Reorientar los planes de estudio para el Antropoceno

Xavier Fazio — 18 de septiembre de 2020

Xavier Flavio Ideas Lab Spanish

Nuestro planeta traspasó oficialmente un umbral en el tiempo hace unos años. Un grupo de trabajo geológico sugirió que nuestro planeta se encuentre ahora en una nueva era, la época del Antropoceno. La intención era señalar las formas fundamentales en las que los seres humanos han cambiado nuestro planeta. Sin embargo, pocos reconocieron que este cambio no suponía solo un cambio de nuestra realidad geofísica y ecológica, sino que obliga a cambiar nuestro pensamiento.

Hoy en día, esta nomenclatura geológica parece oportuna puesto que hemos visto en muy poco tiempo los efectos recíprocos físicos y biológicos de la COVID-19 y nuestro planeta. Nos encontramos ahora en un punto de inflexión en nuestro futuro colectivo, y la educación es la forma de avanzar. Los enfoques colectivos y colaborativos de la educación son necesarios para que los ciudadanos afronten retos medioambientales sociocientíficos complejos. La educación tiene la importante tarea de reorientar a los alumnos hacia las realidades medioambientales a las que nos enfrentamos ahora y hacia realidades que aún no podemos prever.

Nuestras escuelas son sistemas complejos, enmarcados en sistemas socioecológicos locales, regionales y globales. Esta realidad aparentemente obvia, pero a menudo desatendida es cada vez más premonitoria si miramos al futuro de la educación. Este estado sinérgico de las escuelas plantea serias preguntas sobre el conocimiento curricular y el aprendizaje necesario para abordar la sostenibilidad del planeta. Edgar Morin (1999) afirma en su obra fundamental:

Los seres humanos son seres físicos, biológicos, psicológicos, culturales, sociales e históricos. Esta compleja unidad de la naturaleza humana se ha visto tan profundamente desintegrada por la educación dividida en disciplinas, que ya no podemos aprender lo que significa ser humano. Es necesario recuperar esa conciencia para que cada persona, donde quiera que esté, pueda tomar conciencia tanto de su compleja identidad como de la identidad compartida con todos los demás seres humanos.

Los modelos curriculares que aplican la mayoría de las escuelas
deben superar la fragmentación disciplinaria.

Un enfoque promovido a menudo para abordar la sostenibilidad humana y planetaria en la educación consiste en considerar planes de estudios y pedagogías interdisciplinarios. El supuesto básico es que, si los alumnos de las escuelas participan en actividades de aprendizaje auténticas y significativas, es decir, un aprendizaje interdisciplinario sobre sostenibilidad anidado en sus escuelas y comunidades, este compromiso ayudará a los alumnos a abordar nuestras crisis ecológicas. Si bien este resultado es loable, implementar estos encuentros progresivos con jóvenes, profesores y comunidades resulta difícil debido a las complejas relaciones sistémicas entre educadores y estudiantes, instalaciones escolares, programas de estudio y aprendizaje, y el sistema ecológico local. Muchas veces esta dificultad refleja el «imperialismo» disciplinario que impide la colaboración en muchos entornos educativos. Los modelos curriculares que aplican la mayoría de las escuelas deben superar la fragmentación disciplinaria con el fin de «interdisciplinar» eficazmente los conocimientos y competencias para abordar las prácticas insostenibles que dañan nuestros sistemas socioecológicos.

Nuestro enfoque actual de la elaboración de planes de estudio puede resumirse con las famosas expresiones: «ver el bosque, pero no los árboles» o «ver los árboles, pero no el bosque». Esto se manifiesta mediante enfoques contrapuestos respecto del plan de estudios, expresados en términos de competencias o estándares globales. Utilizar los principios del pensamiento sistémico como herramientas cognitivas puede ayudar a los educadores a transformar los planes de estudio y el aprendizaje. De hecho, un enfoque sistémico de la elaboración de planes de estudio puede adaptar y revisar nuestro pensamiento actual para poder superar una dicotomía entre dos opciones representada por perspectivas individuales u holísticas en relación con el plan de estudios en las escuelas. Este enfoque difiere de los enfoques reduccionistas, que a menudo promueven relaciones causales y lineales simples respecto de los programas escolares. De hecho, percibir la elaboración de planes de estudio como un proceso determinista es inadecuado para las realidades a las que se enfrentan nuestras escuelas y sistemas socioecológicos.

Existen modelos pedagógicos innovadores que adoptan perspectivas de pensamiento sistémico. Y las actuales iniciativas «verdes» o «ecoescuelas» encarnan una perspectiva de sistemas –aunque no de manera explícita– con respecto al plan de estudios y los sistemas ecológicos locales. El objetivo es fomentar la innovación curricular para responder de manera creativa e imaginativa a los contextos culturales y socioecológicos de las escuelas y mejorar el bienestar de todos los alumnos y del planeta. Una forma de avanzar consiste en aprovechar los avances tecnológicos para ayudar a las escuelas a utilizar un enfoque de pensamiento sistémico complejo respecto del plan de estudios.

Las importantes y complejas lecciones de Morin para el futuro de la educación, establecidas a finales del siglo XX, siguen siendo importantes guías que dirigen nuestra trayectoria para elaborar planes de estudio en el Antropoceno. Como afirmó de manera perspicaz: «El predominio de un aprendizaje fragmentado dividido en disciplinas a menudo nos hace incapaces de conectar partes y todos; debería sustituirse por un aprendizaje que pueda comprender las materias dentro de su contexto, su complejidad, su totalidad». Ha llegado el momento de reorientar nuestros planes de estudios en relación con el Antropoceno y de superar la fragmentación disciplinaria en aras de nuestra sostenibilidad humana y planetaria.

 

El doctor Xavier Fazio es profesor de educación científica y educación sobre sostenibilidad ambiental en la Universidad Brock en Ontario, Canadá. Sus intereses en materia de investigación se centran en general en la promoción de la educación científica y la sostenibilidad medioambiental, el desarrollo del profesorado y la innovación curricular en colaboración con investigadores nacionales e internacionales.

 

Para obtener más información sobre la educación y el Antropoceno, consulte los documentos de referencia de Los futuros de la educación encargados en la categoría de Sostenibilidad humana y planetaria.  

 

 

Citar este artículo (formato APA)
Fazio, X. (18 de septiembre de 2020) Reorientar los planes de estudio para el Antropoceno. LABO de Ideas de Los Futuros de la Educación de la UNESCO.  Recuperado de https://es.unesco.org/futuresofeducation/ideas-lab/fazio-reorientar-planes-estudio-antropoceno.

Citar este artículo (formato MLA)
Fazio, Xavier. "Reorientar los planes de estudio para el Antropoceno". LAB de Ideas de Los Futuros de la Educación de la UNESCO. 18 de septiembre de 2020, https://es.unesco.org/futuresofeducation/ideas-lab/fazio-reorientar-planes-estudio-antropoceno.

Contacto

UNESCO Headquarters

7 Place de Fontenoy
75007 Paris, France

División Futuro del Aprendizaje e Innovación

futuresofeducation@unesco.org

Síguenos