Article

El aprendizaje por conducto de la radio y la televisión en tiempos del COVID-19

02/06/2020

La pandemia de COVID-19 ha provocado uno de los mayores trastornos de la educación que el mundo ha conocido, afectando a más del 90% de la población estudiantil mundial. Numerosos países optaron por la educación a distancia en línea para garantizar la continuidad del aprendizaje.

No obstante, según un estudio reciente realizado por el Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS, por sus siglas en inglés) y Teacher Task Force, unos 826 millones de alumnos (50%) de los alumnos que permanecieron fuera de las aulas debido a la pandemia no tienen acceso a una computadora en sus casas. Alrededor de 706 millones no tienen acceso a Internet y 56 millones viven en regiones no atendidas por las redes móviles. Muchos países han tenido que encontrar rápidamente soluciones eficaces a esta situación, y la televisión y la radio han demostrado ser una buena alternativa cuando el aprendizaje en línea no es posible.

La UNESCO y la Unión Europea de Radio y Televisión (UER) organizaron un taller virtual el miércoles 27 en el que se exhortó a los representantes de las radiodifusoras nacionales a presentar los programas y las innovaciones puestos en marcha, así como a debatir de las experiencias extraídas de la enseñanza a distancia por conducto de la radio y la televisión. 

¿Cuáles son las necesidades?

Considerando la brecha tecnológica existente, la mayoría de los países del mundo utilizan también programas de televisión y/o de radio para poner en marcha el aprendizaje a distancia. África parece ser el continente más activo en los esfuerzos que se han llevado a cabo para sacar provecho de la radio y la televisión (70% de los países), es decir, una mezcla de los dos (34% de los países), mientras que se considera que Europa y América del Norte utilizan menos la radio que otras regiones, pero se mantienen muy activas en el despliegue de la educación a distancia.

El interés de las emisiones educativas difundidas por la televisión y la radio va más allá de las necesidades de los estudiantes. En algunos países, estos programas han sido elaborados para proporcionar un aprendizaje intergeneracional, en el que figuran las lenguas locales, y que incluyen también cuestiones tales como la salud y el bienestar psicosocial, dos elementos importantes para respaldar a las poblaciones afectadas por la amenaza que representa el COVID-19.

No obstante, la puesta en marcha y la utilización de la radio y la televisión como herramientas para impartir la enseñanza a distancia representan desafíos mayores, tales como:

  • Que el contenido educativo no se encuentre disponible en los formatos audiovisuales.
  • Las dificultades de determinados países para elaborar contenidos significativos en cantidad y de calidad en poco tiempo.
  • La ausencia de colaboraciones precedentes en la concepción y difusión de los contenidos educativos.
  • La necesidad de comunicación y colaboración entre los especialistas del ámbito educativo y los profesionales del sector audiovisual para elaborar planes de estudio.
  • La carencia de práctica y experiencia en el seguimiento de la evaluación del aprendizaje…

Todos los participantes presentes estuvieron de acuerdo en que para lograr la puesta en marcha exitosa de los programas existen tres aspectos fundamentales: la colaboración, el pragmatismo y un enfoque centrado en los alumnos.

Sin la colaboración no hay éxito posible

La colaboración entre los difusores, las autoridades del sector educativo y los docentes ha sido uno de los factores del éxito en la aplicación de programas educativos por conducto de la radio y la televisión.

En efecto, cada uno de estos sectores, que disponen de sus propios ámbitos de experiencia, han podido complementarse, fundamentalmente en las cuestiones relativas al desarrollo y la elaboración de contenidos pedagógicos. En Lituania, Georgia y Australia, la colaboración con los ministerios de educación ha sido decisiva para poder crear los programas, ya que era importante que los cursos propuestos mediante la radio y la televisión se ajustasen al plan nacional de estudios. 

El Dr. Ricaud Aukbur, director del aprendizaje en línea del Ministerio de Educación de Mauricio, explicó que se había creado especialmente un equipo para desarrollar los contenidos educativos mediante la radio y la televisión. Este equipo estaba formado por docentes voluntarios, responsables de la educación primaria y secundaria, inspectores de la educación primaria y secundaria, la Universidad Abierta de Mauricio, servicios encargados de la creación de planes de estudio y difusores. 

La mayoría de los radiodifusores hicieron un llamamiento a los docentes para que presentaran sus programas educativos apoyándose en su experiencia en materia de transmisión de conocimientos. La Sra. Elene Gabashvili, directora de relaciones internacionales de la radio pública de Georgia, indicó que su red había solicitado la participación de 20 docentes de los sectores público y privado, escogidos por el Ministerio de Educación para grabar sus programas.

Tomar decisiones pragmáticas

Debido a las limitaciones de tiempo para crear y elaborar los contenidos educativos para la radio y la televisión, la mayoría de los difusores optaron por apoyarse en los programas ya existentes.

En Lituania, el Sr. Gytis Oganauskas, director general adjunto de la radio y la televisión nacionales lituanas, explicó que decidieron adaptar los formatos ya existentes a las necesidades educativas y de recreación, añadiendo contenidos educativos y elementos interactivos. Asimismo, sacaron provecho de sus archivos audiovisuales elaborando módulos de aprendizaje sobre diferentes temas, utilizando documentales, emisiones y películas de sus bases de datos.

El Sr. Robert Fortuijn, responsable del canal Zapp & Zappelin, del radiodifusor público NPO (Países Bajos), recomendó centrar los esfuerzos y ser coherentes en lo referente a sus capacidades: “Es mejor hacer un poco de lo que se sabe hacer bien, que hacer mucho de mala calidad”. También destacó que la coherencia era un aspecto determinante para incitar a los educandos a que siguieran sus programas.

La Sra. Anabel, responsable de la educación digital de ABC Australia, indicó que, debido a las medidas sanitarias puestas en marcha en su país, los equipos de producción debían ser más creativos a la hora de filmar los programas con una sola cámara y dos productores.

Un enfoque centrado en los educandos

Los objetivos principales de las diferentes medidas presentadas durante el taller fueron llegar a los estudiantes y garantizar la continuidad de la educación.

La mayoría de los difusores concibieron de este modo sus programas con más elementos interactivos para captar la atención de los educandos, en particular de los más jóvenes. Asimismo, los programas fueron concebidos para proporcionar una plataforma con miras a intercambiar informaciones y experiencias entre las diferentes generaciones. Muchos de los ejemplos citados durante el taller abarcaron la utilización de las aplicaciones o de vídeos, así como de cuestionarios en línea.

En Lituania, por ejemplo, el difusor nacional creó desafíos interactivos para las tareas en casa, estimulando a los niños a que se grabaran y enviaran sus vídeos para hacerlos participar activamente en las actividades.

¿Se trata de una solución sostenible?

La utilización de la radio y la televisión como soluciones de aprendizaje a distancia es un medio excelente para hacer frente a la brecha digital en el sector educativo y llegar a los educandos más marginados. No obstante, quedan todavía muchas cuestiones importantes por abordar.

Se abordaron numerosas cuestiones relativas a la garantía de calidad de los programas educativos, a la motivación de los educandos, en particular los más jóvenes, a la evaluación o a la medida de los resultados del aprendizaje, pero se necesitan aún más inversiones, en las que se debe profundizar.

Además, la cuestión de la viabilidad a largo plazo de estos programas es también motivo de debate. Algunos países, como Georgia, decidieron continuar con la difusión de los programas elaborados durante la pandemia después de la reapertura de las escuelas.

Se trata de ámbitos de reflexión inmediata en los que la UNESCO y la UER se comprometen a generar conocimientos y datos fehacientes para que nadie quede rezagado en la respuesta del aprendizaje a distancia a la pandemia de COVID-19.

La UNESCO y los talleres virtuales de la UER sobre la utilización de la radio y la televisión en el aprendizaje se realizan también en francés y en español (próximamente)