Article

Alteraciones de la alfabetización en Indonesia y Colombia debidos al COVID-19

15/07/2020

Cerca de 773 millones de jóvenes y adultos en el mundo no poseen aún las competencias básicas en lectoescritura (Instituto de Estadística de la UNESCO). La pandemia de la COVID-19 y las consecuencias del confinamiento aumentan los desafíos ya existentes en materia de alfabetización.

En línea con el tema de la celebración este año del Día Internacional de la Alfabetización y los Premios Internacionales de Alfabetización de la UNESCO, “Enseñanza y aprendizaje de la lectoescritura durante y después de la crisis de la COVID-19”, nos acercamos a la manera en que los galardonados anteriores hacen frente a esta crisis inesperada.

Se trata de la primera parte de una serie de dos capítulos en los que seguimos los testimonios provenientes de Indonesia, Colombia, Jordania y la República Democrática del Congo, acerca de cómo los galardonados logran que sus programas de alfabetización sigan llegando a las poblaciones más vulnerables durante la pandemia.

En Bali, las soluciones digitales y analógicas mixtas de aprendizaje y alfabetización durante la pandemia son esenciales

De acuerdo con la idea general de que el aprendizaje y la alfabetización son más eficaces en las lenguas locales, el programa Wiki BASAbali de Indonesia, país en que se hablan más de 700 lenguas, recibió en 2019 el Premio UNESCO-Confucio de Alfabetización. Como resultado de la colaboración entre investigadores, gobiernos, artistas y la comunidad interior y exterior de Bali, BASAbali es una herramienta de diccionario digital creada tanto preservar las lenguas locales como para promover la diversidad lingüística.

Según la Sra. Alissa Stern, fundadora de BASAbali, el premio refuerza la idea principal de que la lectura y las lenguas locales cuentan, algo que es particularmente importante en un lugar como Indonesia en donde la tasa de alfabetización es elevada, pero la cultura de leer sigue siendo débil.

“Con un 10% de las lenguas que existen en el mundo, reconocer que la diversidad de culturas y de lenguas tiene tanta importancia como la diversidad de las especies constituye un mensaje importante tanto para Indonesia como para el resto del mundo”, afirma la Sra. Stern.

En Bali, como casi en todas partes del mundo, las escuelas cerraron desde que comenzó la pandemia, algo que limitó repentinamente el aprendizaje y la alfabetización.

Para los niños de las regiones remotas y rurales que carecen de acceso a Internet y que no tienen acceso a los libros, los esfuerzos de alfabetización han caído en un punto muerto durante la crisis de la COVID-19. Para hacer frente a los desafíos impuestos por el confinamiento y a la ausencia de conexión a Internet, el programa ha invertido más en la elaboración de libros que cuentan nuevas aventuras de superhéroes.

Antes del confinamiento, gracias al apoyo del gobierno y de 250 docentes de la isla de Bali, el programa promovió sus libros sobre superhéroes para enseñar la escritura creativa y desarrollar el placer de la lectura entre los niños y jóvenes. Durante la crisis de la COVID-19, BASAbali comenzó también a reunir fondos para proporcionar estos libros de superhéroes a los niños de las comunidades más remotas y más pobres, para que puedan continuar avanzando en materia de alfabetización y más allá de esta.

“De este modo, no solo los niños tendrán qué leer, sino que tendrán también libros en lenguas locales, nacionales e internacionales elaborados por autores e ilustradores locales con sensibilidad en cuanto a lo local”, explica la Sra. Stern.

El acceso limitado a Internet ha reducido la capacidad del programa de funcionar plenamente en línea. A pesar de que la participación en línea y la coordinación interna se han reducido, esto no impide que una nueva iniciativa como Wikithon de BASABali pueda crearse.

Se les pide a las personas que compitan entre ellas en línea, añadiendo frases al diccionario wiki balinés-indonesio-inglés.

“¡Esto ha tenido mucho éxito!, ¡y ahora hay ejemplos de frases para 16 000 palabras y hasta más! Hemos decidido organizar mini-wikithons mensuales para estimular a las personas para que sigan escribiendo y leyendo. El próximo wikithon será un concurso de composición”, afirma la Sra. Stern. “Hoy más que nunca, estamos interconectados y debemos luchar juntos contra esta pandemia.”


© BASAbali

El programa de alfabetización de adultos dirigido a los obreros de la construcción tiene dificultades debido al confinamiento en Colombia

La sección regional de la asociación sin ánimo de lucro Camacol de Antioquia, en Colombia, recibió el 2019 el Premio UNESCO-Confucio de alfabetización por su programa “Obras Escuela” que proporciona a los obreros de la construcción la oportunidad de alfabetizarse en el lugar en donde trabajan.

No obstante, desde que surgió el COVID-19 en Colombia, el programa ha tenido que hacer frente a nuevos desafíos. La pandemia, que ha provocado el cierre de obras de construcción, ha obligado a los obreros a interrumpir su alfabetización. Además, como se trataba esencialmente de adultos de más de 45 años sin conocimientos digitales, los obreros han tenido dificultades para utilizar las soluciones digitales que permiten substituir el aprendizaje en el terreno.

No obstante, es posible mantener el contacto telefónico con la mayoría de los obreros, gracias a un equipo de docentes que también han recibido apoyo por parte de las familias de los obreros.

La Sra. María Lucía Vélez, directora de RSC de Camacol Antioquia, indicó que ha sido muy estimulante ver a las familias apoyar el desarrollo escolar de los obreros. Gracias a los consejos de los docentes y de las familias, estos han podido continuar su aprendizaje siguiendo los conocimientos adquiridos durante algunos talleres que habían sido propuestos antes de la pandemia.

“Debido al distanciamiento social, algo como la cercanía entre docentes y alumnos que antes era indispensable, debe cambiar hoy. Debemos estimular el interés por el aprendizaje y la conexión con los alumnos mediante otros medios, por ejemplo, con vídeos informativos cortos o muestras de audio, para que no se detenga su proceso de aprendizaje”, explica la Sra. Vélez.

El Ministerio y las Secretarías departamentales y municipales de la educación ha incorporado a las estrategias de apoyo a la educación propuestas en periodo de la COVID-19 el programa “Obras Escuela”. También se ha beneficiado de una gran notoriedad en el seno de la comunidad empresarial, permitiendo a la vez que los estudiantes de Medellín y de Antioquia reciban su diploma de alfabetización y de enseñanza primaria de base en cuanto finaliza el programa.

“Actualmente trabajamos en el proceso de revisión de los planes de estudio y de adaptación del programa para proponer al Ministerio de Educación Nacional un modelo educativo flexible. Este se aplica al sector de la construcción, algo que nos permite llegar a gran cantidad de personas y reducir el analfabetismo en nuestro territorio”, explica la Sra. Vélez.

“Ahora más que nunca, cuando el mundo debe hacer frente a una crisis de gran magnitud, es necesario encontrar alternativas innovadoras para seguir reforzando las capacidades de las poblaciones más vulnerables y aunar los esfuerzos de las organizaciones y entidades públicas y privadas que trabajan en el sector de la responsabilidad social y la filantropía. Es la manera de apoyar el proceso de transformación social y de desarrollo sostenible”, explica la Sra. Vélez.

Este año, el Día Internacional de la Alfabetización y los Premios Internacionales de Alfabetización de la UNESCO abordarán el tema de la enseñanza de la alfabetización y de los aprendizajes en periodo de crisis de la COVID-19 y después de esta. Los cinco nuevos galardonados serán anunciados, el 8 de septiembre de 2020, con motivo del Día Internacional de la Alfabetización.

Los dos Premios internacionales de alfabetización de la UNESCO son el Premio de Alfabetización UNESCO-Rey Sejong, creado en 1989, gracias al apoyo del Gobierno de la República de Corea, que presta especial atención al desarrollo y uso de la educación y la formación en materia de alfabetización en la lengua materna, y el Premio UNESCO-Confucio de Alfabetización, creado en 2005, con el apoyo de la República Popular China, centrado en la promoción de la alfabetización de los adultos de las zonas rurales y de los jóvenes no escolarizados, en particular las niñas y las mujeres.