Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Cinco preguntas a un joven defensor de la educación

12 julio 2019

robert_napier_708x408.jpg

© UNESCO / Eyecone

Conversamos con Robert Napier, de Malta, representante de los jóvenes y estudiantes durante la Reunión Mundial sobre la Educación 2018. Este joven líder apasionado, es el presidente de la Unión de Estudiantes de Europa (ESU, por sus siglas en inglés). Robert está implicado en el movimiento estudiantil desde hace más de cuatro años y participó en el Consejo Nacional de Estudiantes de Malta en calidad de comisario responsable de la política social, secretario general y presidente. Los principales ámbitos en los que interviene en el seno de la ESU son la dimensión social (fundamentalmente los Objetivos de Desarrollo Sostenible), el Grupo de Seguimiento de Boloña, la cooperación con otros organismos, tales como el Consejo de Europa, EUROSTUDEN, el Grupo E4 y la UNESCO, así como el sector europeo de la educación.            

Paralelamente a su participación en el evento “Garantizar una educación de calidad inclusiva, pertinente y equitativa para todos: un requerimiento para el siglo XXI”, durante el Foro Político de Alto Nivel de Nueva York, el pasado 15 de julio, Robert respondió a cinco preguntas sobre el punto de vista de los jóvenes acerca del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4.

¿Qué le hace pensar que hoy en día pueda pesar una amenaza sobre el derecho a la educación?

Las amenazas que pesan sobre la educación son numerosas: desde la privatización del sector hasta las desigualdades en materia de acceso y de culminación de estudios, incluyendo los límites que se les impone a la libertad académica y a la autonomía institucional, por citar solo algunos. La educación es un derecho humano fundamental, sin embargo, muchos rehúsan ver esta realidad. Al crear obstáculos de accesibilidad, ya sea directos o indirectos, impedimos que las personas alcancen su pleno potencial y se conviertan en catalizadores del cambio en este mundo. El derecho a la educación no debería depender de lo que se tiene en el bolsillo ni del medio socioeconómico de nadie, y debemos continuar nuestro combate para lograr que la educación sea considerada como un bien público ante el cual los diferentes gobiernos deben asumir las responsabilidades necesarias. 

La UNESCO está elaborando una convención mundial que ayudará a mejorar la movilidad de los estudiantes y el reconocimiento de sus cualificaciones en el extranjero - ¿cómo cree que esto pueda ayudar a los jóvenes?

Hoy en día, la movilidad es un instrumento esencial para favorizar el diálogo constructivo en un entorno multicultural. Las competencias y el entendimiento multiculturales, así como los valores y los principios democráticos y las competencias lingüísticas, son indispensables en el mundo globalizado de hoy y necesarios para la construcción de una sociedad en la que todos los individuos puedan convivir pacíficamente. Creo que esta convención mundial ayudará a mejorar la calidad de la educación al ampliar las perspectivas internacionales y al hacer que fluyan los conocimientos, así como al reforzar la comprensión intercultural, la independencia y las competencias transversales entre estudiantes.

¿Qué significa para usted la inclusión en la educación superior?

La inclusión tiene múltiples facetas, pero desafortunadamente, solo rascamos la superficie y pensamos en hablar de inclusión holística. Ante todo, la inclusión en la educación superior supone la supresión de los obstáculos de acceso y transición, así como de los obstáculos existentes o que coexisten día a día en el seno de la comunidad de la educación superior. Para hablar de inclusión holística, se debe garantizar la inclusión y la participación de los estudiantes, así como de sus representantes, a todos los niveles de la comunidad educativa. Se trata de proporcionar un apoyo en materia de alojamiento, y llegado el caso, informaciones prácticas y apoyo al proceso de adaptación, algo que supone actividades y medidas de integración de calidad con miras a promover la inclusión de todas las personas, sin importar su perfil o su entorno.

No vamos por el buen camino para alcanzar los objetivos de la educación – en su opinión, ¿cuál debería ser nuestra prioridad para alcanzarlo?

El hecho de tomar conciencia de que no vamos por el buen camino es de por sí una etapa muy importante, pues no hay nada peor que estar desconectado de la realidad. Creo que debemos comenzar por hacer hincapié en el apoyo entre homólogos de un país a otro. Debemos tener el valor suficiente para darnos cuenta de que admitir que no vamos por el buen camino no es algo vergonzoso, sino más bien algo de lo que debemos sacar provecho para aprender unos de otros. Algunos países han logrado grandes progresos en materia de educación, y otros se concentraron demasiado en temas fútiles que no daban solución al conjunto del problema. Personalmente, creo que nuestro primer objetivo debería ser impedir que alguien se quede rezagado, algo que implica grandes esfuerzos para reducir las desigualdades existentes y proporcionar a cada cual el derecho de acceder a una educación de calidad. Debemos centrar las mentalidades en la educación. En mi opinión, el ODS 4 es el más importante de todos los ODS, ya que solo gracias al poder de la educación podremos solucionar todos los problemas restantes. De este modo, si me lo pregunta, le diría que, llegado el caso, se debe abandonar todo lo demás y concentrar la energía de todos en la creación de una educación de calidad. El resto de los Objetivos se alcanzará mediante la transformación que la educación habrá generado.   

¿Qué pueden hacer los jóvenes para incitar a los gobiernos a mantener el rumbo?

Los jóvenes y la sociedad civil en general desempeñan un papel crucial al velar y mantener el control de las acciones gubernamentales. Animo vivamente a los jóvenes a incorporarse a las OSC y a actuar de manera holística. Como joven, entiendo que es difícil mantener la esperanza, en particular en estos tiempos agitados en los que parece que nada va bien. No obstante, no olvide que su voz es importante y cuenta. Tal vez no lo parezca, pero somos la voz más fuerte y los gobiernos nos escuchan cuando hablamos. No dejen que ningún gobierno pretenda convencerlos diciendo que representan el futuro – ustedes representan el presente, y son los únicos que tienen la energía suficiente, la determinación y el poder para llevar a cabo los cambios positivos. Lo que hoy sembremos lo recogeremos mañana – tratemos entonces de convertirnos en seres humanos mejores y preparar un mundo mejor para nosotros hoy y para nuestros hijos mañana.