Article

Aprender en seguridad durante la epidemia de COVID-19: publicación de nuevas recomendaciones

26/05/2020

La crisis del COVID-19 ha sacado de las escuelas y universidades y enviado a sus casas a cerca de 1.300 millones de niños y jóvenes de todo el mundo, debido a las medidas que se tomaron para detener la pandemia. Seguramente estos alumnos y estudiantes se encuentran protegidos del virus en sus casas, pero también han quedado más expuestos a otras amenazas como la violencia, el ciberacoso, el acoso sexual y la explotación sexual.

En respuesta a la necesidad de proteger a los niños y jóvenes durante la epidemia de COVID-19, la UNESCO, en el marco de la alianza Safe to Learn (Aprender en seguridad), publicó un conjunto de materiales de apoyo dirigidos a los gobiernos y otras partes interesadas. Entre estos documentos figuran una nota técnica sobre la COVID-19 y sus incidencias en la protección de los niños en línea, orientaciones dirigidas a los ministerios de educación y con el objetivo de ayudar a los centros educativos a proporcionar experiencias de aprendizaje seguras en línea, y un conjunto de recomendaciones dirigidas a los gobiernos para ayudarlos a prevenir y combatir la violencia contra los niños en los diferentes contextos de aprendizaje, incluido en la casa.

Para muchos alumnos la casa no es un lugar seguro. Las experiencias en el pasado demuestran que cuando los centros educativos cierran más de unas semanas, los niños y los jóvenes más vulnerables quedan a menudo desatendidos. Las presiones socioeconómicas pueden aumentar la violencia contra los niños en sus hogares, incluso la violencia física, sexual, afectiva y económica, el maltrato y el descuido. 

Tras el cierre generalizado de las escuelas y las medidas de distanciamiento físico, la vida de los niños y jóvenes se desarrolla en lo adelante en línea, algo que requiere la adopción con urgencia de medidas en materia de seguridad digital. Según la nota técnica de Safe to Learn, la epidemia de COVID-19 debería aumentar los riesgos de explotación sexual en línea, así como las probabilidades de que los niños entren en contacto con depredadores sexuales en Internet. Otros problemas podrían tener lugar, entre los cuales figuran en fenómeno extendido del ciberacoso, el acceso a contenidos nocivos, el aumento de comportamientos riesgosos, la utilización y el intercambio indebido de datos.

“El cierre de los centros educativos en el mundo ha hecho que muchos niños y jóvenes queden expuestos al peligro, siendo las niñas quienes han quedado particularmente afectadas, declaró Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO. La Organización apoya firmemente a los asociados de Safe to Learn para erradicar la violencia que afecta a la educación y para proporcionar orientaciones detalladas a los gobiernos, los docentes, los padres y las comunidades para garantizar la seguridad de los alumnos durante este periodo sin precedentes, en línea y fuera de ésta. Esta situación requiere una acción conjunta para garantizar la protección, la prevención y el acceso a un apoyo psicosocial.  

Las orientaciones sobre la seguridad en línea dirigidas a los ministerios de educación se centran en cuatro recomendaciones principales, y considera que los centros educativos deberían:

  1. crear o actualizar políticas de protección;
  2. incitar y velar por comportamientos idóneos en Internet;
  3. garantizar el acceso permanente de los niños a los servicios de consejo escolar;
  4. hacer que se conozcan claramente sus políticas de seguridad en Internet y proporcionar recursos e informaciones.

Safe to Learn es una iniciativa que tiene como objetivo erradicar la violencia en la escuela, para que los niños aprendan con libertad, puedan desarrollarse y realizar sus sueños. La alianza cada vez más numerosa reunida en torno a la campaña Safe to Learn incluye a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Ministerio de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas (UNGEI), el Foro de la Sociedad Civil para la Erradicar la Violencia hacia Niños, el Banco Mundial, Education Cannot Wait (ECW), la Alianza Mundial para la Educación (GPE), la Alianza Mundial de Empresas para la Educación, Relaciones Internacionales Canadienses, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Coalición Mundial para Proteger a la Educación de los Ataques, la Representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la cuestión de la violencia contra los niños, y la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia contra los Niños.