Aprender en tiempos de COVID-19

10/06/2020

Conjunto de webinarios sobre la estrategia para la reapertura de las escuelas

Mientras los gobiernos se preparan para reabrir las escuelas, es esencial planificar con antelación con miras a garantizar una transición cuidadosa de los alumnos, los docentes y las familias, que tenga en cuenta la repercusión del cierre prolongado de las escuelas en el aprendizaje.

Fue este el objetivo de un conjunto de webinarios realizados conjuntamente por la UNESCO, el UNICEF y el Banco Mundial en el Marco para la reapertura de las escuelas, dedicado al aprendizaje en tiempos de COVID-19. Los panelistas compartieron sus experiencias, las lecciones extraídas de estas y sus conocimientos acerca de las estrategias que tienen como objetivo garantizar la continuidad de la educación durante la reapertura de las escuelas. Los debates subrayaron el hecho de que, para disponer de un entorno propicio para el aprendizaje durante la reapertura, es importante sacar provecho de las lecciones extraídas de la crisis del COVID-19, apoyar a los docentes y alumnos, e implicar a los padres, así como a las comunidades a lo largo de todo el proceso. 

Según una encuesta reciente dirigida por la UNESCO en colaboración con el UNICEF y el Banco Mundial, el 7% de los países interrogados ya han abierto sus escuelas y muchos otros (cerca del 90%) cuentan hacerlo en cuanto la situación lo permita. La mayoría de estos preparan planes de estudio de apoyo o acelerados basados en la evaluación de la experiencia de aprendizaje de los alumnos durante el cierre de sus escuelas, con miras a garantizar la continuidad del programa de enseñanza. Sin embargo, estos esfuerzos deben hacer frente a diversos desafíos, como afirma Gwang-Chol Chang, jefe de la sección de políticas educativas de la UNESCO.

Lecciones extraídas de las estrategias puestas en marcha durante la crisis del COVID-19

Las lecciones extraídas de la crisis del COVID-19 pueden contribuir a reinventar y reforzar a largo plazo los sistemas educativos a través del mundo. Los gobiernos deben hacer un balance sobre las respuestas innovadoras proporcionadas durante la crisis, a la vez que reconocer que deben “planificar en la realidad”, como indicó David Steiner, director ejecutivo del Johns Hopkins Institute for Education Policy. Es esencial que se tenga en cuenta la capacidad del sistema para garantizar la continuidad de la educación, a la vez que se apoye a los más vulnerables. Se debe conceder una atención especial a los alumnos en los momentos de transición, a aquellos que corren mayor riesgo de abandonar, ya que, sin esta atención, no es solo la brecha de aprendizaje entre los alumnos lo que se incrementará, sino también las desigualdades dentro del sistema.

Apoyar a los alumnos durante el proceso de reapertura de las escuelas

Cuando las escuelas comiencen a abrir, deben estar listas para acoger a sus alumnos “en el nivel en que cada uno se encuentre”, declaró Rukmini Banerji, presidenta de Pratham. Los niños deben ingresar en un entorno acogedor y amistoso que reconozca la pérdida de aprendizaje y sus necesidades socioeconómicas, y que despliegue esfuerzos para ayudarlos a reponerse. En este sentido, los panelistas expresaron la importancia de identificar las competencias y los conocimientos fundamentales específicos sobre los que es conveniente concentrarse, en lugar de sobrecargar a los alumnos con exigencias en materia de estudios y de planes pedagógicos. Esto permitirá que todos los alumnos, en particular los más vulnerables, se pongan al día.

Como muchos expertos indicaron, enfoques tales como “Enseñar en el buen nivel” y la creación de oportunidades de tutoría en pequeños grupos, son estrategias eficaces para apoyar el aprendizaje de los alumnos y ayudarlos a ponerse al día. Esto es particularmente importante para los alumnos marginados que se han visto privados de soluciones de aprendizaje mediante la tecnología durante el confinamiento y que pudieran no beneficiarse tampoco con esta durante la reapertura de las escuelas.

Apoyar a los docentes a lo largo del proceso de reapertura de las escuelas

Hoy en día, los docentes deben hacer frente a tres desafíos fundamentes, declaró Tara Béteille, economista principal para la región del Asia del Sudeste y el Pacífico, que dirige el grupo temático sobre las carreras y el perfeccionamiento profesional de los docentes, en el Banco Mundial. El contexto genera estrés, está lleno de incertidumbre, de presiones fuertes para que los alumnos recuperen el nivel de clase, mientras que el acceso a las competencias y a los recursos necesarios en tales circunstancias sigue siendo limitado.

En esta situación, es crucial apoyar a los docentes durante el proceso de transición al regreso a la escuela y más allá de este. La Sra. Béteille declaró que en este ámbito el trabajo del Banco Mundial se articula en torno a tres principios: “apoyar la resiliencia de los docentes para garantizar su eficacia”, “apoyar a los docentes desde el punto de vista de la instrucción” y “apoyar a los docentes desde el punto de vista tecnológico”.

Solo la fuerza de trabajo motivada y acompañada podrá responder convenientemente a las difíciles circunstancias de hoy. Es importante garantizar la estabilidad de los empleos y salarios de los docentes, limitar el desgaste profesional de estos mediante iniciativas tales como la creación de grupos de apoyo estructurados por los homólogos, e invertir en un apoyo especializado y una orientación para prepararlos para crisis futuras. Además, es necesario invertir más en la formación inicial y continua de los docentes para que se encuentren plenamente preparados y adquieran las competencias necesarias para actuar en caso de crisis. Por otra parte, no solo es necesario proporcionarles herramientas pedagógicas, sino también incitarlos a que las utilicen y hacer todo lo posible para que sepan servirse de ellas para mejorar sus prácticas.

Trabajar con los padres y las comunidades

Una de las principales lecciones extraídas durante la crisis tiene que ver con la importancia de implicar a los padres y a las comunidades en el proceso de aprendizaje de los alumnos. Como lo indicó Jane Courtney, especialista de educación del UNICEF en Jordania, los países deben aceptar que “reconstruir mejor significa trabajar con los padres”. Para eso, hay que ayudar a los padres a creer en sus propias capacidades y reconocer el valor que tiene su aporte en la educación de sus hijos.

Como indicó Rukmini Banerji de Pratham, además de la pérdida de aprendizaje, en algunos casos también se adquirieron aprendizajes: las familias numerosas y los niños aprendieron juntos durante la crisis, y las comunidades han comprendido la importancia de servir de anclaje para facilitar las posibilidades de aprendizaje de los niños. Los sistemas de educación deben apoyarse en esto para ayudar a las escuelas a no limitarse a los sitios de enseñanza y convertirse en espacios de colaboración abiertos a las comunidades y las familias.

La UNESCO, el UNICEF y el Banco Mundial han trabajado conjuntamente para crear este conjunto de webinarios con el objetivo de ayudar a los gobiernos nacionales a preparar sus sistemas educativos para la reapertura de las escuelas. Informaciones complementarias sobre los webinarios, así como el calendario de los futuros webinarios se encuentran disponibles en la web de la UNESCO.