Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Aprender para una nueva era: promover el estado de derecho mediante la educación

08 marzo 2019

promoting_rule_of_law.jpg

Getty Images / SIphotography

¿Cómo la escuela puede proporcionar a los jóvenes un modelo de compromiso responsable con miras a promover sociedades pacíficas e inclusivas en una época en que las sociedades se polarizan cada vez más?

“La educación para la ciudadanía mundial desempeña un papel importante al inculcar el sentido de la responsabilidad compartida en aras de un futuro común. Es vital reafirmar los valores comunes clave, tales como la inclusión y la paz, con miras a establecer nuevas formas de solidaridad basadas en los derechos humanos y la tolerancia”, destacó la Sra. Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO, durante la inauguración del Foro WISE@Paris, que tuvo lugar el 20 de febrero de 2019, en la sede de la UNESCO.

S.E el Sr. Ali Zaina, embajador y delegado permanente del Estado de Qatar ante la UNESCO, expresó la importancia de los valores en su intervención durante la inauguración del evento, e insistió en el hecho de que “la enseñanza del respeto hacia los seres humanos es esencial, en particular entre los hombres y mujeres.”

Con motivo del Foro WISE@Paris sobre “El futuro de la educación: Promover las sociedades que aprenden” se presentó la reciente publicación de la UNESCO y la ONUDC “Strengthening the Rule of Law through Education: A Guide for Policymakers” (Reforzar el estado de derecho mediante la educación: Guía de orientaciones dirigida a los encargados de formular políticas). La publicación conjunta examina el papel que pueden desempeñar los centros educativos con miras a promover el estado de derecho y la construcción de nuevas formas de participación basadas en la ciudadanía mundial, los derechos humanos y la inclusión. Los debates que tuvieron lugar durante el Foro recalcaron el papel fundamental de la educación al desarrollar valores fundamentales en niños y jóvenes, para que puedan apoyar activamente en la construcción de sociedades justas e inclusivas, y participar en ellas. 

Tal y como afirmó Dov Lynch, jefe de la sección de Educación para la Ciudadanía Mundial de la UNESCO, “necesitamos de la educación de cara a una nueva era. En la sociedad interconectada y globalizada de hoy es crucial aprender a convivir pacíficamente, y el papel que la educación desempeña al respecto es más crucial que nunca.”

Los desafíos contemporáneos exigen nuevas maneras de solucionar los problemas y nuevas formas de colaboración entre los diferentes sectores como lo demuestra la alianza establecida entre la UNESCO y la ONUDC con el objetivo de promover el estado de derecho mediante la educación a la ciudadanía mundial.

Marco Teixeira, director principal del programa para la ONUDC, subrayó que “esta alianza aúna los esfuerzos de la UNESCO en materia de educación a la ciudadanía mundial y de la iniciativa de la Educación para la Justicia (E4J) de la ONUDC en el marco del programa mundial para la aplicación de la Declaración de Doha, con miras a contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 4 para una educación de calidad y 16 con miras a construir la paz, la justicia y las instituciones eficaces.

Para que las escuelas puedan promover un compromiso transformador, es necesario adoptar un enfoque holístico en el que los diferentes interlocutores ayuden a reforzar valores tales como la inclusión, el respeto del estado de derecho y la paz. En sus observaciones durante la clausura del evento, Elodie Beth-Seo, directora del programa para la UNESCO, hizo un llamamiento a la responsabilidad de cada quien “para comenzar el cambio desde ahora en nuestros hogares, nuestras escuelas y nuestras comunidades.”

Ahora bien, los alumnos solo pueden adquirir los valores de la ciudadanía mundial bajo una condición: la presencia de docentes formados y motivados que den el ejemplo.

El Foro WISE@Paris en la Sede de la UNESCO también propició otros debates sobre el empoderamiento de los docentes en el siglo XXI. Los participantes se preguntaron de qué manera los países podrían cumplir con sus compromisos, en virtud de la Declaración de Incheon, para garantizar que “los docentes y educadores dispongan de los medios para actuar, sean contratados de forma adecuada, tengan una formación y cualificaciones profesionales satisfactorias, y se encuentren motivados y apoyados en el seno de sistemas administrados de manera eficaz y eficiente, y dotados de suficientes recursos.”

La UNESCO actúa en estos dos frentes con miras a preparar a los docentes y a los educandos de cara a una nueva era – al promover la educación a la ciudadanía mundial que pone de relieve los valores de la inclusión y del respeto al estado derecho, así como al apoyar a los diferentes países para que superen la escasez de docentes y establezcan normas en materia de cualificación de docentes.