News

Apoyando a la educación y la cultura en la Costa Caribe Nicaragüense

10/03/2021

Directora de la UNESCO en San José y Representante para Nicaragua visita las zonas afectadas por los huracanes Eta y Iota en la Costa Caribe Nicaragüense.

En noviembre del año 2020, la temporada de huracanes en el Atlántico se convirtió en la más intensa jamás registrada y en donde se produjeron dos huracanes de gran magnitud. La tormenta Eta entró a las costas del Caribe nicaragüense el 2 de noviembre, y el 17 de noviembre, apenas dos semanas después, toco tierra sobre el noreste de Nicaragua el huracán Iota, afectando no solo las tierras nicaragüenses, sino también toda la región centroamericana.

Las lluvias torrenciales hicieron gran daño a todo aquello que se interponía en su camino: viviendas, carreteras, escuelas. En las comunidades quedó muy poco en pie; el mar, convertido en una ola de tres metros de altura, no tuvo clemencia con las estructuras de estas comunidades.

Con el fin de conocer la situación de primera mano, Esther Kuisch Laroche, Representante de UNESCO para Nicaragua, visitó las áreas afectadas, especialmente las escuelas de las localidades de Wawabar y Bilwi, junto a la Ministra de Educación de Nicaragua, Miriam Raudez Rodriguez.

El nivel de devastación es impresionante, en la comunidad de Wawabar literalmente todo ha sido destruido; la mayoría de las personas que fueron evacuadas, han regresado a sus comunidades, no obstante, se hace necesaria una evaluación de los riesgos ya que son zonas de extrema vulnerabilidad.

Esther Kuisch Laroche, Directora UNESCO San José

En reuniones con las autoridades locales y gubernamentales, se presentaron algunas de las tareas prioritarias para acelerar la asistencia humanitaria que la UNESCO, junto con sus socios, realizará en las zonas mayormente afectadas. Gracias al apoyo brindado por los Fondos de Emergencia de la UNESCO, se aprobó la contribución financiera de USD$50.000 con el fin de producir y distribuir materiales pedagógicos para 7.422 estudiantes de 1er, 2do y 3er grado priorizando a 73 escuelas de primaria en los municipios de Siuna, Rosita, Bonanza, Puerto Cabezas y Mulukuku, afectadas por los huracanes Eta y Iota.

Aunado a ello, se destinaron fondos por un monto de USD$40.000 con el fin de mejorar la infraestructura de centros educativos mediante la construcción de aulas prefabricadas, contribuyendo así a la calidad y continuidad educativa en el municipio de Prinzapolka, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN).

Los huracanes también causaron importantes daños para la cultura: en Bilwi, el Centro Integrado de Cultura quedó parcialmente destruido. Este Centro brinda apoyo a alrededor de treintena de escuelas de la zona, a través de clases de teatro, música, pintura y artes plásticas. Desde que fue construido, con apoyo de la UNESCO, en 2012, el Centro Integrado de Cultura ha funcionado como un punto de reunión clave para varias comunidades de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, que se caracteriza por una gran diversidad cultural y lingüística. Este también es un sitio para que la comunidad conmemore festividades importantes, como el Día de la Autonomía, el Día de la Resistencia Indígena, Negra y Popular, además de recitales de poesía y otras actividades que refuerzan las identidades culturales y la cohesión social.

Tomando en cuenta el importante rol que el Centro juega para la promoción de la diversidad cultural de la zona y para el desarrollo de las comunidades locales, la UNESCO colabora con la reconstrucción del Centro Integrado de Cultura de Bilwi, a través de la financiación de USD$40 000 provenientes del Fondo UNESCO de Emergencia para el Patrimonio (Heritage Emergency Fund), que buscará rehabilitar su infraestructura y poner de nuevo en marcha sus actividades culturales.