Article

Beijing+25: ¿Cómo los países ponen en práctica sus compromisos en favor de la igualdad de género y de la educación desde 1995?

01/12/2020
04 - Quality Education
05 - Gender Equality

La educación cambió mi vida – de ser una niña que vivía en una aldea confrontada a la pobreza y que trataba de sobrevivir a un matrimonio precoz y a la violencia, me convertí en una docente en la universidad, activista y defensora de la educación, a la vez que trato de apoyar y de desarrollar la educación en mi país y de utilizarla como instrumento para el cambio. Creo en la educación. De la misma manera que ha cambiado mi vida, es capaz de transformar también la vida de todos los niños del mundo” - Ahlam, Yemen

En el año 2020 se conmemora el 25° aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, un compromiso histórico en favor de los derechos de las niñas y las mujeres.

En el marco de un examen de los logros alcanzados desde hace 25 años y como contribución al Informe de seguimiento de la educación en el mundo (GEM) 2020, la UNESCO y el Informe GEM han encargado un conjunto de estudios para hacer un balance sobra la manera en que determinadas estrategias recomendadas por la Plataforma de Acción fueron puestas en marcha en 11 países a través del mundo.

Los estudios realizados en Argentina, Sierra Leona y el Reino Unido demuestran cómo los embarazos precoces obstaculizan la educación de las niñas y qué medidas han sido tomadas para eliminar los obstáculos que afectan a la educación formal en lo relativo a las adolescentes embarazadas y las jóvenes madres. En estos países, una voluntad política férrea, el compromiso de la sociedad civil y las medidas holísticas demostraron ser eficaces, generando avances en la reducción de la tasa de embarazos precoces y en el suministro de servicios educativos para las niñas jóvenes embarazadas y los padres jóvenes.

Los estudios de casos de Botswana, Alemania y los Emiratos Árabes Unidos examinan las medidas tomadas para proporcionar orientación escolar y profesional no discriminatoria y sensible a las cuestiones relativas al género para incitar a las niñas a continuar sus estudios en los ámbitos en que se encuentran insuficientemente representadas, en particular en los programas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) o en la educación y formación técnica y profesional (EFTP). Se necesitan esfuerzos suplementarios en estos ámbitos – y en numerosos contextos – para ayudar a las niñas a tomar decisiones informadas, sin prejuicios sexistas, en lo relativo a sus futuros ámbitos de estudios y a sus carreras. 

Los estudios de casos realizados en Comoras, Etiopía y Nepal también revelan progresos moderados en la elaboración de programas pedagógicos, manuales escolares y ayudas pedagógicas exentos de estereotipos y prejuicios sexistas. En Comoras y en Etiopía, no ha tenido lugar ningún cambio significativo en la representación de géneros en los textos, ilustraciones y funciones asignadas. En cambio, el material de aprendizaje de Nepal se ha convertido en mucho más sensible a las cuestiones relativas al género, aunque queda aún mucho por hacer ya que los estereotipos de género todavía persisten.

Los estudios de casos que se llevaron a cabo en Brasil y Bulgaria demuestran que todavía queda un largo camino por recorrer para alcanzar la igualdad entre las mujeres y los hombres en el cuerpo docente y esto, a pesar de algunas evoluciones positivas desde 1995. La desigualdad de género permanece presente en la contratación y promoción de los docentes para los puestos de dirección. Derribar la barrera invisible no forma parte aún de las políticas en materia de educación.

Estos ejemplos de países demuestran que si se han alcanzado algunos logros indiscutibles durante los últimos 25 años desde que fue aprobada la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, estamos lejos de haber realizado nuestros compromisos en favor de la igualdad de género en la educación y mediante esta.

Veinte y cinco años después de la declaración histórica de Beijing y de su plataforma de acción, las niñas deben seguir haciendo frente a los obstáculos que les impiden asistir a la escuela y realizar su potencial. Debemos garantizar la igualdad para la próxima generación de niñas y niños en la educación y mediante esta”, declaró Manos Antoninis, director del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO.

La UNESCO hace un llamamiento a los gobiernos para que intensifiquen sus esfuerzos, en lo que responden a la crisis actual de la COVID-19, con miras a garantizar que todas las niñas continúen sus estudios y vuelvan a la escuela en condiciones de seguridad en cuanto estas vuelvan a abrir. Debemos sacar provecho del potencial de educación increíble de las niñas que transforma las sociedades – haciéndolas más justas y prósperas – y nos garantiza un mejor futuro para todos.

Estos esfuerzos contribuyen directamente a la iniciativa de la UNESCO Su educación, nuestro futuro, presentada el año pasado, que hace un llamamiento a una acción colectiva acelerada en favor de la educación de las niñas y las mujeres.