Una "Gran Muralla Verde" para luchar la Desertificación

_mg_0092.jpg

© AL CAHEN/SIPA

El Sahel padece una sequía generalizada; algunas de sus aldeas están abandonadas y su ecosistema está amenazado. Para luchar contra la desertificación que acosa a esta región y repercute en la población local, once países africanos (Burkina Faso, Chad, Djibuti, Eritrea, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal y Sudán) se unieron en 2004 para poner en marcha un solución a este gran desafío ecológico: la “Gran Muralla Verde”. El objetivo es crear un cinturón de múltiples especies vegetales que cruzará el continente africano desde Dakar a Djibuti, de más de 7.000 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho. Para poblar esta Muralla Verde se seleccionaron varias especies nativas, como el datilero del desierto (Balanites aegyptiaca) varias especies nativas de acacias (Acacia Senegal, Acacia Seyal) o el ciruelo indio (Ziziphus mauritiana), ya que se adaptan al clima semiárido y proporcionan además una fuente sostenible de alimentos e ingresos para la población local.

La agricultura ha resurgido en los pueblos y las comunidades locales, que han aprendido a mantener la tierra. En paralelo a la plantación de la Muralla Verde se han desarrollado numerosos programas educativos.

En las escuelas, se enseña a los niños la importancia del medio ambiente y su protección mediante ejercicios prácticos. En Widou Thiengoli (Senegal), se crearon viveros y huertos para aumentar la plantación de palmeras datileras y fomentar la producción de alimentos locales. Además, se concedieron becas a estudiantes de doctorado para investigar las propiedades de estos árboles. Por último, se crearon escuelas de verano para las comunidades locales y se mejoró el acceso a los servicios de salud disponibles.

 

REPORTERA

ANNE-LAURE CAHEN

 

Tema: 
Biodiversidad
Educación
Medio ambiente
Bosques y desertificación
Países: 
Senegal