Las asociaciones pueden hacer frente a los problemas de la reglamentación de las comunicaciones

31/01/2020

Los reguladores de las comunicaciones de todo el mundo se reunieron en Rabat, Marruecos, esta semana para debatir sus desafíos. Los temas se resumieron en el título de la conferencia: "Regulación de los medios de comunicación en un entorno digital, móvil y social: adaptación, reforma, reconstrucción".

"Se espera más que nunca que los reguladores de los medios de comunicación refuercen los valores democráticos del pluralismo y la expresión justa de los pensamientos y opiniones", afirma la nota conceptual del evento, convocado por la Alta Autoridad Marroquí de Comunicación Audiovisual (HACA).

En la nota conceptual se observa que los organismos reguladores están sometidos a una presión cada vez mayor de la opinión pública sobre cuestiones como la lucha contra la incitación al odio, la protección de los datos personales y el manejo de los riesgos de la inteligencia artificial. "Para responder a estas nuevas expectativas, todavía hay que definir las modalidades y los interesados de este nuevo paradigma de reglamentación", afirma.

En este contexto, el director estrategia y política del Sector Comunicación e Información de la UNESCO, Guy Berger, compartió cómo la labor de la organización podría ser de ayuda para los reguladores.

"Para hacer frente a los desafíos, pueden hacer bien en verse a sí mismos como educadores, no sólo como reguladores", dijo, destacando su potencial en la promoción de la alfabetización mediática e informacional en estos nuevos tiempos.

"La sociedad necesita que estas alfabetizaciones se desarrollen en las escuelas, en los medios de comunicación que ustedes licencian y en su propio trabajo", dijo. "Todo esto exige asociaciones en todos los ámbitos para que el público comprenda la libertad de expresión, la calidad de las comunicaciones y la función de la reglamentación".

Además de aunar esfuerzos educativos con otros actores, los reguladores también podrían explicar su papel al público en ocasiones clave como el Día Mundial de la Radio y el Día Internacional del Acceso Universal a la Información, dijo el director.

El funcionario de la UNESCO también recordó la definición de gobernanza acordada en la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, que apunta "el desarrollo y la aplicación por parte de los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, en sus respectivas funciones, de principios, normas, reglas, procedimientos de toma de decisiones y programas compartidos".

Motivó que "este contexto de gobernanza es pertinente para los reguladores, ya que subraya cómo, en la forma en que se aplican las normas y se evalúa la práctica, se puede hacer bien en llevar a cabo consultas de múltiples interesados con el gobierno, las empresas y la sociedad civil".

Para hacer frente a los desafíos que plantea la reglamentación de las comunicaciones por Internet, Berger abogó además por que los organismos reguladores intensifiquen su compromiso con la "zona ascendente" de la gobernanza de Internet, por ejemplo, aprovechando los principios de la ROAM acordados por los Estados miembros de la UNESCO.

Este marco de cuatro partes podría ayudar a orientar las decisiones de reglamentación, así como las comunicaciones públicas sobre la reglamentación, porque pone de relieve que los organismos reguladores desempeñan un papel en el fomento de los derechos humanos, la apertura, la accesibilidad y la participación de múltiples interesados en la gobernanza de las comunicaciones.

Al mismo tiempo, señaló Berger, el auge de la inteligencia artificial complica la capacidad de regular el nivel inferior de los "procedimientos y programas de adopción de decisiones" en el marco más amplio de la gobernanza.

"La buena noticia es que los gobiernos que los representan en la UNESCO estudiarán el año próximo la posibilidad de adoptar un instrumento normativo para la ética en la Inteligencia Artificial", dijo Berger.

Este desarrollo, si se acuerda, operaría a nivel "ascendente" de "principios y normas" de gobernabilidad, y podría ayudar a satisfacer los intereses de los reguladores en ver los parámetros establecidos para la "toma de decisiones y programas" automatizados dentro de las operaciones de comunicaciones.

Berger también mencionó los indicadores de universalidad de la Internet de la UNESCO, y alentó a los organismos reguladores a que participaran cuando se realizaran esos estudios en sus países.