UNESCO y la inteligencia artificial

Nombre del proyecto :

UNESCO y la inteligencia artificial

Duración del proyecto :

15-05-2020

Lugar :

Luis Piera 1992, Piso 2, Montevideo, Uruguay
La UNESCO ha iniciado un proceso inclusivo y multidisciplinario que durará dos años para elaborar la primera Recomendación mundial sobre ética en la inteligencia artificial. Con este fin se ha creadouna comisión internacional de expertos/as y se realizarán consultas a una amplia gama de partes interesadas.

La inteligencia artificial ha devenido en una de las intervenciones tecnológicas más relevantes del SXXI. Su impacto involucra todos los aspectos de la vida de las personas, sus relaciones sociales, económicas, políticas y culturales, así como las interacciones de las mismas con otros formas de vida, de tal modo que ha sido augurado un cambio civilizatorio como resultado de ella. Junto a las biotecnologías, como la genómica y la biología sintética y la física han abierto el campo de la llamada cuarta revolución.

Aspectos tan diversos como la producción, el empleo, el conocimiento, la salud, la economía y el desarrollo, se verán atravesados de distintos modos, brindando oportunidades, pero también generando riesgos e incertidumbres, para lo cual se hace necesario contar con marcos normativos que orienten las acciones y las decisiones a seguir.

UNESCO ha visualizado con claridad la relevancia de estas transformaciones y en particular las implicancias éticas que el diseño, uso e impacto de la IA tendrá.

Todos los sectores de la organización se han abocado a desarrollar actividades para promover el debate, la reflexión y orientar las políticas que orientarán este desarrollo.

Atento a ello la Conferencia General de UNESCO aprobó en el año 2019 una iniciativa para elaborar una Declaración internacional sobre principios éticos para la Inteligencia Artificial, para lo que se ha creado ya una comisión internacional conformada por expertos/as de diferentes disciplinas y partes del mundo que harán el primer borrador de la misma.

Se realizará un proceso inclusivo y multidisciplinario que incluirá consultas con una amplia gama de partes interesadas, incluida la comunidad científica, personas de diferentes antecedentes culturales y perspectivas éticas, grupos minoritarios, la sociedad civil, el gobierno y el sector privado.

Noticias relacionadas