvenes

19 octubre 2017

Ex niños soldados, jóvenes refugiados, emprendedores sociales y activistas ambientales se reunirán en la Sede de la UNESCO en París del 25 al 26 de octubre 2017 con motivo de la 10a edición del Foro de Juventud de la UNESCO, titulado Repensando el compromiso de la juventud con la UNESCO.

La UNESCO invita esta vez  a un grupo de 60 jóvenes a la mesa de discusión, tratándolos como actores y socios, más que como beneficiarios de su trabajo. El foro servirá como centro para sugerencias concretas sobre cómo la UNESCO puede mejorar su compromiso con los jóvenes.

“Actualmente hay 1,8 billones de jóvenes de entre 10 y 24 años. Se trata de la población más grande de jóvenes que jamás haya existido, y una oportunidad enorme para aprovechar el poder de las nuevas generaciones para conducir el cambio positivo” dice la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova.

Uno de cada diez niños vive en zonas de conflicto, en las que 24 millones de ellos no asisten a la escuela. La inestabilidad política, la falta de empleo y el escaso espacio para la participación política y cívica han conducido a un aislamiento cada vez más grande de los jóvenes en todo el mundo.

El nuevo formato del Foro de Juventud conectará a jóvenes mujeres y hombres de todo el mundo –que ya lideran iniciativas en sus comunidades para hacer frente a algunos de estos desafíos– con la UNESCO, con el objetivo de asegurar una mejor colaboración y una programación más adaptada.

“A menudo nos preguntamos cómo podemos responder mejor a las necesidades de la juventud, pero, ¿quién entiende éstas necesidades mejor que la juventud misma? Por lo tanto, es vital dejar de tratarlos como si fuesen meros beneficiarios de nuestro trabajo y trabajar con los jóvenes como actores y socios en el desarrollo de soluciones concretas”, añadió Irina Bokova.

Desde sus comienzos en 1999, el Foro de Juventud de la UNESCO ha sido una parte integral de la Conferencia General de la Organización. Al final del Foro de dos días, los jóvenes participantes compilarán una serie de recomendaciones sobre cómo la UNESCO puede mejorar su compromiso con la juventud y harán sugerencias de colaboración concretas. El Foro también ayudará a determinar maneras en las cuales la UNESCO puede continuar trabajando con jóvenes agentes del cambio tanto a nivel regional como a nivel subregional.

Algunos perfiles de los participantes

Maha AlSalehi es una joven investigadora del Yemen que dirige #IAmYemen (#YoSoyYemen) – una campaña mediática que defiende la paz y promueve la resolución de conflictos en el país. Maha también ha participado en el estudio de progreso sobre la Resolución 2250 sobre Juventud, Paz y Seguridad.

José Pedro Gioscia es un joven de Uruguay que aprovechó del poder de los videojuegos para alentar a jóvenes y niños a luchar contra el acoso callejero al que se ven enfrentadas muchas mujeres de la región, a través de una experiencia virtual que les hace experimentar cómo es caminar en los zapatos de una mujer.

Manyang Reath Kher es un joven huérfano de Sudán. Vivió en un campo de refugiados por 13 años antes de mudarse a los Estados Unidos por sus estudios. Fundó su propia compañía de café en Etiopia para proporcionar oportunidades de empleo para los refugiados sudaneses.

Mark Lozano es un joven emprendedor social de Filipinas que fundó “One Million Lights” (“Un Millón de Luces”). Esta organización proporciona alumbrado a las comunidades rurales a partir de energía solar, permitiendo así a los niños mejorar sus resultados escolares y a los adultos trabajar en ambientes más seguros, lejos de las lámparas de keroseno.

Moitshepi Matsheng es una joven de Botsuana. Huérfana a causa del SIDA, Moitshepi persistió con su educación y cofundó Young 1ove (“Amor 1oven”), una organización que ofrece educación sexual de calidad a mujeres jóvenes de África del sur y del este.

Temi Mwale es una joven del Reino Unido que aparece en la lista de la revista Forbes “30 under 30” (“30 menores de 30”). Creció en uno de los complejos de vivienda pública más violentos del país, donde presenció el desarrollo de pandillas juveniles y violencia desde una edad muy temprana. Actualmente lidera el 4Front Project, cuyo objetivo es abordar las causas de raíz de la violencia juvenil urbana.

Saddam Sayyleh es un huérfano que creció en un campo de refugiados palestinos en Jordania. Sin apoyo familiar, fue víctima de abuso físico y emocional a manos de algunos adultos del campo y abandonó la escuela en la adolescencia. En su edad adulta, Saddam retomó sus estudios y fundó ILearn (“YoAprendo”), un programa que satisface necesidades educativas muy específicas de los jóvenes refugiados y niños que han sido dejados atrás. Desde entonces, se le ha otorgado una beca del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y ILearn (“YoAprendo”) ha crecido hasta servir a 12.000 personas en ocho lugares de Jordania y dentro de las comunidades de refugiados.

***

Los periodistas que deseen cubrir el Foro deben contactar a: Djibril Kébé, servicio de prensa de la UNESCO, +33 (0)1 45 68 17 41, d.kebe@unesco.org

Más información: Ashley Baldwin, a.baldwin@unesco.org