Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

La 40ª Conferencia General de la UNESCO confirma la recuperación histórica de la Organización y su reposicionamiento en el centro de los desafíos contemporáneos

“Entramos en un periodo nuevo, con un nuevo aliento”, declaró la Directora General, Audrey Azoulay, al hacer balance de la 40ª reunión de la Conferencia General, que ha tenido lugar en París del 12 al 27 de noviembre. Destacando que la situación presupuestaria de la Organización se está normalizando tras más de veinte años de recortes y restricciones, Azoulay subrayó que “al aceptar aumentar sus contribuciones, un hecho en la actualidad rarísimo en el sistema de las Naciones Unidas, los Estados Miembros han querido expresar su confianza y su apoyo a la orientación dada a la UNESCO en los últimos dos años, y muy particularmente a los avances hechos en su transformación estratégica”.

La Conferencia General, máximo órgano director de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, reúne cada dos años a los 193 Estados Miembros para determinar el programa y el presupuesto de la Organización.

La alta participación política es también una señal poderosa del regreso de la UNESCO como sede de la “conversación mundial”:

  • 14 jefes de Estado y de gobierno
  • Más de 90 ministros de educación y educación superior (90 ministros y 20 viceministros)
  • 122 ministros de Cultura
  • Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres
  • Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Tijani Muhammad-Bande
  • Presidente del país anfitrión, Emmanuel Macron

La UNESCO recupera así su ambición de influir en el mundo de hoy y enfrentar los desafíos presentes y futuros.

De estos desafíos, el que encabeza las expectativas de los Estados Miembros y de las prioridades de la UNESCO es la educación. La UNESCO se encarga de coordinar la acción de la comunidad internacional para alcanzar el objetivo de desarrollo sostenible nº 4: “educación de calidad para todos”. Incumbe a la UNESCO traducir en ideas, actos y derecho este ambicioso objetivo.

Así, en el transcurso de los últimos meses, la UNESCO ha:

  • reforzado su trabajo de coordinación de los actores internacionales en la esfera de la educación, mediante eventos tales como la reunión ministerial del G7 educación, celebrada en julio pasado en la UNESCO, y la reunión del comité de seguimiento del ODS 4 en esta Conferencia General.
  • reanudado su trabajo de prospectiva, en particular mediante la iniciativa “Los Futuros de la Educación”. La iniciativa se presentó a finales de septiembre en la Asamblea General de las Naciones Unidas y actualmente se encuentra en el periodo de consultas. La presidenta de Etiopía preside una comisión internacional de alto nivel (formada por expertos de varias regiones del mundo). Los trabajos de la comisión desembocarán en un Informe Mundial sobre la Educación que se publicará en noviembre de 2021.
  • lanzado otras iniciativas importantes, tales como: “Su educación, nuestro futuro”, presentada en julio de 2019 durante la reunión del G7 Educación en presencia de la premio Nobel de la Paz, Malala Yousazfai, y del presidente de Francia, Emmanuel Macron. Su propósito es reunir datos fiables para mejorar la igualdad de género en educación, mejorar el marco jurídico y promover buenas prácticas en materia de enseñanza y aprendizaje.

La Conferencia General ha adoptado dos iniciativas importantes en el ámbito de la educación:

Adopción de una Convención mundial sobre el reconocimiento de las cualificaciones de la educación superior, fruto de una labor de largo aliento en favor de una enseñanza superior más justa y equitativa. Concretamente, esta convención facilitará en gran medida el reconocimiento de los estudios realizados en el extranjero y favorecerá la movilidad académica de estudiantes y profesores. En la práctica, este texto permitirá a migrantes y refugiados acceder a la enseñanza superior con sus competencias oficialmente reconocidas, haciendo desaparecer graves obstáculos jurídicos. La Convención entraré en vigor una vez que la hayan ratificado veinte países. Esta Convención facilitará la movilidad académica interregional y la definición de principios universales para mejorar el reconocimiento de los diplomas y completará los cinco convenios regionales de la UNESCO ya existentes relativos al reconocimiento de las cualificaciones de la educación superior.

Los refugiados son también los primeros beneficiarios del segundo gran avance que esta Conferencia ha realizado en los ámbitos de la educación y la enseñanza superior: el Pasaporte de Calificación para Refugiados y Migrantes Vulnerables, que actualmente se está poniendo a prueba en Zambia. Los primeros resultados son muy alentadores y muestran cómo estos instrumentos jurídicos pueden mejorar concretamente la vida cotidiana y la movilidad de los refugiados cualificados. Iraq y Colombia serán los próximos países pilotos de esta iniciativa.

En paralelo, un centenar de ministros de Educación y otro centenar de representantes de universidades que forman parte del programa de Cátedras UNESCO se reunieron para dar impulso a la idea de crear un “campus mundial” más inclusivo que permita más movilidad estudiantil y contribuya a dar respuesta al rápido crecimiento del número de matrículas en la enseñanza superior.

Otras iniciativas de la Conferencia General en respuesta a desafíos contemporáneos:

CIENCIAS

En el ámbito de las ciencias, la Conferencia General pidió a la UNESCO que desarrolle un proyecto de instrumento normativo mundial sobre la ciencia abierta. Expertos del mundo entero trabajarán en su elaboración durante los dos próximos años. En la próxima reunión de la Conferencia General, los Estados Miembros examinarán ese texto, que, de ser adoptado, constituiría un paso esencial para garantizar en la práctica el derecho universal al conocimiento científico.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

La Conferencia General también encargó a la UNESCO que elabore el primer instrumento normativo sobre la ética de la inteligencia artificial. Permitirá alcanzar un consenso ético sobre algo que es mucho más que un punto de inflexión técnico, es un verdadero avance antropológico. Para conseguirlo, un grupo de expertos seleccionados por la UNESCO llevará a cabo un amplio proceso de consultas y se encargará de preparar un borrador. En 2021 se celebrarán dos reuniones intergubernamentales para ello.

CULTURA

Los 122 ministros de Cultura reunidos en la UNESCO subrayaron el papel esencial de ésta en el desarrollo de sociedades más solidarias, resilientes e integradoras. Al término del Foro de Ministros, México anunció la celebración, en 2022, de una segunda Conferencia Mundial de Ministros (Mondiacult).

En 1982, la primera edición de Mondiacult amplió la definición de cultura, entendida desde entonces como “el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social”.

La Conferencia General aprobó también la celebración de ocho nuevos Días Mundiales: del arte (15 de abril), del arte islámico (18 de noviembre), de la cultura africana y afrodescendiente (24 de enero), de la ingeniería para el desarrollo sostenible (4 de marzo), de la lógica (14 de enero), de las matemáticas (14 de marzo), del olivo (26 de noviembre) y de la lengua portuguesa (5 de mayo). También decidió instituir un Día Internacional contra la violencia, el acoso y el ciberacoso escolar (primer jueves de noviembre) y proclamó el Año Internacional de las ciencias básicas al servicio del desarrollo sostenible para 2022.

JUVENTUD

La Conferencia General propició también un intercambio entre jóvenes y una decena de dirigentes gubernamentales sobre el tema: “(Re-)Generación - Repensar el multilateralismo con los jóvenes actores para el cambio”. Durante dos semanas, gracias a la participación de jóvenes de todo el mundo, los debates permitieron determinar la manera en que la UNESCO puede dar respuesta al desafío climático o a las exigencias de los jóvenes. Los participantes instaron a los gobiernos a hacer más para luchar contra el cambio climático, a invertir más en educación y a realizar esfuerzos concertados para asegurar que la tecnología se ponga al servicio de las personas y de sus derechos.

Un presupuesto al alza

Los Estados Miembros han fijado el próximo presupuesto bianual 2020-2022 en 534,6 millones de dólares (+3%). Una señal tanto más fuerte cuanto la situación era preocupante en 2017: el presupuesto estaba entonces muy limitado y algunos de los principales contribuyentes se negaban a pagar sus contribuciones obligatorias. En dos años, el progreso es claro: casi todas las contribuciones obligatorias se han hecho efectivas; y las contribuciones voluntarias, que en el primer semestre de 2019 han alcanzado 47 millones de dólares, han aumentado en un 41% respecto al mismo periodo de 2018.

Esta recuperación de la confianza también se ha puesto de manifiesto en el consenso, un método de toma de decisiones que la UNESCO privilegia en todos los temas, incluso en los más delicados.

Además, gracias a una nueva mediación de la Secretaría, las resoluciones sobre el Medio Oriente se aprobaron una vez más por consenso con el acuerdo de las partes implicadas.

CONCLUSIÓN

En la apertura de la Conferencia General, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, advirtió contra la desintegración de la comunidad internacional, afirmando que “la acción de la UNESCO es esencial para unir al mundo”.
Para Audrey Azoulay, “los desafíos contemporáneos (...) no pueden limitarse a las fronteras territoriales. No pueden encontrar otra solución sostenible que no sea cooperativa, solidaria y multilateral”.

Así, la UNESCO se reafirma como un espacio único en las relaciones internacionales.

Pocos lugares encarnan tan bien los resultados de la diplomacia cultural, como muestra la iniciativa “Revivir el espíritu de Mosul”, cuyo objetivo es reconstruir los edificios, pero también el tejido social de una ciudad devastada por la guerra.

La UNESCO es única, como lo es también su método intelectual y normativo: un verdadero foro para la comunidad internacional en el que las decisiones se debaten y negocian escrupulosamente antes de traducirse en el lenguaje común del derecho internacional.

"El mundo necesita más UNESCO, no menos UNESCO. Este es el claro mensaje enviado por esta Conferencia General. La centralidad del mandato en los temas actuales se ha expresado a través de iniciativas sobre la ética de la Inteligencia Artificial, la educación de los refugiados y la ciencia abierta. En un marco político y presupuestario consolidado, con un presupuesto aprobado al alza por primera vez en 20 años. Un giro salvador para la UNESCO. Audrey Azoulay.

Contact Media