Diversidad Indígena en la Radiodifusión Mexicana

México es uno de los países con mayor diversidad cultural del mundo, más de 12 millones de personas hablan 68 lenguas indígenas. Sin embargo, a pesar de esta riqueza cultural, muchas de las lenguas indígenas corren el riesgo de desaparecer. Los medios de comunicación, y en particular la radio, constituyen una poderosa herramienta para promover las identidades y lenguas locales. En este contexto, las industrias culturales y creativas (ICC) son un motor del desarrollo sostenible y desempeñan un papel fundamental en la promoción de las identidades culturales indígenas, las lenguas e incluso la libertad de expresión.

Dentro de los medios de comunicación mexicanos, un grupo de personas, entre las que se encuentran un comunicador indígena, un operador de radio y un periodista, están dispuestos a contribuir a la industria de la radio a su manera, ya que trabajan con la aspiración de transformar el mundo para mejor. Estas personas destacan por buscar generar un impacto en personas que muchas veces se sienten excluidas por los grandes medios de comunicación, como es el caso de comunidades indígenas tales como los totonacas en Teocelo, Veracruz. Así lo percibe José Elfego, miembro de "Radio Comunitaria Teocelo":

Creo que, a través de mi radio, la gente ejerce su derecho a la información, el derecho a reconocer y preguntar, el derecho a comunicar, siempre con absoluta libertad de expresión que es sinónimo de democracia y Desarrollo.

Afortunadamente, la emisora en la que trabaja José no es la única con el objetivo de visibilizar a las comunidades indígenas. Radio Huaya, ubicada en Huayacocotla, Veracruz, busca ser un espacio cotidiano donde se apoye a las comunidades nativas en su búsqueda de una vida digna, fortaleciendo su pensamiento y acciones colectivas.

jose_elfego.png

La misión de la radio se refleja en la motivación que siente uno de sus integrantes cuando decide levantarse temprano e ir a trabajar.

En efecto, a Sergio Cobo le apasiona compartir y apoyar a las comunidades, tanto en la producción de materiales que tienen que ver con la historia, la música y las tradiciones de las colectividades como en la lucha por la defensa de su territorio y su cultura. En concreto, más de 600 mil personas han escuchado los mensajes de Radio Huaya, a lo largo de 65 localidades en las que las inquietudes de los pueblos nahua, tepehua y otomí han sido fundamentales no sólo para concienciar, sino para fomentar la movilización y el activismo.

 

 

Otro apasionado de su trabajo es Rubén Martínez Pérez, encargado de presentar las noticias en Radio Comunitaria Mixe. El comparte esta pasión por trabajar por la creatividad indígena, afirmando: 

 

 

 

Participar en una emisora de radio por y para las comunidades indígenas es dar voz a quienes durante muchos años no tuvieron la oportunidad de escuchar y ser escuchados.

Para que estas radios sigan realizando su respectiva labor y añadiendo valor a sus comunidades, es fundamental contar con un apoyo adecuado. Por ello, la UNESCO puso en marcha el proyecto "Diseño de políticas de apoyo a los medios de comunicación indígenas y comunitarios en México e incorporación de contenidos indígenas en medios públicos y comerciales", gracias a la generosa financiación de la UE y de la ASDI (Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo). La iniciativa constituye un claro ejemplo de cooperación intersectorial en el seno de la UNESCO, como destacó Karla Prudencio, una de las integrantes del equipo del proyecto:

La pluralidad y la diversidad no sólo son necesarias, sino que ahora son necesidades urgentes, para poder presentar diferentes narrativas y voces en medio de la crisis sanitaria y así dar respuestas adecuadas, evitando visiones externas, impositivas y centralistas.

Uno de los mayores logros del proyecto ha sido la creación de alianzas entre varios actores del Equipo Nacional, compuesto por abogados, profesores investigadores, expertos en el derecho a la información y los medios de difusión, científicos de la comunicación y otros. Estas alianzas han dado lugar a un intercambio de ideas y al establecimiento de acuerdos para contribuir a la mejora de los derechos culturales. Además, uno de los principales resultados del proyecto ha sido el desarrollo de un procedimiento público simplificado para la concesión de licencias a las radios indígenas y comunitarias.

Además, se ha ideado y aplicado una nueva normativa para integrar las aportaciones indígenas en los medios de comunicación comerciales y públicos. Esto, a su vez, ha dado lugar a una amplia difusión de la creatividad artística, amplificando las voces al dar voz a quienes nunca antes habían tenido la oportunidad de comunicar su situación. Por lo tanto, esto ha fomentado la diversidad de la expresión cultural en todo el país.

Así, el proyecto ha tenido un impacto positivo en la vida de sus beneficiarios. En el caso de Rubén, él cree que el entorno que lo rodea también se beneficia del alcance del proyecto:

Nos proporcionó herramientas de trabajo para el proceso de elaboración y nos hizo darnos cuenta aún más de la importancia de la radio en su función social, legitimando nuestra práctica comunicativa, organizativa y comunitaria, sabiendo que hoy podemos contar con el apoyo institucional.

Rubén tiene la intención de sistematizar estos logros, ya que sueña con elaborar una guía sobre cómo diseñar y operar un medio de comunicación comunitario en el que la comunidad participe como motor del proyecto de comunicación.  En cuanto a Sergio, el proyecto ha tenido un impacto en términos de ampliación de sus horizontes. Cree que ha ampliado sus conocimientos sobre la radio intercultural al intercambiar y aprender de las opiniones de otros profesionales del sector, convencido de que la oportunidad es oportuna, necesaria y estratégica.

Además, un comité compuesto por representantes indígenas, líderes comunitarios y medios de comunicación públicos ha lanzado una Declaración de Principios para la Diversidad Cultural y Lingüística en los Medios de Comunicación. Este documento, que constituye un hito, ha propiciado acciones de colaboración entre diferentes canales de radiodifusión y ha dado voz, por primera vez, a comunidades indígenas antes excluidas para que expresen su creatividad. Asimismo, se han creado espacios y mesas de diálogo entre organismos gubernamentales, organizaciones y comunidades indígenas para explorar aspectos relacionados con la conectividad, la infraestructura y la preservación de contenidos, entre otros.

Según José:

Hacer visibles las fortalezas adquiridas en el proyecto puede ayudar a otros grupos a abrirse paso en medio de tantas dificultades y carencias.

Los frutos del duro trabajo de los implicados en este proyecto están destinados a permanecer por largo tiempo. Y esto es realmente un motivo de celebración. Las comunidades indígenas pueden ahora contar con su radio como aliada y asegurarse un lugar para dar expresión a su cultura y su impulso creativo. Gracias a la Declaración y a otros resultados de la ayuda de la UNESCO, las comunidades indígenas pueden debatir abiertamente sobre temas que les conciernen, así como llegar a audiencias generales para comunicar mejor sus preocupaciones, así como su situación. Tan vibrante como la diversidad de expresiones culturales de las comunidades indígenas en México, los nuevos canales de radio seguirán difundiendo su poderoso impacto en todo el país. Y así, esta riqueza de variedad artística permanecerá mientras haya gente como José, Sergio y Rubén que esté dispuesta a alzar su voz que antes estaba apagada.

Las acciones de la UNESCO para aplicar la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de 2005 contribuyen a fomentar la economía creativa en todo el mundo.

Esta es una serie de artículos web que dan voz a los beneficiarios de los proyectos de la UNESCO.