CDIS | Bosnia y Herzegovina's indicators

En el contexto de la posguerra, las autoridades de Bosnia y Herzegovina reconocieron el papel de la cultura en el desarrollo de documentos clave como la Estrategia de Política Cultural de Bosnia y Herzegovina (2008) y su Plan de Acción (2011). Los nuevos datos que han resultado de la aplicación de los IUCD han fortalecido la cultura y la agenda de desarrollo, proporcionando datos y cifras empíricas para el análisis y políticas informadas, abriendo el diálogo y fortaleciendo las estadísticas culturales. El proceso de implementación participativa dio a conocer lagunas en las estadísticas a nivel de entidad y de estados, así como sistemas de control, así como las oportunidades para satisfacer una necesidad de un mayor diálogo, la colaboración y la armonización de las políticas culturales y los mecanismos financieros a través de los múltiples ministerios descentralizados e instituciones culturales responsables de la cultura.

La cultura importa en Bosnia-Herzegovina: Los IUCD destacan el potencial del sector de la cultura para el desarrollo económico y el bienestar de Bosnia-Herzegovina, al tiempo que subraya ciertos obstáculos existentes que la inhiben de alcanzar su pleno potencial.
 
Los resultados sugieren que aunque ya existe un alto nivel de producción nacional, ilustrado por la importante contribución del sector de la cultura al PIB 1 (5,72% del PIB total) y el alto porcentaje de empleo en los establecimientos culturales 2 (4,75% del total población ocupada), la participación nacional en asistir a las actividades culturales del 12 (41,4%) puede requerir más apoyo para aumentar el consumo interno de bienes y servicios culturales 3 (2,43% del total de los gastos de consumo de los hogares) y mejorar el potencial del mercado interno de las industrias de la cultura. Los datos sobre la distribución de películas nacionales sugieren que la distribución actual no satisface la demanda de un público de ámbito estatal.
 
Aunque los resultados positivos para los indicadores de la normativa, los marcos de las políticas y los marcos institucionales, y la participación de la sociedad civil 8 9 11(0,94/1; 1/1; 0,85/1) sugieren que ya hay una base para una buena gobernanza de la cultura, los obstáculos persisten en cuanto a la distribución de las infraestructuras culturales a través de Bosnia-Herzegovina 10 (0,66/1), que no sólo impide oportunidades para acceder a la vida cultural, sino que también desfavorece la producción cultural, la difusión y el disfrute. Del mismo modo, aunque las instituciones públicas ofrecen una oferta muy variada de programas relacionados con la cultura en los niveles de EFTP y terciarios 7 (0,8/1),  se podría generarapoyo adicional para fomentar las industrias culturales mediante el establecimiento de programas de gestión cultural que ayuden a gestionar con eficacia las empresas que se dirigen a un público de ámbito estatal, además de los consumidores extranjeros.
 
A través de un mayor acceso y las tasas de participación en las actividades culturales, se podría mejorar el potencial de la cultura para reforzar los sentimientos de mutuo entendimiento, la solidaridad y la confianza,  solucionando la brecha entre los indicadores de la confianza intercultural e interpersonal 14 15 (71,03%; 21/9%), que están directamente relacionados con la cohesión social y de especial importancia en el contexto de la posguerra.
 
Para que la cultura contribuya más al bienestar general, puede que se necesite prestar más atención en mejorar la igualdad de género para el desarrollo, así como acciones específicas para hacer frente a las libertades de expresión y la libre determinación. Los indicadores de los resultados de objetivos y las percepciones de la igualdad de género 18 (65,8 %) sugieren la necesidad de una mayor promoción y medidas en ámbitos clave con el fin de eliminar los obstáculos a la hora de participar en la vida política y pública. Además, para desarrollar el potencial de la cultura para el bienestar como medio de expresión y satisfacción, se debe tomar acción para mejorar el contexto político, económico, jurídico, social y cultural que garantiza las libertades de expresión 19(52/100) y libre determinación 16 (5,38/10).

Gender-Equality

1026

RESULTADOS DE LOS OBJETIVOS DE LA IGUALDAD DE GENERO (INDICADORES ALTERNATIVOS)
 

La ley de igualdad de género en Bosnia Herzegovina (2003) se ajusta a las recomendaciones de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación y es el instrumento más importante para el desarrollo de la conciencia sobre asuntos de género y de la consideración del género en el desarrollo de políticas públicas y regulaciones. Sin embargo, aunque la legislación de genero existe, varios indicadores alternativos revelan deficiencias persistentes. Por eso, para mejorar los resultados de los objetivos de la igualdad de género se necesita una inversión adicional.

Aunque se señalan pocas discrepancias en las áreas de legislación de igualdad de género y educación, se pueden distinguir mayores diferencias entre la población activa y la participación política. Aunque un 56,7% de los hombres están trabajando o en búsqueda activa de empleo, solo un 33,2% de las mujeres forman parte de la población activa. Además, la brecha más llamativa se encuentra en los resultados de la participación política donde hay menos balance a pesar de un sistema de cuotas a favor de la participación femenina. En 212, solo un 21% de los parlamentarios eran mujeres. En 2010, la Agencia de Genero de Bosnia Herzegovina, en cooperación con el Ministerio de Derechos Humanos y de los Refugiados de Bosnia Herzegovina, llevo a cabo un estudio sobre la representación de las candidatas en los medios de comunicación. Los resultados del estudio indicaron una clara marginación de las mujeres políticas durante las elecciones y que las mujeres en Bosnia Herzegovina todavía no tienen igualdad de oportunidades para ejercer sus derechos en la participación en la vida pública y política. Asimismo, una vez que forman parte del sector público, las mujeres continúan a tener que enfrentarse a diversos obstáculos para escalar en la jerarquía. Una prioridad de la Estrategia para la política cultural de Bosnia Herzegovina (2008) es 'promover la igualdad de géneros y eliminar el fenómeno de la discriminación sexual y de la desigualdad en el campo de la cultura y, sobre esa base, mejorar la cualidad de la educación, así como mejorar la representación de ambos sexos en todos los niveles de la sociedad y del gobierno'. No obstante, según la base de datos administrativa en el campo de las políticas culturales, incluso entre los individuos trabajando para instituciones culturales públicas, as mujeres están infrarrepresentadas en las posiciones de liderazgo. Aunque el sector publico cultural favorece a las mujeres en general (55%), en contraste con la media de participación para hombres y mujeres en la fuerza activa, los hombres representan un 65% en todas las posiciones de autoridad.

En conclusión, aunque Bosnia Herzegovina ha progresado en áreas concretas relacionadas con la igualdad de sexos, en otras todavía no se ha progresado. Las políticas necesitan gente y un análisis más intenso al indicador subjetivo que aparece abajo indica que lo que está debajo de este escaso avance son unos valores unas percepciones culturales muy arraigadas. La resistencia debida a valores culturales asumidos puede afectar a la consecución de los objetivos y a la continuidad del rendimiento conseguido.

 

1027

18 PERCEPTION OF GENDER EQUALITY: 65.8% (2001)
 
In 2001, 65.8% of the people of Bosnia and Herzegovina positively perceived gender as a factor for development, according to their responses to questions regarding three key domains that parallel the objective indicators for this dimension- employment, political participation and education. The final result is a composite indicator, which suggests that nearly two-thirds of the population view gender as a positive factor for development. Bosnia and Herzegovina’s result is slightly greater than the average result for all countries having implemented the CDIS, which is situated at 61.4%. Individuals’ perceptions on gender equality are strongly influenced by cultural practices and norms, thus this result suggests social and cultural norms that largely support gender equality. 
 
However, the perception of gender equality varied according to the domain of the question asked. When asked if “University is more important for a boy than for a girl,” 82.4% of the population responded no, suggesting that education is a domain in which gender equality is more likely to be perceived as positive for development. When asked if “Men make better political leaders than woman,” 67.2% of respondents did not agree. In response to the question “When jobs are scarce, men should have more right to a job than women,” only 47.7% of respondents did not agree. The higher esteem for women’s education and the lower appreciation for gender equality in labour force participation are consistent with the gaps in objective outputs observed. However, the perceptions of two-thirds of the population who favorably perceive women in politics are not reflected by the low percentage of women in parliament.
 
>> This cross-analysis of the subjective and objective indicators reveals that while some attitudes and values are reflected in persisting gaps in objective outputs, the majority’s positive perception of women in politics is not translated into tangible outcomes. These results suggest a need for greater advocacy efforts targeting attitudes in regards to key domains like employment, while more appropriate measures, programmes and investments are needed to realize objective gender equality in politics and the public sector, as well as to effectively implement the recommendations of the Convention on the Elimination of All Forms Discrimination against Women (CEDAW)