Rumanía se compromete a proteger y promover los derechos de los artistas

"La cultura es trabajo, el arte es trabajo".

Estas fueron las últimas palabras de la Sra. Alis Vasile, experta rumana en política cultural, en el lanzamiento en línea del proyecto UNESCO-Aschberg en Rumanía el 6 de octubre de 2022. En colaboración con el Ministerio de Cultura de Rumanía y en cooperación con la Oficina Regional de Ciencia y Cultura de la UNESCO en Europa, Rumanía recibirá el apoyo de expertos del programa UNESCO-Aschberg para diseñar una nueva ley sobre el estatus del artista y los profesionales de la cultura en el país.

Los artistas y los profesionales de la cultura hacen una contribución vital a la sociedad. Sin embargo, a menudo trabajan en condiciones precarias, sin un estatuto jurídico y profesional adecuado, una remuneración justa, redes de seguridad social, condiciones fiscales adaptadas, movilidad o la capacidad de sindicarse y de ejercer su libertad de expresión.

Como subraya la Sra. Milena Dragićević Šešic, miembro del Banco de Expertos UE/UNESCO que prestará asistencia técnica a Rumanía: "El trabajo artístico está infravalorado. Se espera que los artistas trabajen por entusiasmo, y a menudo tienen que saltar de un proyecto a otro en lo que algunos llaman proyectariado."

Las condiciones precarias de los artistas y profesionales de la cultura se deben a menudo a la falta de un entorno jurídico propicio que reconozca y aborde las especificidades de su trabajo y que les conceda los mismos derechos que a otras categorías profesionales, como la seguridad social, las prestaciones de desempleo o una pensión. La Sra. Vesna Čopič, otro miembro del Banco de Expertos de la UE/UNESCO que trabajará en este proyecto en Rumanía, señaló que el reconocimiento del estatus específico de los artistas y los profesionales de la cultura no pretende conceder privilegios a los artistas, sino reconocer la naturaleza atípica del trabajo artístico y cultural: "No se trata de un trato especial", añadió, "se trata de un trato igualitario".

Al crear un entorno jurídico adecuado que promueva y proteja los derechos sociales y económicos de los artistas, los Estados apoyan el desarrollo de las industrias culturales y creativas de manera concreta y sostenible, promoviendo tanto la economía creativa como la diversidad cultural. Las inversiones concretas en la Condición del Artista pretenden beneficiar a todos los sectores de la sociedad, pero especialmente a las mujeres, los jóvenes y otros grupos vulnerables.

Este proyecto en Rumanía es tanto más relevante desde que se puso en marcha pocos días después de MONDIACULT 2022, donde 150 Estados adoptaron por unanimidad una histórica Declaración que reconoce la cultura como un bien público mundial. La Declaración pide que se refuercen los derechos económicos y sociales de los artistas, los profesionales de la cultura y los practicantes, que se facilite su movilidad y se mantenga su estatus, reforzando la propiedad intelectual, protegiendo y promoviendo la libertad artística y la libertad de expresión.

Rumanía es uno de los doce países beneficiarios de la convocatoria de proyectos UNESCO-Aschberg 2021, cuyo objetivo es apoyar a los Estados miembros de la UNESCO en el diseño de nuevos marcos normativos para proteger y promover la libertad artística, incluido el estatus del artista y profesionales de la cultura. Los otros Estados Miembros beneficiarios son: Cabo Verde, Costa Rica, Gambia, Indonesia, Madagascar, Mozambique, Palestina, Perú, Seychelles, Túnez y Uganda.

La UNESCO desea agradecer al Reino de Noruega su generosa contribución financiera al programa UNESCO-Aschberg, que hace posible esta asistencia técnica.

ODS
Objetivo(s) de la Convención 2005 de la UNESCO