Más de 11 millones de niñas podrían no volver a la escuela después de la crisis de la COVID-19

11 millones.

Ese es el número de niñas que podrían no volver a la escuela este año debido a la interrupción sin precedentes de la educación provocada por la COVID-19. Esta alarmante cifra no sólo amenaza décadas de progreso hacia la igualdad de género, sino que también pone a las niñas de todo el mundo en riesgo de embarazos adolescentes, matrimonios precoces y forzados, y violencia. Para muchas niñas, la escuela es más que una llave para un futuro mejor. Es un salvavidas. 

Únase a la UNESCO y a los miembros de la Coalición Mundial para la Educación en la nueva campaña de #LaEducaciónContinúa, para garantizar que todas las niñas puedan aprender mientras las escuelas estén cerradas y volver a las aulas cuando las escuelas abran de nuevo de forma segura. Hablemos en nombre de las 130 millones de niñas que ya estaban fuera de la escuela antes de la pandemia, y trabajemos juntos para salvaguardar su derecho a la educación. Es hora de convertir esta crisis en una oportunidad para reconstruir la igualdad. ¡Empecemos AHORA! 

La educación de las niñas es nuestro futuro

Cuando se interrumpe la educación de una niña, el impacto puede sentirse durante generaciones. Deja una brecha irreemplazable en su comunidad, en su país y en el mundo.

La educación de las niñas es una de las inversiones más poderosas que podemos hacer para nuestro futuro. El efecto dominó de cambio positivo que ocurre cuando una niña recibe una educación es sorprendente. Fortalece las economías, reduce la desigualdad y crea más oportunidades para que todos tengan éxito.

Únase a la campaña para asegurar que #LaEducaciónContinúa

Todos pueden desempeñar un papel en el apoyo a la educación de las niñas, ya sea un docente, un padre, un estudiante, un periodista, un responsable político o simplemente un ciudadano preocupado. Únase a la campaña para asegurar que #LaEducaciónContinúa.

Más información sobre la COVID-19 y la igualdad de género

Los miembros de la Coalición Mundial para la Educación están trabajando juntos para abordar las dimensiones de género de la crisis escolar de la COVID-19 y salvaguardar los progresos realizados en las últimas décadas.