Nuestra selección

El Correo y la ciudad

El año 2014 marcó una divisoria de aguas para la humanidad: por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial vivía en zonas urbanas. Según los cálculos actuales, de aquí a 2050 ese porcentaje podría ascender al 70%. De diversas maneras, esas ciudades del mañana serán el reflejo de sus antecesoras: de las primeras ciudades-estados de Mesopotamia, a las ciudades italianas del Renacimiento y a las metrópolis de hoy, a lo largo de la historia las ciudades han fomentado el desarrollo, al servir como auténticos crisoles que han facilitado la interrelación y el diálogo de personas de las más diversas procedencias.

Sin embargo, las ciudades de hoy y del mañana también se enfrentan a desafíos sin precedentes. Aunque solo ocupan el 2% de la superficie terrestre, las urbes consumen el 60% de la energía mundial, liberan el 75% de las emisiones de gas de efecto invernadero y producen el 70% de los desechos del planeta. A medida que se extienden, las ciudades amenazan la diversidad biológica y ejercen una enorme presión sobre la infraestructura y los recursos — desde el agua hasta el transporte y la electricidad —, con lo que multiplican la repercusión de las catástrofes naturales y el cambio climático. El desarrollo descontrolado y el turismo de masas ponen en peligro a los sitios del patrimonio cultural y a las prácticas del patrimonio inmaterial de la humanidad. El aumento de la desigualdad y la migración — impulsadas en muchos casos por conflictos y desastres — convierten a las ciudades en epicentros de nuevas fracturas sociales que propician la exclusión y la discriminación.

Habida cuenta de la magnitud de estos problemas, las ciudades del mundo entero han llegado a la conclusión de que la única vía hacia el porvenir es la creación de nuevas modalidades de pensamiento, participación cívica y, sobre todo, de cooperación entre ellas.

Lea nuestros números dedicados a diversos temas relacionados con las ciudades.

xxx, abril-junio 2019

Ciudades del Sur: la llamada de la urbe, junio 1999

La Ciudad plural, marzo 1997

La Ciudad desbordada, enero 1991

La Memoria de las calles, agosto 1989

La Ciudad del año 2000, marzo 1985