News

Agua y COVID-19: jóvenes de América Latina y el Caribe en acción

30/07/2020
Montevideo, Uruguay
06 - Clean Water and Sanitation

Las personas menores de 30 años son agentes que poseen conocimientos, creatividad y potencial, y pueden hacer importantes contribuciones durante esta crisis, en particular en el sector del agua

El acceso al agua impacta profundamente en la vida de los 630 millones de habitantes de América Latina y el Caribe, que representan alrededor de una décima parte de la población mundial (1). Las comunidades indígenas componen el 8,5% de esta población. La región posee más de un tercio de la reserva de agua dulce del planeta, sin embargo, los recursos hídricos están distribuidos de manera desigual tanto entre países como dentro de fronteras, y también a través del tiempo. El cambio climático añade nuevos desafíos a esta situación. Mejorar y garantizar el acceso al agua potable son prioridades para que en la región nadie se quede atrás, compromiso de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que se está implementando a nivel mundial.

Pero lavarse las manos con agua limpia y confiable para prevenir la transmisión de la enfermedad COVID-19 continúa siendo un gran desafío en la región de ALC. Muchas comunidades son afectadas por sequias, otras por cuestiones de polución de los recursos hídricos o simplemente no tienen acceso al agua por motivos económicos, sociales o ambientales. Y en esta encrucijada ¿cuál es el rol de la juventud?

América Latina y el Caribe tiene un estimado de 165 millones de personas de entre 10 y 24 años, siendo joven una de cada cuatro personas (2). Sin dudas, son una parte importante de la población que se verá afectado directa o indirectamente por la pandemia, incluso por las contracciones económicas y los cierres de los centros educativos. Pero no solamente son un grupo importante en número. Los jóvenes son agentes que poseen conocimientos, creatividad y potencial, y pueden hacer importantes contribuciones durante esta crisis, en particular en el sector del agua. La juventud está conectada a través de la tecnología, medios de comunicación e Internet, y este conocimiento es vital para la supervivencia, para mantenerse al día con la información y apoyar a la comunidad en general. Los jóvenes pueden involucrarse como asociados en la coproducción, aplicación y difusión de conocimiento que puede utilizarse para mitigar riesgos durante el brote del COVID-19 y apoyar al sector del agua a sortear sus impactos.

 

(1) Da Rosa Alexandre Meira; (2018) Nature Conservancy; Infraestructura verde para una región sedienta: seguridad del agua en América Latina y el Caribe
(2) 165 millones de razones: un llamado a la inversión en adolescentes y jóvenes en América Latina y el Caribe. UNFPA (2019) página 7

El agua en América Latina y el Caribe

Las dificultades de acceso al agua en región se hacen más evidentes durante la pandemia y sus consecuencias son sentidas por muchas comunidades.

Vladimir Arana, miembro de la Secretaría Internacional del Agua, señala que la pandemia ha puesto en evidencia una serie de situaciones disfuncionales: Las familias han incrementado el consumo de agua potable, las fuentes de agua se han limitado o están en desaparición, y se ha notado la falta de recursos financieros y humanos. Como consecuencia de la paralización de actividades necesaria para garantizar en distanciamiento físico, existe un mayor racionamiento agua, y algunas empresas de agua potable y saneamiento han debido detener sus actividades. El confinamiento ha mermado la capacidad de desarrollo de proyectos públicos y de desarrollo humano, exponiendo a las comunidades a una mayor vulnerabilidad.

¿Dónde están los jóvenes en acción?

Pedro Cunha es de Brasil, y es miembro del Parlamento Latinoamericano y del Caribe de Juventud por el Agua. Él conoce las redes más importantes donde jóvenes de la región comparten sus miradas sobre el agua. Se destacan las actividades de la Brigada Azul XR Santiago, Mais Trilhas & Rede Ecodidada, Waterlution, Red de Jóvenes por el Agua Centroamérica, y el Foro Nacional de Agua y Juventud

Por su parte, Garby Rodríguez, del Centro para la Gestión Sostenible de los Recursos Hídricos en los Estados Insulares del Caribe (CEHICA) y del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) en República Dominicana, resalta el trabajo que realizan estas instituciones para dar respuestas a los desafíos del agua producto de la pandemia, a través del Programa de Monitoreo de Calidad de Agua. Se motiva a los jóvenes a realizar importantes tareas en sus comunidades:

  • Sistema de vigilancia y control sanitario del agua de consumo humano
  • Vigilancia intradomiciliaria
  • Agua y saneamiento
  • Agua segura en los hospitales, escuelas, mercados, etc.
  • Producción de cloro en las escuelas
  • Monitoreo de agua envasada por los jóvenes

La acción en el territorio

Carolina Placencia de Ecuador, participante de la iniciativa Estamos Comprometidos, es parte del Proyecto YakuPura, un filtro para grifos que mediante carbón activado orgánico reduce el cloro, metales pesados, pesticidas, y mejora el pH del agua potable. YakuPura fue seleccionado como 1 de los 10 emprendimientos más prometedores del mundo en el sector del agua para participar en el H2O Challenge. Este evento se desarrolló en julio de 2018 en Panamá

Franklyn Varillas de Perú, es Delegado juvenil para América Latina y el Caribe del Consejo Mundial del Agua, y trabaja en la comunidad de Lambayeque, específicamente en un distrito que no tiene acceso al agua potable ni al saneamiento. Franklyn y su organización, que cuentan con apoyos del Estado y empresas, llevan alimentos y agua a la comunidad, y durante la pandemia, han redoblado esfuerzos para que los productos lleguen a destino. Su objetivo es poder lograr que la comunidad tenga agua de calidad de forma constante.

La mirada de una joven mapuche sobre el agua, la pandemia y las comunidades indígenas

Freya Wuñelfe Antimilla Minck representa la cultura mapuche y su visión sobre el agua. Nació en un territorio perteneciente a una comunidad mapuche en la localidad de Curarrehue, en el sur de Chile.

"Gracias a mis raíces he experimentado vivir en y para la naturaleza. Trabajando con la reconexión de nosotros como seres humanos con la naturaleza y sus elementos, recogiendo la información y sabiduría de los antepasados para la unión de todos los pueblos, entendiendo que todos venimos del mismo vientre (nuestro Ñuke Mapu - Madre Tierra)".

Al igual que en grandes partes del planeta, los pueblos nativos han estado divididos a lo largo de la historia, minimizando su poder pero no sus conocimientos. En esta época de pandemia, el pueblo indígena Mapuche recuerda que el agua puede ser vista como un ser vivo. Es importante escuchar las historias de los pueblos originarios sobre el agua, recuperar esa información y su visión. El agua, como parte de los humanos y la naturaleza, genera emociones positivas.

Los desafíos son ahora, y las acciones también. Muchas iniciativas están pasando al terreno gracias al empuje de jóvenes de toda la región. Ya sea retomando el conocimiento ancestral, utilizando las últimas tecnologías o trabajando codo a codo con las comunidades, se han comprometido con creatividad para ayudar a enfrentar y superar esta crisis y mejorar el futuro

El Programa Hidrológico Intergubernamental de la UNESCO para América Latina y el Caribe (PHI-LAC), que coordina el Hidrólogo Regional Sr. Miguel Doria, se encuentra en la etapa de implementación de la Fase VIII. "Educación y cultura del agua: clave para la seguridad hídrica" es uno de los 6 temas de esta Fase, para el cual el PHI-LAC genera espacios de intercambio de información con el fin de fomentar la comunicación y el desarrollo del conocimiento. En esta ocasión, se resalta la cooperación de Agatha Tommasi, quien moderó el encuentro virtual “Jóvenes y agua en tiempos de pandemia”, del pasado 25 de mayo de 2020.