Una beca de la UNESCO ayuda a una joven jordana a hacer lo que le apasiona

30/01/2020

“No pararé hasta dejar mi propia huella en la sociedad.”

Conversamos con Rand Alyaseem, de 21 años de edad, proveniente de Jordania. En 2017, vio un anuncio en línea sobre la posibilidad de obtener una beca del Luminus Technical University College (Al Quds College) y pudo participar en un programa de Enseñanza y Formación Técnica y Profesional (EFTP).
"Primero, no se lo dije a nadie y fui solo a enviar mi solicitud", dice Rand. “Entonces, le dije a mis padres. Fueron muy comprensivos ya que valoran la educación y quieren que sea feliz”.

Rand, la más pequeña de cuatro hermanos, creció en Ammán. No pudo obtener su “tawjihi” (diploma de estudios secundarios), pero no se desanimó por eso. Nos dice: “El ‘tawjini” no es algo inalcanzable. Si no logras obtenerlo tu vida no se detendrá por esta razón. Tenemos mucho por delante y muchas maneras de superarnos. Cuando supe de la beca de EFTP tuve ganas de adquirir capacidades valiosas.”  

Las becas son parte del proyecto “Proporcionar EFTP a los jóvenes jordanos vulnerables y refugiados sirios” puesto en marcha en colaboración con el gobierno de la República de Corea. El proyecto se lleva a cabo mediante la Oficina Regional de la UNESCO en Ammán, que desempeña la función de liderazgo al impulsar la consecución de los objetivos mundiales en materia de educación.

Rand era una de las personas que corría el riesgo de “quedarse rezagada” pero la aceptaron enseguida en un programa de arte y diseño. Llegó a convertirse en una de las mejores de su clase y finalizó su  curso y su pasantía en 2018. Empezó a buscar trabajo en el ámbito del diseño y los medios de comunicación en función de sus competencias y justo después de su graduación encontró el puesto adecuado.   

Rand sonríe cuando evoca su trabajo. “Trabajo en una empresa de redes sociales y comercialización llamada ‘Boom Media’, en Ammán”, afirma. “Me gusta mi equipo y sé que contar con las personas indicadas supone una gran diferencia. Me gusta aprender y mejorar cada día, y me siento preparada gracias a mi formación, en particular en términos de diseño gráfico y competencias interpersonales.”

“Cuando era más joven quería ser diseñadora de moda y siempre me gustó el ámbito artístico. Ahora que tengo más edad los medios de comunicación constituyen mi pasión. Creo que es importante dar pequeños pasos para progresar cada día. Un día me gustaría encargarme del diseño gráfico en la empresa.  No pararé hasta dejar mi propia huella en la sociedad”, afirma Rand, quien sigue desarrollando sus centros de interés y trabaja como voluntaria durante su tiempo libre. 

Mediante su programa de becas, la UNESCO trabaja para apoyar a que los jóvenes puedan acceder a diplomas de enseñanza posbásica de calidad. En 2019, 111 jóvenes jordanos vulnerables y 135 jóvenes refugiados sirios realizaron estudios vinculados a la EFTP en un conjunto de seis disciplinas.