Convocatoria : Evaluación externa del proyecto UNESCO/SIDA Repensar las políticas culturales

 

Esta convocatoria está dirigida a instituciones o entidades jurídicas (es decir, organizaciones con o sin ánimo de lucro)

 

Introducción

 

La UNESCO está buscando la experiencia de una empresa/institución consultora para evaluar el proyecto UNESCO/SIDA denominado “Repensar las políticas culturales para la promoción de las libertades fundamentales y la diversidad de las expresiones culturales”, implementado entre 2018 y junio de 2022.

 

Contexto

 

La Convención de la UNESCO sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales fue adoptada por los Estados Miembros de la UNESCO en noviembre de 2005. Como instrumento normativo internacional, afirma el derecho soberano de los Estados a formular e implementar políticas y medidas que apoyen la creación, la producción, la distribución y el acceso a actividades, bienes y servicios culturales al tiempo que promueve la cooperación internacional para crear las condiciones propicias para que surjan sectores culturales dinámicos en los países en desarrollo. Siendo la más reciente Convención de la UNESCO en el ámbito de la cultura, ratificada por 150 Partes a fecha de octubre de 2021, alienta a los Gobiernos a introducir políticas para la cultura dentro de un contexto global y fomenta el compromiso para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales.

 

Estas políticas y medidas han de formularse sobre la base de un conjunto específico de principios rectores previstos en la Convención de 2005; en particular, la promoción del respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales como requisito previo para la creación, la producción, la distribución y el disfrute de las diversas expresiones culturales. Asimismo, uno de los principales objetivos de la Convención de 2005 es garantizar que dichas políticas se formulen y se fundamenten mediante datos y conocimientos concretos, hagan partícipe a la sociedad civil y se adopten y se implementen con total transparencia. Esto significa que las políticas y medidas han de contribuir a sistemas de gobernanza de la cultura fundamentados, participativos y transparentes.

 

El proyecto:

 

El proyecto financiado por la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional (SIDA) tiene como objetivo apoyar el desarrollo de sistemas de gobernanza de la cultura que se basen en las libertades fundamentales y que fomenten la diversidad de las expresiones culturales, tal como se recoge en el Artículo 2.1 de la Convención de 2005. Y ello lo hace incrementando el nivel, el alcance y la calidad de los conocimientos disponibles sobre las políticas y medidas eficaces que promueven la diversidad de las expresiones culturales y apoyando la creación de espacios de diálogo entre organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil para supervisar las políticas para la creatividad. Este proyecto trata de fortalecer la gobernanza de la cultura tanto a nivel nacional como mundial a través de dos aspectos interrelacionados:

  • Aspecto 1:  Desarrollar capacidades nacionales para la elaboración y el seguimiento de políticas de forma participativa y con base empírica en 16 países (Argelia, Bangladesh, Burkina Faso, Colombia, Etiopía, Indonesia, Jamaica, Mali, Mauricio, Mongolia, Palestina, Perú, Senegal, Tanzania, Uganda y Zimbabwe).

 

  • Aspecto 2: Elaborar y compartir un Informe Mundial para repensar las políticas culturales para supervisar el cumplimiento de las obligaciones derivadas de la Convención de 2005 (2022).

 

Alcance de la evaluación:

 

La empresa o institución consultora será responsable de evaluar el progreso y los resultados (es decir, los productos, los resultados y, en la medida de lo posible, el impacto) del proyecto siguiendo el marco de evaluación de resultados (RAF, por sus siglas en inglés) del proyecto. El RAF incluye dos aspectos principales: las intervenciones para el desarrollo de capacidades en 16 países y la elaboración de un Informe Mundial y su correspondiente investigación.

 

La evaluación se basará en tres misiones sobre el terreno en la sede de la UNESCO en París y en al menos un país beneficiario en el que las medidas sanitarias lo permitan, en el examen y el análisis de diversos informes, en entrevistas con las partes interesadas del proyecto y sus homólogos nacionales, expertos internacionales y nacionales, beneficiarios directos de las actividades de desarrollo de capacidades, especialistas de programas que participan en la sede de la UNESCO y en las oficinas locales, así como en la revisión de los documentos y materiales elaborados a lo largo del proyecto.

 

La evaluación adoptará una perspectiva retrospectiva y prospectiva con recomendaciones orientadas a la acción para fundamentar la futura implementación de una nueva fase del proyecto formulado. La evaluación se centrará en las dimensiones clave de a) el desempeño del proyecto, b) la gobernanza y la gestión; y c) complementariedades/sinergias con otros proyectos pertinentes de la UNESCO. La evaluación se basará en los criterios de evaluación estándar de pertinencia, eficiencia, eficacia, impacto y sostenibilidad, y tendrá en cuenta dimensiones adicionales como la coherencia, la cooperación y las asociaciones. 

 

Entregables y calendario:

 

El evaluador deberá proporcionar a la UNESCO los tres entregables siguientes: 

 

  • Entregable 1: un informe inicial de 10 a 15 páginas escrito en inglés en el que se presente una estrategia de implementación y se propongan las preguntas de evaluación, la metodología detallada, los métodos de recopilación de datos, un plan de trabajo, la lista de documentos que estudiar y la lista de los diferentes tipos de entrevistados con los que se contactará antes del 21 de febrero de 2022. Se invitará al evaluador o evaluadores a organizar y participar en un taller inicial para discutir el entregable 1 con la UNESCO que se programará para finales de febrero de 2022, tras la participación del evaluador en el lanzamiento del Informe Mundial).
  • Entregable 2: un borrador del informe final en inglés, con un borrador de recomendaciones, de un máximo de 40 páginas (anexos excluidos) para el 30 de abril de 2022. Se invitará al evaluador o evaluadores a participar en talleres con las partes interesadas (por ejemplo, la sede de la UNESCO, los representantes de los países beneficiarios, los compañeros de las oficinas locales de la UNESCO) para compartir y discutir los resultados de la evaluación (por ejemplo, mediante equipos).
  • Entregable 3: un informe de evaluación final de un máximo de 40 páginas (excluidos los anexos) en inglés para el 15 de junio de 2022.

 

Para más información sobre los componentes y las modalidades de implementación del proyecto, el alcance de la evaluación y la metodología y el perfil requerido de la empresa/institución, se ruega a los candidatos interesados lean con atención la convocatoria completa adjunta.

 

Solicitudes de propuestas

 

La empresa consultora interesada deberá incluir los siguientes documentos en su propuesta:

  • Una propuesta técnica: incluida una metodología en la que se indique cómo se propone llevar a cabo el encargo, un plan de trabajo y un calendario.
  • Propuesta financiera: un coste detallado en dólares estadounidenses.
  • El currículum vitae de todos los miembros del equipo.
  • Dos ejemplos de informes de evaluación finalizados recientemente, a ser posible pertinentes para el tema de evaluación.

 

Cómo presentar una propuesta

 

Se deberá enviar una propuesta electrónica completa a la siguiente dirección de correo electrónico convention2005.call@unesco.org antes del 17 de diciembre de 2021 a las 16h00 CET (hora central europea).

Documentos generales

Objetivo(s) de la Convención 2005 de la UNESCO