Fomento de la iniciativa emprendedora cultural por medio de la formación en tecnología digital en Guatemala

La tecnología digital es cada vez más asequible y está más generalizada. Consecuentemente, también se está volviendo una de las tecnologías más democráticas que existen”, afirma el Sr. Diego Padilla, director del Instituto de Relaciones Internacionales e Investigaciones para la Paz (IRIPAZ), una ONG comprometida con la promoción de la diversidad cultural de Guatemala a través de los medios audiovisuales.

 

Por eso, no es de extrañar que la tecnología digital haya sido siempre una parte fundamental del proyecto de IRIPAZ denominado “Comunicación Social Intercultural a través de la Creación Audiovisual”.

 

Ya en la primera fase del proyecto, se les dio a conocer a jóvenes estudiantes indígenas el mundo digital, donde aprendieron a operar cámaras digitales y a usar programas de diseño gráfico, como Photoshop e Illustrator, programas de edición, como Final Cut Pro y After Effects, y programas de producción de audio, como Logic Pro.

 

La segunda y actual fase del proyecto, llamada INCREA Lab, ha resultado ser un éxito aún mayor, al formar a los estudiantes en competencias empresariales en el sector audiovisual creativo. Y estas competencias también están estrechamente relacionadas con la tecnología digital, especialmente cuando se trata de crear empresas creativas e innovadoras.

 

De esta manera, con el objetivo de incentivar a los jóvenes de Guatemala a alimentar su espíritu emprendedor por medio de la tecnología digital, IRIPAZ invitó al cineasta español Nicolás Alcalá para hablar con ellos. En su presentación, les contó a los estudiantes cómo logró recaudar medio millón de dólares para producir y dirigir su largometraje “El Cosmonauta” usando solamente plataformas online de crowdfunding*.

 

La formación y las competencias ofrecidas por INCREA Lab con el apoyo del Fondo Internacional para la Diversidad Cultural (FIDC) de la UNESCO estimularon a muchos estudiantes a seguir los pasos del Sr. Alcalá y convertirse en emprendedores por cuenta propia en el sector audiovisual. Uno de ellos es Carlos Julián Arana Baltazar, un joven garífuna de Livingston de 27 años de edad. “Antes del programa INCREA Lab, yo ya estaba involucrado con el sector audiovisual, pero lo hacía de una manera más experimental. Después del programa, todo se volvió mucho más profesional. Creo que la tecnología digital contribuyó enormemente para el éxito de este programa porque hace que todo sea más fácil, práctico y accesible”.

 

El Sr. Arana ya abrió dos empresas: Tamalito Producciones y LB Productions. Sobre Tamalito, dice con orgullo que es “la primera y única empresa intercultural de Guatemala” y que ya produjo un vídeo musical llamado Pueblos Unidos. LB Productions es un proyecto individual que espera que lo ayude a realizar un sueño muy personal: producir una enciclopedia audiovisual sobre los Garífunas.

 

La historia del Sr. Arana es apenas uno de los muchos resultados positivos ya alcanzados por el proyecto INCREA Lab. Entre los otros logros significativos están una asociación con el Centro Cultural de España y una importante participación de los estudiantes del proyecto en el primer Festival de Stop-Motion.

 

El Sr. Padilla, sin embargo, espera alcanzar cotas aún más altas: “hemos estrechado nuestra relación con la Universidad de San Carlos y estamos negociando con ellos la inclusión de nuestro módulo de formación en el sistema universitario. Estamos trabajando con ellos para que el módulo de formación del INCREA Lab pase a ser parte del currículo de la universidad”.

 

*Crowdfunding: Mecanismo de financiación participativo