Article

El CapED presenta Respuestas Educativas al COVID-19 en 17 países

11/08/2020

La repercusión del COVID-19 en la educación no tiene precedentes. En pleno auge de la epidemia, la UNESCO repertorió 194 cierres de centros educativos a escala nacional, algo que significa prácticamente un cierre completo de escuelas a escala mundial. Entre los desafíos a los que la educación debe hacer frente actualmente figuran fundamentalmente la amenaza contra el acceso al aprendizaje y la calidad de este, el riesgo de aumento de las tasas de abandono escolar y el aumento de la brecha de desigualdades, por solo mencionar algunos.

Las prioridades mundiales en materia de educación han cambiado ante esta nueva crisis, pero el programa de Desarrollo de Capacidades para la Educación (CapED) ha sabido adaptar rápidamente sus acciones y desplegar sus experiencias en la Sede, en las Oficinas Regionales y en los institutos de 17 países. En conformidad con los planes nacionales del sector educativo y con un presupuesto de 2,8 millones de dólares estadounidenses, el CapED apoya la elaboración de contenidos para la radio y la televisión, la planificación sensible a las situaciones de crisis, el perfeccionamiento de los docentes y la sensibilización de los educandos, los padres y las comunidades locales. Se espera que, solamente en materia de educación a distancia, beneficie a 120.000 docentes y miembros del personal educativo.

Las intervenciones del CapED responden a tres ámbitos de acción emblemáticos de la nueva Coalición Mundial para la Educación creada por la UNESCO para responder a la crisis de la educación debido al COVID-19 y proteger el derecho a la educación. Estos ámbitos son: la conectividad, los docentes y la igualdad de género.

Conectividad

El CapED se centra en aumentar el suministro y la calidad de los materiales, los recursos y las plataformas de aprendizaje a distancia, así como a ayudar a los países en lo relativo a la planificación de la resiliencia. Por ejemplo, proporciona apoyo técnico a los gobiernos de Mauritania, Mozambique y Myanmar para que elaboren planes de respuesta educativa al COVID-19 y, en el caso de Sudán del Sur, hace hincapié en la elaboración de un plan de respuesta específica en el ámbito de la EFTP.

Mediante el CapED, la UNESCO participa, junto a Education Cannot Wait (ECW) en la cofinanciación de las actividades relacionadas con las respuestas educativas al COVID-19 en la República Democrática del Congo. Como se estima que la cobertura de Internet del país es inferior al 20% (según una encuesta de 2008 del programa MICS), la UNESCO y ECW concentran sus esfuerzos conjuntos en el aprendizaje a distancia a través de la radio, en particular las estaciones de radio locales, con el objetivo de llegar a más de 4 millones de educandos. Para esto, la UNESCO y ECW adaptan el programa de educación primaria, así como de 8° grado, a los cursos difundidos por la radio. El programa contribuye también a reforzar las capacidades de 120 emisoras radiales comunitarias y de 240 miembros del personal de estas para garantizar la difusión de los cursos.

En Senegal, el CapED también colabora con los asociados para respaldar la respuesta educativa nacional al COVID-19 en el marco del proyecto emblemático sobre la conectividad. Mediante la Coalición Mundial para la Educación, el Ministerio de Educación de Senegal solicitó el apoyo de la UNESCO para elaborar un plan estratégico de aprendizaje a distancia y garantizar su aplicación en colaboración con Microsoft. Esta iniciativa tiene como objetivo reducir la brecha digital que afecta a las personas que viven en regiones marginadas proporcionando cuentas de Microsoft Teams a unos 81.000 docentes y a más de 700.000 educandos, así como opciones de conectividad a bajo costo en las regiones en donde llevaría mucho tiempo poner en marcha grandes proyectos de infraestructura. Habida cuenta de que la preparación de los docentes para la utilización de la tecnología en el aprendizaje en línea es esencial, el CapED ayuda a formar a 200 miembros del personal educativo del Ministerio para que se conviertan en formadores especializados que podrán formar a los docentes para que impartan un aprendizaje a distancia mediante la plataforma de TEAMS.   

Docentes

Muchas de las acciones del CapED en respuesta al COVID-19 se centran a la vez en la conectividad y en los docentes ya que forman a los educadores para que puedan adaptarse a la enseñanza a distancia. Es fundamentalmente el caso de Bangladesh, en donde el CapED ha creado proyectos de directrices en línea que podrán utilizarse en las intervenciones del CapED relativas a los tres ámbitos principales de la nueva Coalición. Además, el CapED apoya la grabación y difusión de los contenidos de audio mediante las radios públicas y comunitarias, así como de teléfonos móviles. La iniciativa tiene como objetivo elaborar 170 programas de audio adaptados a la radio y a los móviles para la educación primaria, haciendo hincapié en las asignaturas básicas, así como formar a operadores de radio para que sean capaces de crear y difundir contenidos pedagógicos mediante la radio y los móviles. 

En Uganda y Zambia, por ejemplo, el CapED lleva a cabo evaluaciones de docentes para determinar sus niveles de competencia en TIC. A corto plazo, esto permitirá que se determine el tipo de intervención vinculada con las TIC según lo requerido por los docentes en el marco de la respuesta educativa actual al COVID-19. A largo plazo, las recomendaciones emanadas de estas evaluaciones se convertirán en el punto de partida para elaborar materiales de formación para los docentes en materia de utilización de las TIC como herramienta pedagógica en el contexto del COVID-19 y más allá de este.

Igualdad de género

A sabiendas de que todas las acciones del CapED hacen hincapié en el empoderamiento de las mujeres y en la igualdad de género, al tratar de alcanzar la paridad entre sexos en todas las formaciones y los objetivos, así como en aplicar la perspectiva de género en todos los contenidos elaborados, el programa también lleva a cabo acciones centradas en el ámbito de acción principal sobre igualdad de género de la Coalición Mundial.

En Nepal, por ejemplo, la UNESCO, en colaboración con el Ministerio de Educación, Ciencias y Tecnología (MOEST), el Centro para la Educación y del Desarrollo de los Recursos Humanos (CEHRD) y del grupo de asociados locales para el desarrollo de la educación, examina las consecuencias a corto y largo plazo del COVID-19 en la educación. Posteriormente, el programa llevó a cabo un mapeo y una evaluación de los recursos digitales disponibles para identificar los contenidos existentes y determinar en qué medida toman en cuenta las cuestiones relativas al género y la inclusión, así como en qué medida están alineados con el programa de educación nacional. Esta labor ayudará a esclarecer los ámbitos en los que el Gobierno y sus asociados para el desarrollo deben concentrar sus esfuerzos para cubrir la brecha y evitar de trabajar doble. Además, en colaboración con el CEHRD, se elaboraron y difundieron 100 cursos radiofónicos para alumnos de 10° grado. Para garantizar que tanto las niñas como los niños de las regiones remotas participen por igual en estos cursos, el CapED ha desarrollado materiales de comunicación que incitan a una participación en condiciones de igualdad de ambos sexos.

En 2020, el CapED seguirá ayudando a que los países desarrollen y pongan en marcha sus planes de respuesta educativa al COVID-19, y a mostrarse reactivos y flexibles para adaptarse a la evolución de la situación y poder apoyar lo mejor posible a los Gobiernos y a las instituciones que deben hacer frente a los cambios rápidos de las prioridades educativas.