News

El Chamamé es Patrimonio Cultural de la Humanidad

22/12/2020
10 - Reduced Inequalities

Se aprobó la inscripción de las prácticas y los conocimientos tradicionales relacionados con esta forma de expresión cultural en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO

“Para todos los que amamos el Chamamé, hoy es un día de celebración”, manifestó el Ministro de Cultura de la Nación Argentina, Tristán Bauer, tras conocerse la decisión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO de incluir “El Chamamé” en en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La candidatura, que fue impulsada por el Instituto de Cultura de Corrientes, busca fortalecer la importancia de esta expresión cultural y brindar un mayor reconocimiento a las personas, grupos y comunidades portadoras.

Descripción de la práctica

El Chamamé es una forma de expresión artística marcada por elementos guaraníes, afroamericanos y europeos, que tiene su sede principalmente en la provincia de Corrientes (República Argentina), pero que llega también a las provincias de Chaco, Misiones, Santiago del Estero, Formosa, Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires, así como a las regiones de Rio Grande y Mato Grosso do Sul (Brasil), el Noroeste de la República Oriental del Uruguay y el Centro y Sur de Paraguay.

Es una declaración que nos invita a asumir aún con mucha más fuerza y responsabilidad, resignificar, estar atentos, sobre este tesoro, esta maravilla sobre la que estamos parados: la tradición del chamamé y todos sus infinitos rostros

Chango Spasiuk, compositor y acordeonista

Los componentes clave del Chamamé son los siguientes:

  • Baile de "abrazo cercano": un tipo de baile en el que los bailarines se abrazan uno al otro pecho con pecho y sus cabezas se entrelazan, bailando mejilla con mejilla a veces. No hay una coreografía fija: los bailarines siguen la música, adaptando pasos de baile, figuras y golpeteo de zapatos.
  • Musiqueada: acto de celebración que incluye la fiesta, la invitación, la oración y el sapukay.
  • Sapukay: Fonación o llanto típico, acompañado de gestos y movimientos corporales, para transmitir sentimientos, emociones y sensaciones profundas, como alegría, tristeza, dolor y valentía.
  • Instrumentos: los instrumentos originales fueron el violín y la vihuela, y posteriormente también se incorporaron la guitarra, armónica, acordeón de botones diatónicos de dos filas, bandoneón y contrabajo.
  • Canto: tiene sus raíces en los cantos de adoración u oración. Posteriormente se diversificó y se combinaron los idiomas guaraní y español.
  • Atuendos: varían según el evento y el tipo de música.
  • Lengua guaraní: los músicos pioneros de Chamamé eran de zonas rurales donde la lengua guaraní formaba parte de la comunicación cotidiana. Actualmente, la letra y la poesía de Chamamé se transmiten en el dialecto "yopará", que combina el español y el guaraní.

La comunidad “chamamecera” está formada por músicos, compositores, intérpretes, poetas, mezcladores y editores, además de bailarines y profesores de música y danza, quienes son los responsables de crear, interpretar y producir Chamamé. En ella la transmisión generacional tiene un papel significativo, ya que es habitual que una familia tenga músicos de segunda o tercera generación, bailarines, artesanos, modistas y luthiers, entre otros.

Otros roles importantes en la transmisión del elemento son desempeñados por historiadores, antropólogos e investigadores de la cultura Chamamé (que recuperan documentos y tradiciones del pasado para enriquecerlo) y organizadores de los distintos encuentros de Chamamé, agrupados en asociaciones de la sociedad civil (que organizan encuentros en pueblos, ciudades y distritos durante todo el año). El creciente interés de los jóvenes ha llevado al establecimiento de nuevas academias y escuelas de danza y música, así como a innovaciones significativas en la creación literaria y el ritmo de Chamamé.

El proceso de candidatura

El proceso de elaboración de la candidatura del Chamamé se llevó a cabo con el consentimiento y la participación activa de las comunidades practicantes. Liderado por el Instituto de Cultura de Corrientes, se llevaron a cabo numerosas reuniones y actividades de consulta que favorecieron el intercambio sobre la importancia simbólica (a nivel personal y comunitario) de esta práctica cultural.

En estas consultas, las comunidades practicantes manifestaron que el Chamamé es un elemento vital de sus identidades, que fomenta el uso y preservación de la lengua guaraní y sirve como un medio para transmitir emociones y reflexionar sobre las diversas situaciones de la vida cotidiana. Otro elemento que fue mencionado reiteradamente es “Ñande Reko”, expresión en lengua guaraní que significa “forma de ser” e implica una perfecta armonía entre lo humano, lo natural y lo espiritual.